Aunque se utiliza comúnmente para tratar los coágulos sanguíneos, la warfarina puede tener efectos secundarios peligrosos. (Foto referencial: Shutterstock)
Aunque se utiliza comúnmente para tratar los coágulos sanguíneos, la warfarina puede tener efectos secundarios peligrosos. (Foto referencial: Shutterstock)
Christian Mestanza Arquiñigo

En los últimos días hemos visto como en las redes sociales e incluso a través de algunos medios de comunicación se han recomendado diversos medicamentos como supuestos tratamientos contra el ; sin embargo, hasta ahora ninguno de ellos ha demostrado eficacia comprobada, por el contrario, en algunos casos, su uso incorrecto podría tener efectos adversos.

MIRA: Autoridades reparten ivermectina para vacas para tratar pacientes con coronavirus en Ucayali

Tal es el caso la warfarina, un anticoagulante que se utiliza para prevenir y tratar los coágulos sanguíneos. Este medicamento -junto a otros- fue recomendado abiertamente a la población por un doctor en un programa radial como método preventivo ante el COVID-19. “Si tomas warfarina por siete días no te va a pasar nada [malo]”, dijo en aquella oportunidad el galeno sin tener en cuenta el peligro al que podríamos exponernos si nos automedicamos.

La noticia se propagó rápidamente. Pero, a raíz de esto, se han venido registrando casos de pacientes que llegan a los hospitales con hemorragias causadas por el consumo del medicamento sin la indicación de un experto.

MIRA: Los motivos de la OMS para suspender el uso de hidroxicloroquina para tratar el COVID-19

Los especialistas empezaron a utilizar anticoagulantes en pacientes con COVID-19 cuando se dieron cuenta de que la enfermedad puede llegar a causar inflamación en los vasos sanguíneos y, por ende, es más probable que la sangre forme coágulos. Con la sangre espesa por coágulos, una persona es más propensa a tener una trombosis venosa profunda.

Para qué sirven los anticoagulantes

En general, los coágulos se forman para evitar hemorragias causadas por lesiones en los vasos sanguíneos. Después de que el sangrado se detiene y se produce la curación, nuestro cuerpo usualmente los disuelve y elimina. Aunque algunas personas producen demasiados coágulos o su sangre no coagula normalmente. Asimismo, muchas afecciones pueden hacer que la sangre se coagule demasiado o evitar que los coágulos se disuelvan correctamente.

Coágulo sanguíneo. (Ilustración: Shutterstock)
Coágulo sanguíneo. (Ilustración: Shutterstock)
MIRA: Incluso enfermos leves de COVID-19 podrían desarrollar inmunidad, según estudio

Si un coágulo se desprende de uno de estos vasos o venas, viaja a través del torrente sanguíneo a los pulmones, deteniendo la circulación. A esto se le llama embolia pulmonar. A consecuencia de una mala coagulación también podría ocurrir un ataque cerebral, ataque cardíaco, problemas en los riñones, falla renal o problemas durante el embarazo. El tratamiento incluye anticoagulantes y otros medicamentos.

Existen varios tipos de anticoagulantes, entre ellos las heparinas, de bajo peso molecular y que se administran por vía subcutánea. También están las cumarinas, grupo al que pertenece la warfarina, que se administran mediante vía oral, en tabletas. El Ministerio de Salud (Minsa) incluye dentro de su documento técnico para tratamiento de pacientes COVID-19 la enoxaparina, que pertenece al primer grupo; más no la warfarina.

Estos medicamentos, no obstante, deben usarse siempre bajo supervisión médica. Al respecto Alfonso Zavaleta, médico especialista en farmacología y profesor de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), comenta: “La warfarina lo que hace es inhibir la cascada de coagulación. Este es un proceso en el que intervienen una serie de factores para producir la coagulación sanguínea y formar el coágulo que tapa las lesiones de los vasos. Permanente el cuerpo está renovándose y algunos vasos sanguíneos internos se pueden lesionar, entonces, nuestro sistema de coagulación nos protege para que no ocurran hemorragias o pérdidas de sangre, y además para que se puedan reparar. El sistema de coagulación del ser humano tiene hasta 13 factores diferentes, pero hay un grupo de estos que se produce en el hígado y que puede ser bloqueado por los llamados anticoagulantes orales”.

