Una de las principales claves es mantener la higiene en los pies para evitar los hongos. (Foto: Pixabay)
Una de las principales claves es mantener la higiene en los pies para evitar los hongos. (Foto: Pixabay)
Redacción EC

El calor, la transpiración y algunos errores en el cuidado personal generan la formación de en los pies en la temporada de verano. Entonces, ¿cómo evitar su formación?

El dermatólogo Sandro Tucto, de la Clínica Ricardo Palma, señala que una adecuada limpieza en el baño diario y un secado cuidadoso de la piel, especialmente, en los espacios entre los dedos son fundamentales para mantener los pies sanos, ya que la humedad residual y la sudoración natural son una puerta abierta al ingreso e instalación de bacterias que dan origen al desarrollo de hongos.

-[]

-[]

►[]

Cuando la patología recién comienza se instala entre los dedos, para luego extenderse a la planta y los bordes de los pies. Sus síntomas más recurrentes es prurito intenso y la presencia de pequeñas vesículas que inducen al rascado lo que agrava el cuadro. Es importante individualizar las toallas, deben ser personales, de cambio frecuente y lavadas y planchada adecuadamente.

La desinfección de los pisos de las duchas debe efectuarse frecuentemente, dado el ambiente húmedo y cálido que favorece el desarrollo de los hongos y el riesgo de contagio de las personas que comparten estos servicios.

Los calzados apropiados para la estación son aquellos frescos y ventilados, como pueden ser las sandalias en material de cuero no sintéticos. Utilizar calzados tipo zapatillas, solo para eventos deportivos o de uso en situaciones muy informales.

En ambientes de concurrencia pública, como sauna, gimnasios, clubes, playas y hoteles, portar regularmente calzados de jebe, que alejen los pies de las superficies potencialmente contaminados. Los talcos de uso tan antiguo y extendido, no deben aplicarse de manera directa sobre la piel de los pies, sino en las palmas de la manos y luego recién sobre los pies. Su efecto absorbente de la sudoración mantiene la piel seca, lo que impide el desarrollo de microorganismos y el mal olor. Evitar que caigan en superficies mucosas, como los ojos, la boca y la parte interna de los genitales.

Por ello, existen presentaciones de taco líquido. Existen controversias actuales por la posibilidad de causar reacciones pulmonares y por la presencia de algunos componentes químicos, causar cánceres cuando se aplican o caen en el interior de los genitales internos.

El tratamiento lo debe establecer el dermatólogo, dependiendo del lugar de la infección, del número de uñas afectas, así como, de la edad y condiciones físicas del paciente. El tratamiento considera que es fundamental la administración oral de las drogas antimicoticas. Las cremas y lociones de aplicación externa no son muy beneficiosas.

En la imposibilidad de administrar la vía oral, se pueden utilizar las lacas para uñas, con diversas composiciones, con aplicaciones regulares, con lo que se logra limitar la afección. Debemos considerarla como una terapia complementaria y de ayuda.

No se recomienda la extirpación quirúrgica, que no remueve totalmente la presencia de los hongos, luego de los cuales, en el tiempo recaen en la infección.

Es muy importante usar calcetines frescos de preferencia de hilo que absorben adecuadamente el sudor y son de lavado fácil, con el detergente o jabón. Evitar calcetines con componentes sintéticos altos, por su poca capacidad absorbente y la alta concentración de calor.

Síguenos en Twitter: