Juan Luis  Del Campo

Uno de los dramas policiacos más conocidos del mundo regresa después de un descanso de doce años. La legendaria serie “”, producida por Dick Wolf y originaria de un sinnúmero de ‘spin-off’, retorna con su temporada 21 este 4 de octubre en el canal Universal TV.

Es un retorno que resultará familiar a los aficionados del show, contando con veteranos actores como Sam Waterston y Anthony Anderson en sus ya conocidos papeles como el fiscal de distrito Jack McCoy y el detective Kevin Bernardo. A ellos se le unirán nuevas caras como Camryn Manheim, Odelya Halevi, Hugh Dancy y Jeffrey Donovan, quienes servirán para renovar la cara de la serie que tendrá como ‘showrunner’ al veterano de la franquicia Rick Eid.

A propósito de la inminente llegada de la nueva temporada de “La ley y el orden” a Latinoamérica, El Comercio tuvo oportunidad de conversar con uno de sus protagonistas, Sam Waterston, quien nos habló no solo de cómo fue regresar al programa tras una década, sino también su rol como ambientalista y el impacto que causó en este un entrañable personaje peruano, el zorro Run Run.

-¿Cómo se sintió regresar a “La ley y el orden” después de una década?

No sabía cómo me iba a sentir, pero la verdad es que fue absolutamente encantador. Fue extraño volver a estos escenarios recreados en un barrio diferente de Manhattan, pero que eran exactamente iguales a los que habíamos dejado doce años antes. Mucha de la experiencia fue estupendamente familiar. Mi personaje era familiar y también lo era la calidad de la escritura y los intereses del programa.

- ¿El tiempo que estuviste alejado del programa cambió la manera en que ves a “La ley y el orden”?

No puedo dejar de estar asombrado por la durabilidad y la dimensión de la franquicia. Este tipo de franquicias son algo frecuentes hoy en día, pero cuando “La ley y el orden” comenzó eran algo inaudito. Cuando la miras ahora, ves una institución, pero cuando comencé era una pequeña producción que intentaba salir adelante. Así que sí, es una perspectiva diferente.

- Aunque “La ley y el orden” es una serie eminentemente estadounidense es bastante popular en todo el mundo. ¿Por qué cree que tiene un atractivo tan universal?

Bueno, las cuestiones centrales que se plantean episodio tras episodio son qué es lo justo y qué es lo correcto y estos temas siempre son interesantes. Y luego, la estructura del programa es maravillosamente sólida y satisfactoria, al estar dividida en dos partes: la captura del criminal y el que se haga justicia en la corte. Además, las historias nunca se acaban porque están inspiradas en hechos actuales, los cuales están llenos de sorpresas, así que funciona.

De izquierda a derecha Odelya Halevi como la ADA Samantha Maroun, Hugh Dancy como el ADA Nolan Price y Sam Waterston como el fiscal de distrito Jack McCoy (Foto: Eric Liebowitz)
De izquierda a derecha Odelya Halevi como la ADA Samantha Maroun, Hugh Dancy como el ADA Nolan Price y Sam Waterston como el fiscal de distrito Jack McCoy (Foto: Eric Liebowitz)
/ NBC

- Iba a preguntar sobre eso. ¿Hay algún caso actual que le gustaría que se incluyera en el programa?

No tengo los titulares del New York Times delante de mí, pero si los tuviera te los leería.

- Al margen de su trabajo como actor, usted también es conocido por defender el medio ambiente. ¿Qué te llevó a tomar la causa?

Como no podemos vivir en el océano, tendemos a olvidar que el 70% de la superficie de la Tierra es agua y que el oxígeno que respiramos y el agua que riega nuestros campos viene del océano, al cual hemos estado abusando durante mucho, mucho tiempo.

Cuando yo era un niño la gente, incluso los científicos, pensaban que los océanos eran un recurso inagotable. Pues bien, las últimas décadas han demostrado que eso es completamente falso, pero una cosa que sí es cierta es que los océanos responden dramáticamente a un buen tratamiento, y tú me hablas desde Perú, donde hay una de las industrias pesqueras más productivas del mundo.

-Justamente usted está en la junta directiva de la ONG Oceana, la cual tiene una presencia fuerte en el Perú. Nos puede hablar sobre la misión de esta organización.

Ellos lo resumen diciendo “salva los océanos, alimenta el mundo” y esa es la idea. Así que Oceana tiene una doble misión: la protección y restauración de la salud de los océanos, así como el sustento y bienestar de las personas que dependen de él. Esto último nos incluye a todos, aunque no comamos pescados.

Y es realmente emocionante hablar con alguien de Perú, porque ese trabajo lo está haciendo Oceana en tu país ahora, la labor que hay que hacer hoy para que haya comida para miles de millones de personas para siempre. Podemos hacerlo y si tratamos bien a los océanos, estos nos tratarán bien por el resto de los tiempos.

- ¿Qué proyectos realiza Oceana en nuestro país?

¿Estás familiarizado con el zorro Run Run? Oceana había estado intentando llamar atención a la pesca ilegal y lo que estaba haciendo esta contra la diversidad del océano e incidentalmente ahora presentado al Congreso del Perú sobre este tema gracias a un zorro que fue traficado ilegalmente en el Perú. Eso es un triunfo para tu país y para el mundo.

Foto del zorro Run Run, animal que trajo la atención sobre la trata ilegal de animales en el Perú. (Foto: Britanie Arroyo/ @photo.gec)
Foto del zorro Run Run, animal que trajo la atención sobre la trata ilegal de animales en el Perú. (Foto: Britanie Arroyo/ @photo.gec)

-¿Cómo uno puede involucrarse en la protección del medio ambiente?

Directamente participando en situaciones como lo que la historia de Run Run hizo posible en Perú, apoyando y haciendo saber a tus políticos que tú también piensas así. Y lo que hablábamos al inicio, que sean conscientes sobre qué son los océanos para nosotros, apoyen a Oceana y a otras organizaciones que están haciendo ese trabajo y no toleren el plástico de un solo uso, porque acaban en el mar. Pero sabes qué, yo diría que la clave de todo esto es el trabajo en equipo. Júntate con otros para lograr un cambio.

La ficha
"La ley y el orden" - Temporada 21

Canal: Universal TV (DirecTV y Claro TV)

Horario: 9:50 p.m.

Duración: 50 minutos

Clasificación: PG-13

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más