Katherine Ortega

Álvaro Pérez Moral tenía 23 años cuando ingresó a “”, programa de competencia que llegó a su fin en el 2018 luego de estar ocho años al aire en ATV. Formó parte del reality durante dos temporadas y este corto tiempo bastó para que se gane el cariño de los seguidores del equipo rojo; sin embargo, sus aspiraciones por forjarse un futuro mejor hicieron que abandone el mundo del espectáculo para ingresar de lleno al periodismo.

Este medio conversó con el exchico reality que hoy trabaja como reportero de Panamericana Televisión. Si bien ha pertenecido a equipos de prensa de otros medios como ATV y RPP, Álvaro nos cuenta que su ingreso a esta profesión no ha sido nada fácil, pues ha tenido que luchar contra el estigma de haber sido un chico reality.

Este joven comunicador, que trabajó haciendo delivery y en muchos otros oficios más, asegura que no la tuvo nada fácil tras alejarse de “Combate”, incluso nos reveló que tuvo que lidiar con el rechazo de sus propios colegas cuando empezó a escalar como periodista.

—Cuéntanos cómo llegas a “Combate”

Desde niño hice spots publicitarios e incluso hice un comercial que salía en “Combate”. Empecé a hacer prácticas en el programa “A todo o nada” con Renzo Schuller; entonces los productores ya me habían puesto el ojo. En realidad, yo no tuve que hacer cásting porque ya me conocían. Estuve dos temporadas y la pasé muy bien, fue súper divertido.

—Muchos piensan que ser un chico reality es fácil ¿tú qué opinas?

Es todo lo contrario. A mí muchas personas me decían: ‘Tú la has tenido más fácil porque has sido chico reality, has estado en Combate y ya te conocen’, pero en realidad yo la he tenido mucho más difícil.

Álvaro Pérez (Foto: @perez_moral)
Álvaro Pérez (Foto: @perez_moral)

—¿En qué momento dijiste “esto no es lo mío”?

Cuando me quisieron hacer pelear con Mario Irivarren y la verdad que el chico siempre ha sido muy educado conmigo. Entonces a mí me frustraba porque yo sentía que los productores tenían una fijación por hacerme pelear con él. Yo no quería discutir con alguien para cobrar notoriedad.

—¿Cómo diste el ‘salto’ a reportero de noticias?

Ha sido muy difícil porque he tenido que luchar contra muchas cosas. Para estar detrás de un medio de comunicación ha habido todo un proceso. A mí, nadie me ha regalado absolutamente nada. Yo iba mis entrevistas rogando que no me reconozcan porque muchos son prejuiciosos y dicen “si es un chico reality es un chico ‘hueco’”.

—¿Qué tan complicado resultó llegar al mundo del periodismo?

Fue muy difícil. En ese tiempo, a mí todavía me llamaban para hacer spots publicitarios, pero yo ya quería dejar de ser conocido como un chico reality. Lo que muchos no saben es que yo me metí a trabajar en una aseguradora para pagar mis estudios. Cuando empecé a buscar puestos de trabajo fue en la agencia de noticias “La Factoría” de Carlos Cornejo, pero como ya no me daba el tiempo para estudiar, practicar y trabajar, empecé a repartir pollos a la brasa y había gente mala en verdad.

—¿Sentiste en algún momento el rechazo de otros periodistas?

Cuando fui escalando, poco a poco los mismos colegas se preguntaban: “¿Él que hace acá si él es un chico reality?” Para mí ha sido mucho más difícil, porque yo tenido que luchar por esta carrera y aparte con el prejuicio de las personas y también de los colegas.

—¿Sufriste bullying por parte de ellos?

Sí, me hicieron bullying. Un ejemplo fue cuando yo empecé a trabajar en Sol TV, un medio regional trujillano. Me pusieron como corresponsal del Congreso de la República y cuando me tocaba preguntar al entrevistado, los colegas me dejaban solo y se iban. La pasé mal.

—¿Te molesta que te recuerden por tu pasado como chico reality ahora que eres periodista?

No me molesta, porque la gente me recuerda con cariño. Yo nunca estuve metido en escándalos ni en ninguna pelea. Mucha gente me dice que bonito que te hayas superado.

—¿Mantienes comunicación con alguno de tus compañeros de Combate?

Con Fabio Agostini y ‘Zumba’. Siempre me trataron muy bien y fueron muy amables conmigo. Cuando me los encontré en la calle me han felicitado y me ha dicho que tomé la mejor decisión.

Álvaro Pérez junto a Fabio Agostini (izquierda) y Renzo Schuller (derecha) (Foto: @perez_moral)
Álvaro Pérez junto a Fabio Agostini (izquierda) y Renzo Schuller (derecha) (Foto: @perez_moral)

—¿En el programa llegaste a tener un romance con alguna de tus compañeras?

Sí he salido con chicas del medio, pero siempre he sido reservado en ese aspecto. Yo sabía que, si me hacía más mediático, me iban a tomar menos en cuenta para ser reportero. Yo no quería quedarme en el mundo del espectáculo, quería ser un hombre de prensa.

—¿Te recomendaron ‘armar’ un romance para tener permanencia?

Sí. A mí me quisieron armar un romance con Macarena Vélez. Me hacían regalarle cosas o decirle palabras de amor, pero todo era armado. Hacen novelas.

—También eres un artista plástico, cuéntanos más de eso

Yo pinté hasta los 15 años, dejé de hacerlo no sé por qué, pero en la pandemia lo retomé. En la mañana soy reportero y en la tarde soy artista plástico. Me dedico pintar y vender mis cuadros.

Álvaro Pérez nos muestra su otra faceta como artista plástico. (Foto: @perez_moral)
Álvaro Pérez nos muestra su otra faceta como artista plástico. (Foto: @perez_moral)

—¿Qué opinas sobre la nueva generación de chicos reality?

Que es lo mismo de hace 10 años. Debe ser muy bonito porque cobras plata y en ese aspecto es muy simpático, pero la plata no lo es todo. Tener 35 o 40 años y seguir haciendo esos juegos, lo respeto, pero no es que lo admire.

—¿Qué les dirías a todas esas personas que creen que los chicos reality solo son ‘arma vasitos’?

Que no deben generalizar a todas las personas. En todo caso, si van a juzgar, que juzguen a cada uno por su pasado y por su presente. No tiene nada de malo haber sido un chico reality, pero si es una persona que se está superando y está dando la talla, entonces quédate callado y aplaude.

—¿Crees que a estas alturas ya te has ganado un nombre propio en el periodismo?

Después de 5 años, con todas mis trasmisiones y enlaces en vivo, yo ya callé muchas bocas, y siento que ya me gané un respeto entre los colegas. Siento que la gente me reconoce como reportero y un reportero serio que nunca ha estado en escándalos.

—Cuál es tu siguiente proyecto

Quiero abrirme pasó en las plataformas digitales. Me gustaría combinar la profesión del periodismo con ser youtuber.