Poco ortodoxa está basada en la historia real de una joven que huye de una estricta comunidad judía en pleno siglo XXI (Foto: Netflix)
Poco ortodoxa está basada en la historia real de una joven que huye de una estricta comunidad judía en pleno siglo XXI (Foto: Netflix)
Patricia Castañeda Alva

El distanciamiento social obligatorio nos ha generado diferentes emociones. Una de ellas es valorar más nuestra libertad y actos tan simples como caminar en las orillas del mar o en un parque. La miniserie “Poco ortodoxa” de Netflix juega con estas emociones, pues vemos a una protagonista que se libera de sus miedos y vive primeras experiencias, valorando así cada visita al mar, cada paso de libertad.

“Poco ortodoxa” está basada en una historia real de Deborah Feldman, quien escribió un libro con sus memorias llamado “Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots”, y se centra en la vida de una joven mujer, de espíritu libre, que creció bajo una religión bastante conservadora, en la que le obligan a vestir, pensar y hacer cosas que ella no siente sean las correctas. Feldman era miembro de la secta Satmar, que tiene como religión y forma de vivir al judaísmo jasídico. Al verse atrapada en una educación represiva y un matrimonio con un hombre que no conocía, decidió escapar.

La ficción de Netflix, de casi cuatro horas divididos en cuatro brillantes episodios, narra la vida de Esther Shapiro (Shira Haas), una joven judía que vive en la comunidad judía ultraortodoxa jasídica del barrio de Williamsburg, en Nueva York (Estados Unidos).

La actriz Shira Haas en la serie "Poco ortodoxa". (Foto: Netflix)
La actriz Shira Haas en la serie "Poco ortodoxa". (Foto: Netflix)

Esther desde muy niña siempre se sintió diferente. Incluso antes de su matrimonio arreglado, cuando conoce a su esposo, le dice que ella no es ‘normal’, como una advertencia o invitación a que se pueda ir si en caso le da miedo tener de esposa a alguien como ella.

En su comunidad está prohibido hablar o leer en inglés, tampoco pueden tener a una educación laica ni utilizar la tecnología, viven como cuando llegaron a Estados Unidos escapando de Ucrania en la Segunda Guerra Mundial. Hablan solo yidis y son muy respetuosos con sus costumbres ultraortodoxas, pues creen que el holocausto fue un castigo de Dios por la asimilación y el sionismo.

La joven Esther pensó que casándose tendría la felicidad que tanto quiso de niña, pues su madre la abandonó de pequeña para irse a vivir a Alemania, también huyendo de esta religión y de sus costumbres.

Esther llegando a Alemania. (Foto: Netflix)
Esther llegando a Alemania. (Foto: Netflix)

La joven Esther de solo 18 años contrae matrimonio con Yanky Shapiro (Amit Rahav), un joven con el que no logra involucrarse del todo. Yanky es un buen hombre, sin embargo, sigue al pie de la letra las normas y mandatos de su comunidad, y estas causan daño al espíritu de Esther. Y una enorme pelea entre ellos es la detonante para que la joven judía viaje al otro lado del mundo en busca de su libertad.

En la comunidad ultraortodoxa de Williamsburg, las mujeres son educadas para el matrimonio y la familia. No pueden ir a la universidad, solo les enseñan cómo complacer a sus maridos, en todos los aspectos, sobre todo en la cocina y en el sexo. Para ellos es importante que cada hijo engendrado venga de una relación sexual complaciente, y si no logran tener un hijo por incompatibilidad pueden pedir la anulación del matrimonio o un divorcio.

"Poco ortodoxa" se encuentra disponible en Netflix.
"Poco ortodoxa" se encuentra disponible en Netflix.

Esta ficción muestra cómo viven comunidades ultra conservadoras, pero no para juzgarlas sino para entender sus realidades, y saber qué existen personas que viven felices ahí, pues esa es la única forma que conocen de vivir y que se han adaptado bastante bien a ser diferentes. Sin embargo, también hay otro grupo dentro de estas comunidades, uno minoritario en el que se encuentra Esther y todas las personas que han decidido ‘escapar’ de esas tradiciones. Muestra una mirada más completa y menos sentenciadora sobre otras religiones poco conocidas en Latinoámerica.

El personaje de Esther está muy bien interpretado por Shira Haas, el televidente logra ponerse en sus zapatos; y la libertad de Esty, la siente como suya. Esta joven se aleja de sus tradiciones pero no porque no quiera a su familia ni a su religión, las respeta y las tiene bien interiorizadas, sin embargo, cree que aunque puede estar decepcionando a Dios, debe encontrar su propia dirección para poder ser feliz.

Cuando deja a su esposo y a su familia en Brooklyn para obtener su independencia en Berlín, descubre también que la música es su gran pasión y hará todo lo que pueda para encontrar un espacio en un conservatorio en esa ciudad. Pero no será sencillo, tendrá decepciones fuertes y quizás se cuestionará si lo que hizo fue realmente lo correcto.

Al radicar en la capital de Alemania encontrará jóvenes de diferentes religiones y culturas; y aprenderá a vivir como una mujer de su edad. Descubrirá sensaciones nuevas, tocará la libertad que tanto soñó, y nosotros también la sentiremos nuestra.

TE PUEDE INTERESAR:


TAGS RELACIONADOS