De izquierda a derecha, imágenes de "Control Z" y "Élite", series escolares de Netflix de tono siniestro. Fotos: Difusión.
De izquierda a derecha, imágenes de "Control Z" y "Élite", series escolares de Netflix de tono siniestro. Fotos: Difusión.
Patricia Castañeda Alva

“Control Z” de se ambienta en un colegio de clase media/alta, donde los estudiantes más populares son víctimas de acoso por un hacker anónimo. La protagonista es Sofía (Ana Valeria Becerril), una detective adolescente en busca del atacante. Carlos Quintanilla, creador de la serie, ha escrito para otras ficciones como “Rosario Tijeras” y “Mujeres Asesinas”; pero en este nuevo trabajo quiere atrapar a otra clase de público: adolescentes y adultos jóvenes.

Desde que reveló su tráiler ha sido comparada con el thriller español “Élite”, pues coinciden en algunos aspectos: jóvenes guapos en un colegio de clase acomodada envueltos en un misterio (también tiene cosas en común con “Gossip Girl”, “Pretty Little Liars” e incluso “Black Mirror”). Pero más allá de las similitudes mencionadas, “Control Z” no es una copia de “Élite”. Tiene algunos giros inesperados que se alejan de las tramas de la ficción española.

Ana Valeria Becerril interpreta a Sofía. (Foto: Netflix)
Ana Valeria Becerril interpreta a Sofía. (Foto: Netflix)

Sofía, cuya apariencia y estilo parecen ser un guiño a “Jessica Jones" de Marvel, está en el grupo de los rechazados a causa de su historial psiquiátrico (se autolesionó los brazos con una tijera). Esto empieza a cambiar con la aparición del alumno nuevo Javier Williams (Michael Ronda), que rápidamente encuentra en ella una amiga. Además, hay quienes también buscarán su ayuda como el acaudalado alumno Raúl de León (Yankel Stevan), el cual tiene un secreto que teme revelar.

La propuesta de Raúl es lo suficientemente tentadora como para que Sofía la convierta en su mayor objetivo... de puertas para afuera. Porque ella también tiene un secreto que, de revelarse, podría enviar a la cárcel a una persona.

Además de engancharte desde el arranque, el que “Control Z” tenga episodios cortos hace que sea maratoneable y, sin darte cuenta, llegarás al octavo y último episodio. Aún hay mucho que descubrir en esta historia, por lo que una segunda temporada no sería algo inesperado

ACIERTOS Y PROBLEMAS

“Control Z” ha sido un gran acierto en Netflix. Desde hace mucho no veía una serie mexicana juvenil que tocara temas tan relevantes como la identidad sexual y el bullying sin caer en una trama típica de “La Rosa de Guadalupe”.

"Control Z" tiene 8 episodios de tan solo 30 minutos cada uno. Foto: Netflix.
"Control Z" tiene 8 episodios de tan solo 30 minutos cada uno. Foto: Netflix.

Algo que me llama la atención, de manera negativa, es que “Control Z" también caiga en tópicos utilizados hasta el cansancio; como el de las autoridades pusilánimes (administradores del colegio y policías) y adolescente asesinos. Salvo esos dos aspectos, la serie tiene una trama bastante fluida.

Para finalizar... ¿Es “Control Z” la versión mexicana de "Élite? Sí y no. Lo es porque va a seguir siendo discutida por semanas y podría ser lo que necesita México para resaltar nuevamente en el rubro de series juveniles. Y no lo es porque tiene los elementos suficientes para ser muy diferente.

VIDEOS RELACIONADOS

“Control Z” de Netflix - tráiler

Tráiler de Control Z, la serie mexicana de Netflix

Escenas eliminadas de “Control Z”

Control Z | Escenas eliminadas de la serie de Netflix

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS