Oswaldo Cattone, Marisa Minetti, Grapa Paola y Gabriela Billoti son artistas argentinos de corazón peruano. (Fotos: USI - Mario Zapata / Andrés Paredes / Scenika )
Oswaldo Cattone, Marisa Minetti, Grapa Paola y Gabriela Billoti son artistas argentinos de corazón peruano. (Fotos: USI - Mario Zapata / Andrés Paredes / Scenika )
Sonia del Águila

Oswaldo Cattone, Marisa Minetti, Grapa Paola y Gabriela Billoti tienen en común algo más que la nacionalidad argentina y gusto por el arte: su gran amor por el . No son peruanos de nacimiento, pero sí de corazón. No nacieron en Perú, pero sí esperan pasar sus últimos días de vida en nuestro territorio patrio. “No nací acá, pero acá me despediré, dice Billoti.

MIRA: Osvaldo Cattone: “Van a disfrutar de esta obra como cuando toman un martini”

OSWALDO CATTONE

Actor, director y productor de teatro argentino. Está al frente de la dirección del teatro Marsano desde los años 70. En 2013, luego de estar alejado de la actuación durante algún tiempo, protagonizó la obra “Duelo de ángeles” junto a Diego Bertie. Cuatro años después presentó la obra “El té de las 5” de la dramaturga brasileña Regiana Antoninien, en la que asumió por primera vez en su carrera un rol femenino. En el teatro La Plaza protagonizó “El padre” de Florian Zeller, bajo la dirección de Juan Carlos Fisher.

-¿Cómo fue tu primer encuentro con el Perú?

Llegué contratado por Genaro Delgado Párker para protagonizar junto a Regina Alcover la telenovela “Me llaman gorrión”. Tenía 39 años. La vida empieza a los 40.

-¿Qué fortaleció tu vínculo con nuestro país?

Me sentí cómodo, agasajado, engreído. Todo era más fácil que en Buenos Aires.

-¿Qué te llevó a quedarte a radicar en el Perú?

El clima, agradable siempre; el mar, tan cercano, vivo frente a él, y -obviamente- el éxito.


GRAPA PAOLA

Actriz argentina. Integró el elenco de actores de sintonizadas producciones peruanas, entre las que destacan: “Al fondo hay sitio”, “Ven baila quinceañera”, “Nuestra historia” y “El último bastión”.

-¿Cómo fue tu primer encuentro con el Perú?

Conozco Perú desde antes de haber pisado suelo peruano, porque mi esposo, que también es argentino como yo, llegó a Perú con sus padres cuando tenía 11 años. Pasó casi toda su infancia en Chosica, luego recorrió distintos lugares del mundo. Nosotros nos conocimos en Argentina y la primera vez que vinimos juntos a Perú yo tenía 36 años, fue maravilloso porque de alguna manera parecía que ya conocía los lugares que visitábamos. Primero conocí Lima, luego el Cusco, Machu Picchu.

-¿Qué fortaleció tu vínculo con nuestro país?

Lo tenía muy fortalecido por el lado de mi esposo. En mi casa en Buenos Aires se comía comida peruana, por eso siempre he sentido que Perú también era mi casa. En 2002 nos vinimos a vivir a Lima debido a la crisis económica de Argentina. Una vez instalados abrimos el restaurante Patagonia, un espacio gastronómico, pero también de encuentro de gente de arte. En ese lugar se hizo música, ciclos de teatro, de cine, de poesía. Fue maravilloso.

-¿Qué te llevó a quedarte a radicar en el Perú?

Porque empecé a actuar y estoy sumamente agradecida por eso. La gente de arte me acogió de una manera maravillosa, me brindó un espacio y todo su amor. Espero haberlo retribuido.


MARISA MINETTI

Actriz argentina. En 1994 debutó en TV como conductora de “Punto de quiebre”. Cuatro años después tuvo su primer encuentro con la actuación en “La rica Vicky”. También ha formado parte de las producciones “Amor serrano”, “Procura amarme más”, “Milagros”, “Al fondo hay sitio” y “VBQ empezando a vivir”. Actualmente integra el elenco de actores de “Te volveré a encontrar”.

-¿Cómo fue tu primer encuentro con el Perú?

Mi padre era peruano (Chiclayo), llegó a Argentina para estudiar medicina, allí conoció a mi madre, se enamoraron y cuando yo cumplí tres años, los tres nos fuimos a vivir a Perú. Fue también en aquella época que conocí a mi familia peruana por parte de mi padre y así empezó una nueva etapa de mi vida.

-¿Qué fortaleció tu vínculo con nuestro país?

La presencia de mi padre, los lazos familiares, las nuevas amistades y las oportunidades laborales que se fueron presentando. El fuerte vínculo que se formó hizo que no extrañara Argentina. Perú se convirtió en mi país, en parte de mi historia, de mi vida.

-¿Qué te llevó a quedarte a radicar en el Perú?

Nunca dudé en dejar el Perú ya que siempre lo sentí como mi casa, mi país. El lugar donde inicié la mayor parte de mi vida. El jardín de infantes, la primaria, parte de la secundaria, para luego volver ya recibida y con el emprendimiento empresarial y actoral. Siempre agradecida al Perú.

GABRIELA BILLOTI

Actriz argentina. Empezó a trabajar en TV a los 11 años. Ha participado en más de 50 producciones entre las que destacan “Los de arriba y los de abajo”, “Los unos y los otros”, “Qué buena raza”, “Nuestra Historia” y “Mi Esperanza”. En teatro debutó en la obra para niños “Saltimbanquis”. También formó parte de “Dime que tenemos tiempo”, “Varieté latina”, “Dos para el camino” y “La mujer sin memoria”.

-¿Como fue tu primer encuentro con el Perú?

Llegué a Perú a los cinco años por el trabajo de mi papá que es arquitecto. En principio nos íbamos a quedar un año, y ya son 50. Recuerdo claramente el tráfico, Larco (allá vivía en una ciudad pequeña), las tiendas grandes e ir a la playa a 10 minutos de donde vivía.

-¿Qué fortaleció tu vínculo con nuestro país?

Creo que básicamente las amistades que hice en el colegio y en el barrio. Amigos que lo son hasta el día de hoy. Las vivencias de toda una vida: las primeras fiestas, el primer enamorado, entrar a la universidad... todo eso lo viví acá. Y esa suma de experiencias es la que te hace decir: “esta es mi casa”.

-¿Qué te llevó a quedarte a radicar en perú?

El amor que le tengo a este país al que también considero mío. A los 17 años volví a Argentina a seguir estudiando y siempre me sentí una extranjera. Extrañaba Lima, los amigos, la playa y la comida. Por eso volví. También viví por períodos largos en otros países, pero Perú, para mí tiene un imán que me hace volver siempre. Tengo dos hijas peruanas, podría decir que ya tengo raíces acá. No nací acá, pero acá me despediré.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR