En primer plano, Miluska Eskenazi y Diego Sakuray; protagonistas de "Llauca", en una sesión de fotos para El Comercio. Al fondo, escenas de la serie producida por Gisela Valcárcel. (Fotos: Cesar Campos para el GEC/ Espíritu)
En primer plano, Miluska Eskenazi y Diego Sakuray; protagonistas de "Llauca", en una sesión de fotos para El Comercio. Al fondo, escenas de la serie producida por Gisela Valcárcel. (Fotos: Cesar Campos para el GEC/ Espíritu)
Alejandra  Sánchez

Practicante en Luces y TV+

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Existen zonas de la ciudad donde la violencia es cotidiana, y si nos referimos al Callao, aquello apunta a los Barracones. Tan solo en 2020, el 68% de los cometidos en el primer puerto fueron contra el patrimonio (robos, hurtos, estafas) y el 12% fueron delitos contra la vida, el cuerpo y la salud. Frente a este panorama y los prejuicios que existen sobre los Barracones, grabar una serie de televisión en esta locación era una posibilidad que no habían considerado y Diego Sakuray cuando les propusieron grabar “”. Pero la experiencia se dio, y resultó exitosa gracias al trabajo en equipo y la gran química que hay entre ambos, por la amistad de años que tienen. Hoy, sus protagonistas no pueden ocultar su emoción por el inminente estreno de una producción que han hecho con mucho cariño para el público.

MIRA: Perú busca conquistar Asia con las telenovelas “Amor de Madre”, “Mi Esperanza” y “Dos Hermanas”

En entrevista con El Comercio, Miluska y Diego reconocieron que ser parte de “Llauca” es un sueño hecho realidad, en parte por la calidad de personas que los acompañaron en el proceso. En la nueva serie de Latina, Eskenazi interpreta a Celia, una mujer que anhela dedicarse a la música, como una manera sublime de escapar del dolor y de disfrutar la vida. La salsa es lo que corre por sus venas y trabaja para aportar en su hogar. A pesar de los obstáculos, se enfrenta a la vida con amor y una sonrisa.

Sakuray da vida a Jefferson, un joven que vive con su madre en una humilde casa; mientras que su padre es el cabecilla de una peligrosa banda criminal que está cumpliendo condena en prisión. Él deberá buscar el equilibrio en su hogar y sacar adelante a su familia, mientras que comparte su tiempo con una de sus pasiones: el boxeo.

Los protagonistas también recordaron la curiosa anécdota de cómo llegaron al casting de “Llauca” y la respuesta que recibieron por parte del director, Jorge Carmona, tras su audición. Aquí los detalles.

¿Qué tal les pareció la experiencia de filmar “Llauca” íntegramente en los Barracones del Callao, de donde existen muchos prejuicios?

Miluska: A mí me encantó la experiencia. De hecho, no he ido muchas veces al Callao por [falta de] tiempo, pero la gente es muy linda, muy amable y la pasamos súper bien. Nos hemos divertido mucho con la gente que es muy hospitalaria, buena onda, divertidísima. Yo sé de los prejuicios que hay ahí, pero en verdad nosotros lo hemos disfrutado, de pies a cabeza, estar ahí en los Barracones.

Diego: Desde el principio, hemos llegado y nos han cuidado. Estábamos recordando con Miluska cómo nos cuidaban, cómo nos prestaban sus hogares para poder descansar cuando grabábamos hasta las 3 o 4 de la mañana. También la comida: nos invitaban causa, alitas, el ceviche no solo para los actores sino para todos. Increíble, desde el primer día. Nos han tratado con mucho cariño.

¿Qué diferencia a “Llauca” de las otras series que abarcan estas historias de superación?

M: El formato es diferente. De hecho, desde lo visual ya es muy diferente a lo que se muestra aquí en Perú. Hace mucho tiempo, después de “Misterio” y “La Gran Sangre”, no se presentaba –o no recuerdo que se haya presentado- algo visualmente tan chévere como “Llauca”. Sobre las historias de superación, la mayoría de series y telenovelas tienen mucho de esto, de mostrar a personajes que se superan y evolucionan con el tiempo. Creo que “Llauca” tiene bastantes historias paralelas y eso es lo que hace rico el guion y la novela en sí.

