De izquierda a derecha, Josh O'Connor y Emma Corrin caracterizados como los príncipes Carlos y Diana en "The Crown", respectivamente. Foto: Netflix.
De izquierda a derecha, Josh O'Connor y Emma Corrin caracterizados como los príncipes Carlos y Diana en "The Crown", respectivamente. Foto: Netflix.
Redacción EC

Aunque la cuarta temporada de “” omite algunos detalles de la historia del príncipe Carlos (Josh O’Connor) y Lady Diana (Emma Corrin), como su majestuosa boda de 1981, sí deja en evidencia varios desplantes y malos tratos que sufrió la princesa de Gales de parte del heredero al trono británico.

LEE TAMBIÉN: “The Crown”: la amada Diana y el odiado Carlos, una mirada a la pareja según sus actores

El hijo de la reina Isabel II conoció a Diana Spencer gracias a su hermana Lady Sarah y a pesar de recibir la venia de la familia real, el futuro monarca solo tenía ojos para Camila Parker Bowles, un amor imposible al que no estaba dispuesto a renunciar.

Por su puesto, ese fue uno de los principales problemas de su matrimonio, que terminó oficialmente en 1996 pero comenzó a desmoronarse a finales de la década de 1980. Para 1992, Carlos y Diana ya estaban separados.

De acuerdo con la serie de , creada y escrita por Peter Morgan, estos fueron los peores momentos que el príncipe Carlos le hizo pasar a Lady Diana:

Primer desplante público

Incluso antes de la boda, el futuro monarca de Gran Bretaña mostraba poco interés en su prometida, 12 años menor que él. Después de que el Palacio de Buckingham anunciara el compromiso real, el 24 de febrero de 1981, la pareja dio su primera rueda de prensa.

Todo parecía marchar bien y para el mundo entero se trataba de un cuento de hadas, pero cuando un periodista les preguntó si estaban muy enamorados, Lady Diana dijo sin dudar que “por supuesto”, pero Carlos simplemente añadió: “Lo que sea que eso signifique”.

Así se retrató la primera rueda de prensa de la pareja real en "The Crown" (Foto: Netflix)
Así se retrató la primera rueda de prensa de la pareja real en "The Crown" (Foto: Netflix)
LEE TAMBIÉN: “The Crown” convierte a sus héroes en villanos en una excelente temporada 4 | RESEÑA

La pulsera de la discordia

En el tercer episodio de la cuarta temporada de “”, mientras los regalos de boda empiezan a llegar al palacio de Buckingham, Lady Di encuentra un ramo de flores con una tarjeta que decía: “para Gladys, de Fred”. Aunque dichos nombres no significaban nada para Diana, un almuerzo con Camila Parker Bowles le aclara el panorama. La “amiga especial” del príncipe le revela que esos eran los apodos cariñosos que utilizaban entre ellos.

Todo empeora cuando la joven entra al despacho del secretario personal del príncipe, Michael Colborne, y se encuentra en su escritorio el boceto de una pulsera con las iniciales G y F. Obviamente, ata cabos y comprende todo.

Su prometido le explica que ‘la pulsera de la discordia’ no era más que un obsequio de despedida, pero eso no deja de atormentar a Lady Diana. Eso sumado a la presión por la boda desencadena varios episodios de bulimia en la joven princesa.

'Gladys' y 'Fred' eran los apodos cariñosos que utilizaban el príncipe Carlos y Camilla (Foto: Netflix)
'Gladys' y 'Fred' eran los apodos cariñosos que utilizaban el príncipe Carlos y Camilla (Foto: Netflix)

La gira por Australia

Los problemas empiezan cuando la princesa de Gales se niega a dejar a su pequeño hijo cuando se encuentran de gira por Australia. A pesar de que tienen un momento de paz y armonía, esto termina cuando Diana le ‘roba’ protagonismo al príncipe Carlos.

Debido al innegable carisma de Lady Di y su cercanía con el pueblo, era inevitable que todos la amaran; mientras que el Carlos de la serie siente celos. “Gracias a ti se ríen en mi cara”, le grita el príncipe en la serie de

En una gira por Australia, el príncipe Carlos queda en segundo plano por la presencia de Diana (Foto: Netflix)
En una gira por Australia, el príncipe Carlos queda en segundo plano por la presencia de Diana (Foto: Netflix)

El regalo de cumpleaños

En el noveno episodio de la cuarta temporada de “”, la princesa Diana baila en público la canción “Uptown Girl” de Billy Joel en un intento de complacer a su esposo, pero consigue todo lo contrario. Antes de ir a buscar a Camila, él le dice: “Esa exhibición grotesca y mortificante no tenía que ver conmigo ni con mi felicidad”.

Después de hablar con la reina Isabel II y acordar intentar salvar su matrimonio, Diana le entrega un video de ella bailando solo para él como regalo de aniversario y, aunque lo ve y finge alegría, luego se burla junto a su hermana, la princesa Ana.

Cualquier intento de Diana Spencer de hacer feliz a Carlos de Gales tenía el efecto contrario (Fotos: Netflix)
Cualquier intento de Diana Spencer de hacer feliz a Carlos de Gales tenía el efecto contrario (Fotos: Netflix)

Camila Parker Bowles

A pesar de lo acordado, el príncipe Carlos no tiene intenciones de reconstruir su matrimonio; solo espera que su esposa vuelva a faltar a sus votos matrimoniales y tener el pretexto perfecto para divorciarse. Incluso le pone espías.

Pero al ver la popularidad de Diana, Camila le pide a Carlos que no se separe de su esposa porque no quiere que la ataquen por ser la amante del príncipe. Al ver la angustia de su amada, el hijo de la reina Isabel II arremete contra su esposa y le grita: “Mañana, tarde y noche, siempre me importa, le hiciste daño y si le haces daño me dañas a mí. Camilla es a quien quiero. Mi lealtad se la debo a ella. Ella es mi prioridad”.

Dato

Puedes ver todos los episodios de “the Crown” en Netflix.

En "The Crown", Carlos nunca mostró un poco de amor por Lady Diana (Foto: Netflix)
En "The Crown", Carlos nunca mostró un poco de amor por Lady Diana (Foto: Netflix)

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Lee también