Pedro Suárez Vértiz y Pedro Gallese (Foto: Facebook/Instagram)
Pedro Suárez Vértiz y Pedro Gallese (Foto: Facebook/Instagram)
Redacción EC

Pedro Suárez Vértiz recurrió a sus redes sociales para enviar un extenso mensaje en el que se refirió a la infidelidad, precisamente en medio del escándalo de Pedro Gallese, Pedro Loli y Christian Domínguez, quienes han sido captados en imágenes comprometedoras con mujeres que no eran sus parejas.

El intérprete de “Lo olvidé” se refirió específicamente al caso de Pedro Gallese, quien días atrás fue captado por las cámaras del programa de Magaly Medina saliendo de un hotel junto a una jovencita de 21 años que no era su esposa.

“Los hombres y mujeres somos buenos, pero esa terrible falla de fábrica llamada “debilidad por el sexo opuesto”, nos vuelve brutos, malos y destructivos. Para colmo con lo que más amamos: nuestro hogar”, se lee en las primeras líneas del mensaje.

“Creemos que la infidelidad es totalmente manejable y controlable. La adrenalina nos llena de una falsa seguridad, de la que recién nos percatamos, cuando ya todo está perdido”, agregó el artista peruano.

Pedro aplaudió el mensaje que envió la esposa de Galllese tras la difusión del “ampay”; sin embargo, dijo que espera que en algún momento ella perdone al futbolista.

“Saludo el digno pronunciamiento y el adiós de la esposa de Gallese, pero no puedo ocultar mi esperanza en el perdón. Porque aunque no lo crean, algunos hombres aprendemos”, sostuvo.

Finalmente, recurrió a un texto de la biblia para responder a la interrogante de por qué una persona cae en el juego de la infidelidad.

“Siempre busqué una explicación para nuestra errónea naturaleza, y si bien nunca lo encontré, hallé un texto que nos radiografía por completo:

Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Romanos 7, 15-19.”