D: Como actores y como actrices también hemos tenido esta oportunidad de darnos tiempo para crear el personaje y para poder ensayar entre nosotros y hacer más rica la historia y darle una característica a cada uno de los personajes. Es un lujo para nosotros haber grabado en los Barracones, creo que cualquier actor lo hubiera dado todo por estar ahí. Hemos tenido la suerte de trabajar con un equipo profesional. Eso también hace que la serie sea diferente.

“Llauca“ refleja familias constituidas de maneras distintas, ¿cómo influencia eso a los personajes que encarnan?

M: No son las típicas familias, sino que cada familia tiene sus problemas y son buenos problemas. En el caso de Celia, tiene este papá que es ausente por problemas de alcohol y muchas cosas más que van a ver de a pocos en la serie. Además, el hermano no es una persona tranquila. Eso influye en que Celia no sea feliz, se mata trabajando por sus sueños, pero tiene que lidiar con todo lo que sucede en su familia y eso no le ayuda a crecer. Le cuesta mucho crecer y sufre muchísimo.

D: Lo mismo le pasa a Jefferson. Este sentido de valentía, no solo de salir adelante él, sino también su mamá. Él trabaja por ella, y encima está tratando de luchar por sus sueños. Esto hace que no sea tan fácil el camino. Sí influye un montón esto de la familia.

Que tengan la puerta al triunfo, el hombre en el deporte y la mujer en la música, se ve bastante en la ficción. Cuando eran más jóvenes, ¿cuál era para ustedes el camino para el éxito?

M: Mi familia siempre me ha apoyado en todo lo que es el arte. Desde muy chiquita me dedico a esto. Con los años he ido encontrándome en lo que realmente quiero, si quiero actuar o cantar. Yo decidí que lo mío realmente es la actuación, el cantar es un plus. Yo no he sufrido tanto como Celia para cumplir sus sueños porque mi familia siempre me ha apoyado.

D: Yo terminé el colegio y empecé a estudiar odontología por presión de mi padre. Me rebelé y terminé estudiando clown, viajé por el mundo. Vengo haciendo teatro 13 años y he trabajado un montón. Comparto con Jefferson esta sensación de luchar y creer en los sueños. Empecé a trabajar como acomodador en el Teatro Peruano Japonés y me quedaba hasta el final. Cuando la gente aplaudía, yo me ponía a llorar y se me ponía la piel de gallina, no entendía por qué. Fui con mi mejor amigo a inscribirme a un taller de “Pataclaun” y ahí empezó. Me ponía nervioso, de ahí todo se fue dando, el camino se fue ordenando. Nunca tuve trabas para nada, se me hacía muy cómodo actuar.

La historia se desarrolla tal vez en una de las zonas más complejas y llena de prejuicios del Callao. ¿Qué lección les ha dejado esta experiencia?

M: Ojalá poco a poco se vayan esos prejuicios que la gente tiene. Sabemos que el Callao tiene espacios muy bonitos, tiene zonas muy hermosas como cualquier distrito que también tiene zonas complicadas, como en el Callao son los Barracones. Entonces, yo creo que el mensaje claro que a mí me ha dejado todo esto es que no podemos juzgar. La gente del Callao es maravillosa, la gente de los Barracones es increíble, nos han tratado con mucho amor. Entonces, eso de juzgar a la gente antes de conocer no va conmigo y es una de las tantas cosas que me ha dejado “Llauca”.

D: Cuando todo el mundo dice Barracones es inevitable pensar en un lugar complicado, y eso pasa siempre, pero nadie habla de las personas buenas que viven ahí. Esta serie le da foco a estas personas que quieren salir adelante más allá del entorno que es complicado, de esta gente que cree en sus sueños, que sale todos los días. A mí me encantaría que alguien que vea la serie, no solo de los Barracones, diga que sí se puede más allá del entorno, que sí puede lograr sus sueños, es difícil, pero se puede. Ese es el mensaje.