“Hasta ahí todo suena maravillosa; sin embargo, el problema con los anticoagulantes de cualquier tipo es que es muy fácil que se nos pase la mano [en la dosis] y aumente el riesgo de hemorragia. Si bien ya no se van a formar coágulos dentro de la sangre, al contrario, ahora pueden aparecer hemorragias y sangrados por la nariz, la vagina, el recto o también dentro de los tejidos. Por lo tanto, no es un medicamento para un uso abierto de ningún tipo”, añade el especialista.

Zavaleta explica que la warfarina es, definitivamente, de los medicamentos más difíciles de manejar desde el punto de vista de lograr el equilibrio entre la coagulación y el sangrado en los pacientes. Y “siempre es un fenómeno que es complejo de manejar, inclusive estando en el hospital”.

El Minsa incluye dentro de su documento técnico para tratamiento de pacientes COVID-19 la enoxaparina, más no la warfarina. (Foto referencial: Shutterstock)
El Minsa incluye dentro de su documento técnico para tratamiento de pacientes COVID-19 la enoxaparina, más no la warfarina. (Foto referencial: Shutterstock)

La Clínica Mayo de Estados Unidos advierte en su web que: “Aunque se utiliza comúnmente para tratar los coágulos sanguíneos, la warfarina puede tener efectos secundarios peligrosos y ponerte en riesgo de sangrado intenso”. Se hace hincapié, además, de que el tratamiento con esta medicina debe hacerse con sumo cuidado y equilibrio, ya que podría haber interacciones con ciertos medicamentos, suplementos o alimentos, los cambios en la dieta y otras enfermedades.

Warfarina y COVID-19

“Para COVID-19, [los anticoagulantes] se utilizan en ciertos pacientes que tienen propensión a hacer trombosis. Y sí, se ha visto trombosis en esta enfermedad, sobre todo en personas que están mucho tiempo echados en la cama, así como en los casos severos, los cuales pueden tener una cascada de factores inflamatorios tremenda. Pero se utiliza en esta indicación precisa, no es para que un paciente se automedique”, indica el médico de la UPCH.

Por su parte, la Sociedad Peruana de Hematología ha aclarado en un comunicado que dentro de sus recomendaciones para el Minsa no se menciona el uso de warfarina en ninguna de las fases de la infección por COVID-19, y mucho menos se aconseja su automedicación.

Los anticoagulantes pueden provocar hemorragias. (Foto referencial: Shutterstock)
Los anticoagulantes pueden provocar hemorragias. (Foto referencial: Shutterstock)

Consultada en el Programa Especial de El Comercio ante la Pandemia, la doctora Patricia García, exministra de Salud, dijo sobre este medicamento: “Es un anticoagulante que, cuando se indica, uno tiene que hacer un manejo muy cuidadoso, incluso tiene que estar chequeando con pruebas de sangre el equilibrio especial que debe haber para que la sangre no esté demasiado aguada que la gente pueda sangrar, porque solamente se usa en casos muy especiales en los que se sabe que el paciente tienen alguna enfermedad de coagulación".

Hasta el momento no existe ningún tipo de medicina que este avalada científicamente para tratar la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. En diversos países del mundo, incluido el nuestro, se experimenta con distintas opciones como la cloroquina, hidroxicloroquina, azitromicina o ivermectina, pero aún no hay resultados contundentes, por el contrario, algunos empiezan a mostrar que no son eficaces.

*El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido esencial sobre el coronavirus

-----------------------------------------------------------------

¿Cuáles son los síntomas del nuevo coronavirus?

Entre los síntomas más comunes del COVID-19 están: fiebre, cansancio y tos seca, aunque en algunos pacientes se ha detectado dolor corporal, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta y diarrea. Estos malestares pueden ser leves o presentarse de forma gradual; sin embargo, existen casos en los que la gente se infecta, pero no desarrolla ningún síntoma, precisó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, la entidad dio a conocer que el 80 % de personas que adquieren la enfermedad se recupera sin llevar un tratamiento especial, 1 de cada 6 casos desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar, la gente mayor y quienes padecen afecciones médicas subyacentes (hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes) tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y que solo el 2 % de los que contrajeron el virus murieron.

¿Quiénes son las personas que corren más riesgo por el coronavirus?

Debido a que el COVID-19 es un nuevo coronavirus, de acuerdo con los reportes que se tienen a nivel mundial, las personas mayores y quienes padecen afecciones médicas preexistentes como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes son las que desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras.

VIDEO RECOMENDADO

Desaconsejan a médicos incluir hidroxicloroquina en tratamiento para COVID-19 (22/04/20)

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter: