(Foto: Netflix)
(Foto: Netflix)
Patricia Castañeda Alva

“Las chicas del cable” emitió los primeros cinco episodios de la temporada final el 14 de febrero, y el 3 de julio cerró su historia para siempre con los cinco capítulos finales. De una forma bastante dramática y conmovedora se despidieron de sus fans. Esta ficción se consagra como una historia romántica que va más allá del amor y desamor.

Esta serie española fue la primera original para Netflix y se estrenó en el 2017, y tras cinco temporadas, algunas más exitosas que otras, se despidió de sus fans y de las pantallas con un giro bastante inesperado, pero convincente.

La historia de las telefonistas no estaba hecha para empoderar mujeres, tampoco para dar mensajes feministas, sin embargo, cada temporada envían este tipo de mensajes entre sus episodios, convirtiéndose en una ficción sobre los derechos de la mujer.

Netflix estrena este viernes 3 de julio su quinta y última temporada de "Las chicas del cable". (Difusión / Netflix).
Netflix estrena este viernes 3 de julio su quinta y última temporada de "Las chicas del cable". (Difusión / Netflix).

Esta serie nunca fue concebida para aleccionar ni para posicionarse en ninguno de los temas que trata”, mencionó hace poco la protagonista de “Las chicas del cable”, Blanca Suarez, en una entrevista para Europa Press. Lidia, personaje que interpreta en dicha serie, se ha convertido en una imagen feminista.

A Lidia (Blanca Suárez) le acompañan Carlota (Ana Fernández), Marga (Nadia de Santiago) y Óscar (Ana Polvorosa) en los últimos episodios, y esta vez con la guerra civil concluida, la historia se centra en las consecuencias que trae la dictadura. Todas, de alguna forma u otra, son víctimas de ella. Especialmente Lidia, que comienza la temporada internada en un centro de reeducación de mujeres dirigido por doña Carmen (Concha Velasco), la mujer que nunca muere.

En los episodios finales también veremos a Sofía (Denisse Peña), Elisa (Ángela Cremonte), Francisco (Yon González) y Pablo (Nico Romero), quienes son parte fundamental de la historia.

LO QUE PASÓ EN LA PRIMERA PARTE

La primera parte del final de “Las chicas del cable” se narró durante la trágica época de la Guerra Civil Española, y siete años después de la muerte de Ángeles (Maggie Civantos), quien en su lecho de muerte le hizo prometer a sus amigas Lidia, Carlota, Marga y Óscar que cuidaran de su hija Sofía.

Lidia, quién radicaba en Nueva York con Francisco, Eva y Sofía, regresa a Madrid para salvar a la hija de Ángeles, quién adoptó cuando ella murió. Sofía, convertida en una joven, se había en listado para ir a luchar por la república. Para Lidia es importante encontrarla, pues aún es menor de edad y debe seguir cuidando de ella, además, Sofía sufre de una enfermedad coronaria que la impide tener una vida “normal”.

En Madrid, Lidia encuentra a Marga, Carlota, Oscar, y con Carlos Cifuentes (Martín Rivas); el padre de su hija Eva, y quién no ve hace siete años. La protagonista salió de su país huyendo para mantener lejos a Eva de doña Carmen.

En los primeros episodios, Lidia logra salvar a Sofía de una muerte segura, pero en consecuencia termina siendo prisionera y fue llevada a un centro de reeducación, en la que tendrá como directora a nada más y nada menos que Carmen, su enemiga más poderosa (e inmortal).

En esa primera parte de la temporada, Carlos, el otro gran amor de Lidia, le podrán trabas en el camino, pero al final la intentará salvar aunque esto lo lleve a la muerte. El hijo de doña Carmen será asesinado y lo harán hacer pasar como su fuera un suicidio.

EL AMOR YA NO ESTÁ EN JUEGO

La última parte de la quinta temporada retoma la historia siete meses después del final de la Guerra Civil, donde Lidia sufre la venganza de doña Carmen en un Centro de reeducación, mientras que Francisco y sus amigas buscan desesperadamente la forma de sacarla de allí.

Las cuatro primeras temporadas trataron sobre la amistad de estas jóvenes y el amor que tenían por sus parejas. Sin embargo, en esta lo más importante es la libertad y los derechos humanos, incluso, para Lidia estos dos valores se convierten en un combustible para no perder fuerzas ante tan injusticia. Para ella es importante que nadie, ninguna mujer, hombre o niño, tenga que pasar por lo que ella vivió en esa prisión.

Escena de la temporada final de “Las chicas del cable” . (Foto: Netflix)
Escena de la temporada final de “Las chicas del cable” . (Foto: Netflix)

Carlota, como en temporadas anteriores, volverá a liderar la lucha reivindicativa junto a Oscar, mientras que Marga intenta aportar su granito de arena mientras espera la llegada de su primer bebé.

Esta segunda parte de la temporada final tiene más acción y más muerte que nunca. Te hará derramar algunas lágrimas, sin embargo, también te hará sentir orgullosa de todo lo que han crecido las mujeres, que forjaron su amistad trabajando como operadoras de una empresa telefónica en la España, y que unidas se tuvieron que enfrentar al machismo, condenas en la cárcel, secuestros, atentados, e incluso, a la muerte de una de sus compañeras.

Los cinco episodios se ven con bastante facilidad, el guión y la historia están bien planteados, y solucionan algunos problemas del pasado. Continúa siendo adictiva y es más reflexiva que nunca. Les recomiendo, preparar los papeles tisú cuando se acerquen al capítulo final.

Si algo han demostrado a lo largo de las cinco temporadas las chicas del cable es que su amistad y principios están por encima de todo, dejando así un mensaje de empoderamiento y de agradecimiento a todas las mujeres que dieron su vida para que ahora tengamos los derechos que tenemos. Las chicas del cable, convertidas en mujeres luchadoras y valientes, terminarán tal y como iniciaron: juntas.

Imagen de la primera temporada de "Las chicas del cable". (Foto: Difusión)
Imagen de la primera temporada de "Las chicas del cable". (Foto: Difusión)

TE PUEDE INTERESAR:

TAGS RELACIONADOS

No te pierdas

No te pierdas