Nueva tecnología apunta a digitalizar archivos y bibliotecas
Nueva tecnología apunta a digitalizar archivos y bibliotecas
Redacción EC

DIANA GONZALES OBANDO

Hace menos de un mes llegó a Lima una tecnología robótica que permitirá almacenar todas las páginas de una biblioteca en una computadora. Los confusos y desordenados archivos que inundan nuestras instituciones podrían ser escaneados y ordenados mediante un software al que diversos usuarios tendrían acceso.

La firma MEB Perú, especializada en la digitalización robótica no invasiva de documentos en cualquier formato, es la responsable de traer al país al robot Kabis III. Este es capaz de hasta 3.000 páginas por hora.

Un brazo mecánico pasará con delicadeza una a una las páginas, mientras dos cámaras de 21 megapíxeles les tomarán fotos. La imagen será procesada mediante el software Kabis Manager. Así, incunables –todos los libros impresos en el siglo XV–, documentos históricos o cualquier tipo de archivo serán guardados en una computadora; se podrá acceder a ellos en formato PDF, e-Book o Word y encontrar información en sus contenidos. Se ahorra espacio, tiempo y dinero.

El primer beneficio es el económico”, afirma Antonio Salerno, director del MEB Perú. “Por ejemplo, en una institución del Estado con 50.000 empleados, los ahorros en papel y tóner llegan a cinco millones de dólares anuales”.

Otro de los ahorros es el tiempo de búsqueda de la información. “El promedio de búsqueda de un documento de papel es de 15 a 20 minutos. Se pierde demasiado tiempo. Con este formato se reduce el tiempo de búsqueda a uno o dos minutos”.

El reemplazo del papel también constituye una ventaja para la preservación de los documentos, lo cual genera la oportunidad de activación de un intangible.

Por ejemplo, si se digitalizan las colecciones de la Biblioteca Nacional y se ponen en valor, MEB ayuda a construir una pasarela de pagos; es decir, una base de datos a la que se podrá acceder vía web desde la casa o cualquier lugar y descargar las páginas que necesite a cambio de un costo que se paga por Internet. “Se está monetizando un activo que estaba dormido”, explica Salerno, además de crear un acceso alterno a la información.

Países vecinos ya se desligan del papel. Es el caso de Chile, que digitaliza su Biblioteca Nacional y el Archivo Judicial de Santiago. Uruguay, Brasil y México son otros ejemplos.

Ahora el Perú tiene la oportunidad de generar una nueva dinámica en el mundo con miras a las demandas tecnológicas y cultivando nuevos aires en la organización de las empresas e instituciones.