Nick Offerman, protagonista de "Devs", dio detalles de la serie a El Comercio. (Fox)
Nick Offerman, protagonista de "Devs", dio detalles de la serie a El Comercio. (Fox)
Juan Carlos Fangacio Arakaki

Imagine una empresa de innovación y desarrollo, a la manera de un Google más sofisticado y siniestro, que esconde un área en particular de la que nadie sabe nada, salvo que se dedica a un proyecto que podría cambiar el curso total de la humanidad. De eso trata “Devs”, miniserie de ciencia ficción que no solo está centrada en el secretismo de estos oscuros genios tecnológicos, sino que incluye conspiraciones, espionaje y crímenes que arrean la narrativa y la convierten, a nuestro gusto, en una de las mejores series del año.

Su creador es el británico Alex Garland (Londres, 1970), que debuta en el formato televisivo luego de dirigir dos largometrajes de temática similar. En “Ex Machina”, del 2014, exploraba los peligrosos ensayos de una mujer robot, creada mediante inteligencia artificial; y en “Aniquilación” (2018), seguía a una científica en su incursión dentro de una zona protegida por el gobierno, en la que habitaría una presencia alienígena. Ambos filmes fueron bien recibidos por la crítica especializada y colocaron a Garland como un representante destacado del género.

En las dos películas, además, la especulación sobre avances en ciencia y tecnología se cruza con los fundamentos de nuestro sentido ético. Pero es en “Devs” que ese conflicto no resuelto va un poco más allá, pues la clave principal del argumento yace en el dilema íntimo del mandamás de la compañía, Forest (Nick Offerman): un hombre obsesionado con predecir el futuro, pero que aún no puede desprenderse del pasado, asediado por la muerte de su pequeña hija. A la par de esa historia, una empleada de su empresa (Sonoya Mizuno) deberá resolver la misteriosa desaparición de su novio, dentro de la propia compañía. En ese sentido, “Devs” es una historia de ausencias, proyecciones y espectros.

El papel de Forest –una suerte de Steve Jobs o Mark Zuckerberg con aspiraciones divinas– recae en un Offerman que se desprende del humor que mostraba en la piel de Ron Swanson, de la popular comedia “Parks and Recreation”. Aquí interpreta a un CEO multimillonario, que contrasta su aspecto desaliñado con intenciones megalómanas y conocimientos en física cuántica, inteligencia artificial y complejos códigos de programación. Temas para los que Offerman tuvo que recibir una detallada y constante capacitación por parte de Alex Garland, el director.

“Alex fue como un profesor. Es uno de esos cerebros maravillosamente inteligentes que manejan estos conceptos tan pero tan bien, que logran aplicarlos en sus historias. Yo, en cambio, apenas puedo levantarme en las mañanas, freírme un par de huevos y amarrarme los zapatos”, confiesa el actor en diálogo con El Comercio. Admite también que es un hombre anticuado, acostumbrado a mirar computadores y teléfonos el menor tiempo posible. Todo lo opuesto a lo que representa su personaje.

Sonoya Mizuno, quien también actuó en "Ex Machina" de Alex Garland, es la coprotagonista de "Devs". (Fox)
Sonoya Mizuno, quien también actuó en "Ex Machina" de Alex Garland, es la coprotagonista de "Devs". (Fox)

FUTURO INCIERTO

Los ocho capítulos de “Devs” cautivan no solo por su gran manejo de la intriga, sino por una musicalización disonante e hipnótica, y una hermosa atmósfera que va de la iluminación artificial a las brumas más densas. “Alex siempre tuvo en claro que, más que una serie, lo que él estaba haciendo era una película de ocho horas”, afirma Offerman sobre el particular tratamiento de esta ficción. De hecho, a diferencia de la mayoría de proyectos en que el actor ha trabajado, en el caso de “Devs” tuvo acceso al guion completo, con sus ocho episodios, varios meses antes de comenzar con el rodaje.

“Eso es algo increíblemente raro en Hollywood, cuyo negocio suele funcionar como una rueda de hámster –explica el protagonista–. La mayoría de veces los creadores de las series no te dan mucha información sobre la trama y a los actores solo nos queda esperar que el guion sea bueno. En el caso de Alex, estamos frente a un verdadero artista, que vive y trabaja más allá del dinero o la fama. Esa es la razón por la que lo admiro profundamente y por la que considero que ha sido un regalo trabajar a su lado”.

Con ciertos ecos temáticos y estéticos de “Blade Runner”, un poco de la irracionalidad de “Lost”, y un conciencia científica más transparente y menos impostada que en “Dark”, en el fondo la gran incógnita que subyace en “Devs” tiene que ver con el límite que les imponemos a estas megacompañías tecnológicas para actuar prácticamente sin regulación alguna. “Son empresas sumamente poderosas, con grandes avances en diversos campos de nuestras vidas. Pero la historia de ‘Devs’ te muestra que cuando sumas la naturaleza humana a la ecuación tecnológica, todos podemos volver a comportarnos como bestias en algún momento”, opina Offerman.

¿Podría la tecnología acabar con la raza humana en algún momento? Offerman duda: “Si la tecnología nos mata, en realidad seríamos nosotros los asesinos. Todo el daño nos lo hacemos nosotros mismos: desde el hecho de negar el cambio climático a no querer usar mascarilla en plena pandemia. No deberíamos culpar a nadie, salvo al que vemos en el espejo”. Reflexión inquietante para una de las ficciones televisivas más bellas y desconcertantes de los últimos tiempos.


El dato

“Devs” se emite cada lunes, a las 10 p.m., en Fox Premium. También puede verse en el app de Fox y en Movistar Play.


TE PUEDE INTERESAR