Nueva especie Pristimantis astralos. Foto: Imagen publicada en el estudio Una nueva especie de Pristimantis en peligro crítico en una área minera en la Cordillera Occidental del norte de Perú.
Nueva especie Pristimantis astralos. Foto: Imagen publicada en el estudio Una nueva especie de Pristimantis en peligro crítico en una área minera en la Cordillera Occidental del norte de Perú.
Mongabay Latam

En una de sus visitas al Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en Lima, descubrió que había una rana del género Pristimantis que aún no había sido identificada.

Lehr, reconocido herpetólogo alemán que ha recorrido el Perú desde 1997, se interesó de inmediato por esta especie que un grupo de investigadores había encontrado mientras aplicaba una encuesta biológica en una zona minera del distrito de Hualgayoc, en la región Cajamarca, en los Andes norte del Perú.

Territorio de la mina Gold Fields La Cima, en Hualgayoc, Cajamarca, Perú. Foto: Google Earth / Edgar Lehr.
Territorio de la mina Gold Fields La Cima, en Hualgayoc, Cajamarca, Perú. Foto: Google Earth / Edgar Lehr.

Esta nueva especie de Pristimantis fue hallada entre las hojas de una Puya fastuosa (Bromeliaceae), a más de 3600 metros de altura, y permanecía catalogada como Pristimantis simonsii., una especie de similares características. Sin embargo, luego de una minuciosa revisión de su morfología y de análisis moleculares se confirmó que se trataba de una nueva especie para la ciencia y recibió el nombre de Pristimantis astralos.

La investigación científica sobre esta nueva especie de rana ha sido publicada en febrero 2021 en la revista científica alemana Salamandra, con el título . Esta es su historia.

Lee más |

Una nueva rana para la ciencia

«Las Pristimantis es el grupo de ranas más grande y con mayor número de especies en el mundo. Hasta ahora se han identificado 566 especies de este género, que tiene un alto endemismo, por tanto, es posible que esta especie sea endémica en Perú», comenta , científico del departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Internacional de Florida y coautor de la investigación.

Rana Pristimantis astralos descubierta en el territorio de la mina Gold Fields La Cima, en Hualgayoc, Cajamarca, Perú. Foto: Publicación de la investigación científica / Edgar Lehr.
Rana Pristimantis astralos descubierta en el territorio de la mina Gold Fields La Cima, en Hualgayoc, Cajamarca, Perú. Foto: Publicación de la investigación científica / Edgar Lehr.

La zona donde fue hallada la pequeña rana está cerca de la Depresión de Huancabamba, un área altamente biodiversa en el norte peruano. Esta depresión tiene los montes más bajos de la Cordillera de los Andes —no superan los 4000 metros de altura—, lo que ha permitido el paso de especies de la Amazonía hacia la costa peruana.

Se sospecha que la nueva especie, la Pristimantis astralos, es también una especie endémica, es decir, que no está presente en ninguna otra parte del mundo. Sin embargo, los científicos no han podido confirmarlo porque el hábitat de la rana ha sido ocupado por las operaciones de la minera Gold Fields La Cima. Esta empresa, dedicada a la extracción de cobre y oro, opera en el Perú desde el 2008 y tiene vigencia hasta 2030. Los científicos sospechan que esta actividad puede haber terminado desplazando a la rana.

Para identificar a la Pristimantis astralos se analizaron cinco individuos de esta especie —indica la investigación científica— y se realizaron análisis morfológicos y moleculares.

Rana Pristimantis astralos descubierta en el territorio de la mina Gold Fields La Cima, en Hualgayoc, Cajamarca, Perú. Foto: Edgar Lehr.
Rana Pristimantis astralos descubierta en el territorio de la mina Gold Fields La Cima, en Hualgayoc, Cajamarca, Perú. Foto: Edgar Lehr.

Los análisis del aspecto físico de la rana se hicieron con los individuos que habían sido recolectados en la zona y que se encuentran en el museo de San Marcos. También se usaron las fotografías de especímenes vivos tomadas durante la expedición en la que se encontró al batracio. De esta forma se logró describir la textura y coloración de la piel de la especie en su estado natural.

En cuanto al análisis molecular, Catenazzi explica que estos estudios permiten rastrear el origen de una especie en cada grupo. «No siempre es la solución, pero ayuda en muchos casos, pues muchas veces es posible reconstruir la historia genética de una especie», advierte.

