Patricia Castañeda Alva

Hace poco durante una entrevista al creador de la novela “A tres metros sobre el cielo” Federico Moccia afirmó que la nueva adaptación de “Summertime” era una evolución y no una traición. No pudo explicarlo mejor. Bajo ese concepto, no debemos compararla con las dos adaptaciones anteriores y la novela, sino centrarnos en la actuación de los protagonistas, el guión y la nueva historia que presenta, y que además mantiene el romanticismo juvenil pero le agrega rasgos contemporáneos.

No somos los mismos que en el 2010, año en el que se estrenó la película “A tres metros sobre el cielo”, protagonizada por Mario Casas. En solo diez años, el mundo ha cambiado, los micromachismos y la idea del galón violento ya no son bien recibidos por la audiencia. Eso lo entendieron Lorenzo Sportiello y Francesco Lagi, quienes fueron los encargados de dirigir la serie de ocho episodios protagonizada por Coco Rebecca Edogamhe y Ludovico Tersigni.

La adaptación de Netflix está inspirada en el libro, pero no sigue la misma historia y muchos menos el mismo guión. Los nombres también han cambiado y los dramas juveniles se han modificado un poco para hacerlo más real e inclusivo, y que no solo muestre los problemas de los adinerados italianos.

Escena de "Tres metros sobre el cielo". (Foto: NetflixI
Escena de "Tres metros sobre el cielo". (Foto: NetflixI

Babi ahora es Summer, una joven inteligente y hogareña que necesita trabajar para ayudar a su familia, que vive de la música y de los trabajos ocasionales que tienen la oportunidad de encontrar. Algo completamente diferente a la Babi que conocimos en la cinta antecesora. Este personaje marca el debut actoral de Coco Rebecca Edogamhe, quién destaca por tener lograr empatía con el televidente.

H o Hugo Olivera es Alessandro, un joven motociclista de clase acomodada que no está metido en pandillas y que tampoco tiene micromachismos, o al menos no tan marcados como en las películas anteriores. No lo veremos jaloneando a la protagonista ni mucho menos tirándola a una piscina en contra de su voluntad o llevándosela a algún lugar sin su consentimiento.

Estos jóvenes que se conocerán por acción del destino, y se enamorarán de forma intensa, pero sin dramas ni comportamientos tóxicos. Su amor florecerá como el hermoso verano italiano que muestran en las pantallas.

OTROS PERSONAJES

A esta pareja, se unen cuatro personajes que creo que le dan una mayor profundidad a la serie. Edo (Giovanni Maini), el mejor amigo de Summer, un joven adolescente que no conoce la maldad y que busca el amor. Su historia es ligera, pero más de uno podrá sentirse reflejado en él, al recordar el primer amor no correspondido.

Sofía es interpretada por Amanda Campana. Esta joven es el polo opuesto de Edo y Summer. Le encanta la diversión, las fiestas y el sexo. Conoce a muchas chicas por Tinder, y esto le parece la mejor forma de vivir. Aunque parece ser una persona superficial está llena de amor por los suyos, y su personaje ayuda al crecimiento de otros.

Elenco de “A tres metro sobre el cielo”. (Foto: Netflix)
Elenco de “A tres metro sobre el cielo”. (Foto: Netflix)

En un papel más pequeño pero suficiente como para conquistar a los televidentes está Blue (Alicia Ann Edogamhe), quien interpreta a la hermana menor de Summer, también son hermanas en la vida real (por eso el gran parecido en la pantalla). Qué buen acierto de los encargados del casting.

En la serie también muestran a los amigos de Ale, pero con mayor importancia a Darío (Andrea Lattanzi). Este joven tiene un amor imposible, encuentra en Sofía una confidente y aliada. Darío es la cuota de risas y timidez de la serie.

OTROS DETALLES

El guión de esta ficción juvenil toca de manera sutil pero necesaria la homosexualidad, los sueños de los adolescentes y el buscar tu propio camino, a veces lejos de quienes quieres porque a en ocasiones es necesario y más sano.

Algo que vuelve a esta serie irresistible es su fotografía. Quizás no estoy siendo tan objetiva en este punto, pero tras más de 45 días en cuarentena y sin ver el mar, disfrutar del verano, al menos por Netflix, ha sido algo generoso. Ver la libertad de estos jóvenes te recuerda la tuya, y te invita a pensar que cuando termine todo, encontrarás afuera ese cielo azul y eso chapuzones interminables.

Todos los capítulos de “A tres metro sobre el cielo” se encuentran disponibles en Netflix. (Foto: Difusión)
Todos los capítulos de “A tres metro sobre el cielo” se encuentran disponibles en Netflix. (Foto: Difusión)

La música con la que complementan las historias es un gran punto a su favor. Summer que tiene a dos padres músicos, escucha canciones de los años setentas y ochentas, y mediante estos temas se abstrae de la realidad, mientras que la cuota de modernidad la pondrá Darío con su música electrónica.

Esta serie no es perfecta, pero es una buena opción para sentirte libre y viajar a otro lugar, tanto por los paisajes que muestra como por las historias de amor que presenta. Si has leído los libros de Moccia, quizás no estés contento con el resultado, porque verás cambios en la historia, pero te invito a verla como una adaptación libre y disfrutarla sin prejuicios.

TE PUEDE INTERESAR