Con “Llauca” han encontrado un punto clave en su carrera...

M: Sí, “Llauca” para mí es un sueño. Nosotros hemos aprendido un montón de nuestros compañeros que ya tienen trayectoria. Estar ahí es un sueño hecho realidad y compartirlo con un buen amigo como Diego ha sido el match perfecto para todo. Estoy muy contenta y sigo emocionada, no duermo de la emoción esperando que se estrene.

D: Creo que los dos compartimos eso, desde el primer día no lo podíamos creer. Hicimos el casting y Carmona nos dijo “ya”. De ahí, sin darnos cuenta, estábamos celebrando el fin del rodaje. Para nosotros ha sido un sueño trabajar con profesionales de esta magnitud. Yo me he sentido actor, con una energía linda. Nosotros hemos trabajado nuestros personajes desde meses antes de grabar la serie. Me he sentido en Hollywood. Me han hecho trabajar en mi personaje junto al director, hemos tenido ensayos. Ha sido un trabajo realmente que no lo había visto en Perú. [Jorge] Carmona es un excelente director. Que no haya duda de que esto es un sueño, estamos muy emocionados.

Miluska Eskenazi y Diego Farukay (Foto: Cesar Campos para El Comercio)
Miluska Eskenazi y Diego Farukay (Foto: Cesar Campos para El Comercio)

¿Cómo llegaron a la serie?

M: Estuve en una obra con Armando Machuca que se llamaba “Forever Young” y la Compañía de Teatro Físico era la que nos ayudaba con el movimiento y trabajo del actor y ahí conocí a Diego. Y la llegada al casting fue muy graciosa porque nos equivocamos de dirección. Los dos llegamos a las justas para la hora citada y los dos nos equivocamos de distrito y llegamos al mismo punto. Yo le tenía pánico a las motos y este señor me subió a la suya y llegamos, un poco tarde, pero llegamos.

D: Sí, todo eso nos pasó y fue muy gracioso. Es más, los dos somos muy puntuales, y llegamos tarde al otro lugar.

M: Estábamos con toda la adrenalina y la emoción que tratamos de hacer un buen casting y al final de ese día nos dijeron “ya, empezamos los ensayos”. Fue muy rápido.

Miluska, en el tráiler se aborda el tema de los prejuicios sobre el cuerpo, ese aspecto física que la sociedad “demanda”, ¿cómo se ha abordado esto dentro de “Llauca”?

Miluska: Mi personaje en sí pasa por muchas cosas, pero creo que una de las más notorias es la discriminación por el peso: ella quiere ser artista, pero no tiene la oportunidad justamente por el físico. Es una lucha constante con ella misma y tratar de hacerle ver a la gente que lo que importa es el talento y no es muy lejos de la realidad. A mí me ha pasado muchas veces lo mismo, por un momento vi a Celia como si fuera yo. Las veces que me han rechazado por estar subida de peso. Ese es el tema principal con ella.

Diego, yo veo la historia de Jefferson y pienso en Jonathan Maicelo, ¿pensabas en él cuando lo interpretabas?

Diego: La verdad es que no. Sí pensé por un momento en escribirle a Jonathan Maicelo para poder tener una referencia, pero creo que no era el estilo que estaba buscando el director. Estaba buscando otro estilo de pelea, para eso empecé a ver otro tipo de ritmos, formas de estar parado en el ring. Creo que queríamos que el personaje tenga su propio estilo de pelea y para eso buscamos referencias.

¿Cómo se prepararon para encarnar a estos personajes?

M: Teníamos ensayos por escenas, citaban a algunos otros actores para ver la química. Yo no hice mucho scouting, recién pisé los Barracones el primer día de grabación; pero si me comentaban cómo era la situación de mi personaje, me daban referencias para construir a Celia. Me corregían algunas muletillas que los actores tenemos. Carmona es el rey de la naturalidad.