El científico explica también que en el género Pristimantis hay muchas especies crípticas, es decir, que resulta difícil diferenciar su morfología. «Eso es común en las ranas de altura, probablemente por las condiciones ambientales», menciona Catenazzi sobre la nueva especie de rana muy similar a la Pristimantis simonsii, nombre con el que fue catalogada en el Museo de Historia Natural.

Lee más |

Acorralada por la minería

«Las ranas fueron recolectadas cerca de un área que se utiliza para el vertido de escombros mineros y han sido conservadas en la colección herpetológica del Museo de Historia Natural. Yo las encontré ahí en 2014 y las identifiqué como una nueva especie», cuenta Lehr sobre el inicio de su investigación, pero advierte que en ese momento «la localidad donde se descubrió la nueva especie ya estaba llena de escombros mineros», es decir, el hábitat de la rana había sido afectado.

Rana Pristimantis astralos descubierta en el territorio de la mina Gold Fields La Cima, en Hualgayoc, Cajamarca, Perú. Foto: Publicación de la investigación científica / Edgar Lehr.
Rana Pristimantis astralos descubierta en el territorio de la mina Gold Fields La Cima, en Hualgayoc, Cajamarca, Perú. Foto: Publicación de la investigación científica / Edgar Lehr.

Hualgayoc es una zona minera desde el siglo XVI, durante la época de la Colonia en Perú, cuando se empezó a explotar plata en grandes yacimientos de la zona. Actualmente, en esa zona se encuentran minerales como zinc, plomo, cobre y oro.

«La minería en esta zona se remonta a cientos de años. Las imágenes de satélite obtenidas de GoogleEarth revelan la destrucción en esta área», agrega Lehr, en referencia a cómo se ve esa zona actualmente .

El hallazgo de la Pristimantis astralos se realizó justamente durante una expedición de estudios biológicos previos a la explotación minera. En este caso, se trataba de una evaluación antes de que se realice la expansión de la mina.

De acuerdo con la ley peruana, las mineras deben realizar evaluaciones de impacto ambiental que incluyan listas de las especies encontradas en la zona antes de que un ecosistema resulte afectado por la actividad de la mina.

«Gold Fields La Cima, en el Cerro Corona, en Perú, produce cobre y oro mediante métodos convencionales de minería a cielo abierto, con un contenido de oro de aproximadamente 1 gramo por tonelada y la expectativa de extraer 59.5 toneladas métricas de oro durante un período de 15 años. Los escombros acumulados son inmensos», se lee en la publicación científica en la que han participado Lehr, Catenazzi y Shenyu Lyu.

En el documento científico también se precisa que «en áreas con minería intensiva, la destrucción del hábitat y la contaminación pueden ser drásticas y amenazar a las especies endémicas».

Edgar Lehr tiene la esperanza de que esta especie haya sobrevivido en localidades cercanas que no estén afectadas por actividades extractivas. «Se necesitan estudios de campo para buscar Pristimantis astralos«. Sin embargo, cree que muchas especies endémicas que habitaban en zonas de actividad minera han desaparecido aún antes de que se conozca que existían. «El descubrimiento de nuevas especies o especies amenazadas en áreas mineras no les conviene a las mineras porque puede afectar negativamente sus actividades. Saben que encontrar nuevas especies o especies amenazadas en sus concesiones puede ser problemático», agrega Lehr.

Catenazzi destaca que la reubicación de especies puede traer problemas si no se hace adecuadamente. «Los proyectos mineros a menudo reubican a los animales con la finalidad de salvarlos. Pero si se hace en un ecosistema que no es el adecuado, resulta hasta inútil», explica.

Lehr opina en el mismo sentido. «El traslado de especies rara vez tiene éxito», dice el científico. «Es necesario conocer la ecología e historia natural de una especie antes de que pueda ser trasladada a un lugar similar. La alternativa sería que las minas cambiaran sus actividades para minimizar los daños», agrega.

Mongabay Latam se comunicó con la empresa Gold Fields para recoger su versión, pero hasta el cierre de esta edición no recibimos respuesta.

También se solicitó información al Ministerio de Energía y Minas (Minem) y al Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) sobre los procesos y las medidas que toman las instituciones del Estado peruano para proteger a las especies en zonas mineras. Sin embargo, tampoco respondieron.

El artículo original fue publicado por en Mongabay Latam.

Si quieres conocer más sobre el medio ambiente en Latinoamérica, Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, o seguirnos en , y