Bruno: Grabar un programa es divertido pero siempre hay presión
José Miguel Silva

Dieciséis años después de la aparición de “Cinescape”, se siente orgulloso de que aquella propuesta televisiva haya evolucionado tanto, convirtiéndose una marca absolutamente identificable en todo el país, cuya presencia saltó de la pantalla chica a las redes sociales e inclusive al papel, con una agenda que –en su quinto año de edición—promete convertirse una vez más en la más comprada por los peruanos.

En esta entrevista con “El Comercio”, el conductor de América TV y Warner Channel repasa los inicios de su programa más querido, las perspectivas del cine peruano y, el surgimiento de plataformas como Netflix y confiesa qué actores peruanos de la actualidad le parecen más talentosos.

Más allá del ráting, ¿cómo mides la evolución de “Cinescape” a lo largo de los años?

“Cinescape” es casi un producto orgánico, ha ido mutando, creciendo y desarrollándose como algo natural. Si ves el primer programa del año 2000, no tiene nada que ver con lo que hacemos ahora. En logística se ha crecido muchísimo. El estudio ha mejorado en calidad visual. Estamos capacitados para producir en 4K. Cuando empezamos éramos cuatro personas y ahora somos casi 20. Y nos hemos ido adaptando a los tiempos. Cuando salimos al aire no había redes sociales y hoy están completamente involucradas a lo que hacemos. También nos hemos diversificado: hablamos de Netflix, teatro, mostramos destinos turísticos y tenemos más invitados en el set que antes.

¿Cuán importante es tener detrás el respaldo de un canal  como América Televisión?

Importantísimo. La ventaja que nos da América es una logística enorme. Además, el canal tiene el criterio suficiente para tener en su parrilla programas como “El gran show”, “Esto es guerra” o “Al fondo hay sitio” –que son producciones caras y gigantes—pero a la vez espacios más simples y pequeños en cuanto a alcance, porque no estamos en horario estelar, como “Dr. Vet” o “Cinescape”, y aun así no tenemos esa presión de hacer 500 puntos de ráting.

¿Cómo ves las perspectivas del cine peruano a futuro?

Creo que bien. Estamos en una buena corrida de año. A la mayoría de películas (peruanas) les ha ido bien. El próximo año vienen proyectos interesantes. Creo que ya se va a empezar a diversificar el tema con distintos géneros, dándoles oportunidad a nuevos directores y actores. Y me parece importante traer figuras de afuera, como pasó con Javier Cámara en “Siete semillas”. Hay que abrir las redes y hacer colaboraciones.

¿Recuerdas alguna película que te haya generado mucho interés y tras verla no hayas colmado tus expectativas?

Hace algunos años se estrenó “La profesora de piano”. Cinco estrellas le dieron en “El Comercio”. Todos los críticos se desvivieron en elogios. Pero al salir, y no solamente yo sino la sala entera del cine, cuando se prendieron las luces, como que dijimos… ‘¿en verdad tanto por esto?’ Quizás tendría que darle una nueva oportunidad, ahora que soy más adulto, y ver por dónde va la película. A veces suele pasar esto.

Claro, ocurre a veces que los especialistas critican duramente a una película pero esta tiene un gran éxito en taquilla y viceversa. ¿Por qué este desencuentro?

Es común que haya este divorcio entre la crítica y la taquilla. No es recurrente, a veces coinciden, pero casi siempre es como dices. Pero al final el arte es y será siempre subjetiva. Por eso decidimos desde el inicio de “Cinescape” que no haríamos crítica. Y no porque no estemos capacitados para hacerla, sino porque creo que el público sabe lo que quiere ver. Por ejemplo, mi papá es fan de Rambo y así “El Comercio” trapee el piso con él, irá a ver todas sus películas. A mí me puede encantar el sillón donde estoy sentado y a ti te puede parecer ‘el sillón de la abuela’.

¿Con cuánto tiempo de anticipación planeas tu agenda de viajes fuera del país?

Tenemos un calendario preliminar. Hay cosas que ya están, como por ejemplo el Comic-Con o el Oscar. Lo que no sabemos son las entrevistas o eventos que van apareciendo en el medio. Yo puedo saber que el próximo año estrena “La mujer maravilla” pero no cuándo serán las entrevistas o los eventos relacionados. Eso aparece diez o quince días antes y se van llenando los espacios. A veces ocurre que estoy 20 días en Lima sin hacer nada y de pronto la última semana aparecen 10 cosas y todo se cruza.

¿Sería imposible manejar todo lo que implica “Cinescape” sin el apoyo de tu familia?

