BARCELONA. El Mobile World Congress (MWC), la cita más importante del mundo de telefonía celular, abrió hoy sus puertas en Barcelona con los terminales estrella de las grandes marcas como escaparate del evento de cuatro días.

 



El congreso fue inaugurado por el jefe del gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont; el ministro de Industria español, José Manuel Soria, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. 

Más de 2.100 empresas se dan cita hasta el jueves en el recinto de la Feria de Barcelona, donde se espera la asistencia de cerca de 100.000 personas.

El MWC se celebra anualmente desde el 2006 en la segunda ciudad de España, que seguirá siendo su sede al menos hasta el año 2023.

La víspera de la inauguración, las grandes marcas presentaron ya sus nuevos terminales estrella. Las novedad más esperada era la de la coreana Samsung: el Galaxy S7 y S7 Edge, que incorpora una cámara mejorada y prestaciones como una tarjeta de memoria externa y resistencia al agua.

El congreso generará este año un impacto económico de unos 460 millones de euros, según las estimaciones. Los hoteles de Barcelona están llenos y restaurantes y locales de ocio incrementan sus ganancias en estos días.

TAGS RELACIONADOS