D: En mi caso si fue un poco más complicado porque Jefferson sabía boxear y yo no sabía nada. Carmona me mandó a boxear con gente profesional, yo también por mi lado estuve entrenando todos los días por dos meses. Poco a poco, él (Carmona) me decía por donde debía ir lo corporal y la forma de hablar. Todo eso fue increíble porque poco a poco formaba mi personaje. Fue un proceso muy bonito.

Gisela Valcárcel también participó en la serie. ¿Cómo fue trabajar con ella?

M: Yo a Gisela ya la conocía de “El artista del año” cuando me invitó a participar en 2019. Siempre me ha parecido una persona muy chévere y divertida. Cuando ya grabamos la serie, tuvimos una escena muy larga, la de la fiesta de madrugada y ella se quedó con nosotros grabando hasta las 4 de la mañana, súper divertida, tranquila, buena onda. Hasta ahora está pendiente, me saluda, me agradece por haber aceptado el proyecto. Actuar con ella ha sido muy divertido, me cae super bien. Es una linda persona.

D: Yo no tuve muchas escenas con Gisela, pero me acuerdo clarísimo que un día que estábamos en la casa de alguien de los Barracones descansando, ella llegó y nos preguntó si estábamos bien, se preocupaba por nosotros y habré grabado 1 o 2 escenas con ella y fue increíble. Esta amabilidad y apertura que tiene, a mí me dio esa sensación de que te está abrazando.

¿Alguna anécdota que quieran compartir sobre la grabación?

Diego: Yo me acuerdo que habíamos terminado de grabar una escena y a Carmona se le ocurrió una escena más, yo no la tenía lista en la cabeza. Un día antes yo estudio y voy a la grabación con el texto aprendido, pero me mandaron una escena que no estaba en el plan de rodaje y Carmona decía “rápido, que se va la luz”. Nosotros siempre somos un show cuando grabamos, entonces la luz del sol se iba y la escena no me salía. La hicimos como 10 veces y al último salió, pero sudando. Fue una experiencia donde sentí ese nerviosismo. Fue divertido, pero también lo recuerdo por la exigencia del director y del formato de la televisión.

¿Ustedes consideran que las series de pocos episodios tienen futuro en la televisión nacional? ¿Qué esperan ustedes con “Llauca”?

M: Esperemos que sí, yo siento que dijeron 10 capítulos para probar qué tal. Yo creo y espero que pegue y a la gente le guste, porque está en un horario que no es fácil, pero espero que sí porque las historias son muy chéveres, es algo distinto que se va a ver en la televisión. Algo diferente a lo que la gente está acostumbrada. Yo creo que “Llauca” les va a gustar mucho y sería increíble grabar una segunda parte mucho más larga. Llauca 1, 2 hasta el 20.

D: Yo siempre pienso que probablemente a muchas personas les puede gustar y a otras no, pero no hay duda que esta serie está hecha con mucho cariño y con mucho trabajo. Es increíble todo lo que hemos hecho, estoy muy orgulloso de todos mis compañeros, del equipo técnico. Es algo increíble y espero que la gente lo vea así. Me parece que va a funcionar y espero que haya –como dice Miluska- “Llauca” 30 o 40.

El dato

  • “Llauca” se estrena este lunes 18 de octubre a las 11 p.m. a través de Latina Televisión y tendrá 10 episodios. La serie dirigida por Jorge Carmona ha sido grabada en las locaciones más emblemáticas del Callao.
  • Tras su emisión por Latina, podrás ver los episodios en .

VIDEO RECOMENDADO

¿Por qué El juego del Calamar llegó a 111 millones de usuarios en Netflix? - LPD
“El juego del calamar” se ha convertido en la serie más vista de Netflix, superando a "La casa de papel" y "Bridgerton". Esta serie surcoreana llegó a los 111 millones de visualizaciones en el mundo. Esta ficción de nueve capítulos, muestra a varios concursantes con problemas de dinero participan en juegos infantiles con riesgos mortales

TE PUEDE INTERESAR