Sin mi familia y sin el equipo en general. Porque somos un equipo enorme y muy dedicado. Después de tantos años esta es una maquinaria que funciona. Oscar Kohata y Aldo Pinasco, que son los dos productores, saben cómo manejar la dinámica del programa. A veces hay secuencias que aparecen en un instante, pero otras que surgen en una reunión de mesa llena.

¿Perdiste ya totalmente el miedo a las cámaras?

No. Siempre hay nervios. Grabar un programa es muy divertido pero de mi lado hay mucha presión por hacer las cosas bien y poder divertir. Uno de los retos es que yo no trabajo con libreto, por lo que no sé necesariamente lo que voy a decir o cómo debo decirlo. Mi objetivo es ser divertido, ingenioso y ocurrente casi en el momento. A veces me sale y a veces no.

¿Es muy diferente la preparación cuando debes trabajar para Warner Channel?

Warner es una empresa muy grande, pertenece a Turner, que a su vez pertenece a Time Warner. Y es gracioso porque tengo gente que trabaja conmigo desde Atlanta, otros en Argentina, algunos vienen de México o de Miami. Entonces, tengo direcciones por todos lados, pero es estimulante trabajar con otros equipos porque tienen otras mentalidades e ideas. Toda decisión se estudia 500 veces. Son muy meticulosos con temas de producción. Si bien al comienzo me daban los libretos, ahora me dejan fluir más. Básicamente hay que evitar los peruanismos. Me piden ser muy neutral para que se entienda en toda Latinoamérica.

La televisión abierta hoy no hace el mismo ráting que hace 10 años y han surgido, además del cable, plataformas como Netflix. ¿Cómo vislumbras el futuro de estos productos?

Creo que al comienzo (Netflix) se veía como una amenaza: ‘¿qué va a pasar con la televisión tradicional o el cine?’ Pero a estas alturas ya se puede hablar de una convivencia. Hay público y momentos para todo. A veces quieres ir al cine, comer cancha en una sala enorme y matarte de risa o de miedo, pero en otros momentos quieres estar ‘chorreado’ en tu sofá. Y, bueno, la televisión abierta ha demostrado su poderío últimamente, tanto en Estados Unidos como en Perú, hay esta cosa masiva de poder llegar a mucha gente que no necesariamente está pendiente de las plataformas digitales.

¿Qué serie de Netflix te ha enganchado últimamente?

Lo último que vi fue “Stranger Things” y me encantó. Ahora miro “The Crown” y me parece un deleite por donde se le vea. Es un lujo que da ganas de que en Perú se puedan hacer producciones de época con esa calidad.

¿Le prestas mucha atención a las redes sociales?

Sí. Antes era más tuitero, pero ahora me encanta Instagram. Y en Facebook, estoy metido en el Fanpage de “Cinescape”. Me gusta el ‘feedback, que la gente me diga lo que le gusta y lo que no le gusta del programa.

A los 42 años, Bruno Pinasco conserva la frescura y los reflejos de sus inicios en la televisión. (Foto: USI)

A los 42 años, Bruno Pinasco conserva la frescura y los reflejos de sus inicios en la TV.

PIN PONG

¿La mejor actriz peruana en la actualidad?

Norma Martínez y Sofía Rocha me parecen brillantes.

¿El mejor actor peruano en la actualidad?

Salvador del Solar. Tiene esa habilidad de adaptarse al cine o televisión. Es como tener a dos seres distintos.

¿El director peruano con mayor proyección?

Javier Fuentes León tiene una onda genial, para explotar totalmente. Lo que hizo en “El elefante desaparecido” y “Contracorriente” me gustó mucho. Ricardo Maldonado, además de ser capo, es un director rápido, que sabe resolver. Tiene un manejo de cámara impecable. Y eso es importante porque hemos visto propuestas de cine que funcionan como historia o comedias pero que audiovisualmente no aportan mucho. Y también espero que Aldo Salvini regrese pronto al cine con una gran propuesta. Trabaja rápido y tiene esta cosa de “proponer”. Nunca te hará un plano contra plano, sino que buscará incorporar algo distinto.

¿Cuál es la película peruana que siempre vuelves a ver o que has visto más veces?

“Tinta roja” fue una de las que más me gustó. Fue un trabajo redondo, además me parece interesante mostrarle a la gente el periodismo desde otro punto de vista. “Pantaleón y las visitadoras” también me parece muy graciosa y bien hecha, además de la locación espectacular. Y también “Días de Santiago” me parece muy buena.

-SOBRE LA AGENDA CINESCAPE
La agenda “Cinescape” 2017 ha sido editada por Planeta, cuesta 39 soles y está a la venta en las principales librerías de Lima, Cineplanet y también en supermercados.

TAGS RELACIONADOS