Pikachu del anime y saga de videojuegos  "Pokémon". Eventos como este han sido prohibidos en Japón a causa del coronavirus. (Foto: AP)
Pikachu del anime y saga de videojuegos "Pokémon". Eventos como este han sido prohibidos en Japón a causa del coronavirus. (Foto: AP)
Juan Luis  Del Campo

Continúa la expansión del alrededor del globo y no se ha salvado de la pandemia causada por el Covid-19. Con su primer caso registrado el 14 de enero, las cifras en el país del sol naciente han aumentado a lo largo de las semanas para alcanzar - a la hora que se escribe esta nota- un total de 923 infectados y 32 fallecidos, posicionándose entre los 20 países más golpeados por el virus.

Al igual que en otros países del mundo, la epidemia también ha afectado los rubros de entretenimiento, y si bien Japón tiene una amplia industria en la que destacan videojuegos, programas de televisión, películas y parques de atracciones, quizá sus exportaciones culturales más conocidas sean el anime (animación) y mangas (historietas). Estas conforman parte importante de la economía nipona, con la industria del anime valorizada en alrededor de US$19 mil 900 millones en 2018, . Mientras tanto, la industria del manga facturó alrededor de US$3 mil 960 millones ese mismo año, de acuerdo a un reporte publicado por la Asociación de Editores y Editoriales de Libros y Revistas de Japón.

RETRASOS Y POSTERGACIONES

Pero a diferencia de otras partes del mundo, donde el coronavirus ha paralizado completamente los sectores de entretenimiento, Japón parece haber salido menos afectado por la enfermedad, aunque sí se han registrado postergaciones en la publicación de episodios de animes como “A Certain Scientific Railgun T”, “Infinite Dendogram”, “Asteroid in Love”, entre otros.

Según , el impacto varía del estudio a estudio y dependiendo que tan posible es que los trabajadores hagan su labor desde su casa y la necesidad de recurrir al ‘teletrabajo’, modalidad que puede implicar una serie de complicaciones y retrasos.

Los más afectados han sido los estudios que dependen de empresas en países más afectados por el coronavirus para realizar parte del trabajo de la animación. Ese fue el caso del estudio White Fox, que tuvo que aplazar el esperado estreno de la segunda temporada de “Re:Zero” de abril a julio de este año, , particularmente en China, como la causa de la demora. La misma suerte corrió “Maou Gakuin no Futekigousha” (“La academia del rey de los demonios”), que pasó de ser estrenada en abril a julio.

La esperada segunda temporada de "Re:Zero" iba a emitirse en abril, pero ahora saldrá al aire en julio. (Foto: White Fox)
La esperada segunda temporada de "Re:Zero" iba a emitirse en abril, pero ahora saldrá al aire en julio. (Foto: White Fox)

Si bien en el aspecto de la producción, el coronavirus no parece haber tenido efectos mayores, en su artículo Minto advierte que podría haber un efecto en cadena si la enfermedad se agrava: “La industria del anime es una compleja telaraña de estudios que se contratan entre ellos para producción suplementaria de sus shows. Un artista enfermo o un proyecto atrasándose puede echar hacia atrás el calendario”.

La industria de localización se ha visto afectada también por las cuarentenas impuestas alrededor del mundo. Recientemente Funanimation, encargada de doblar series al inglés, indicó que una decena de series, entre las que se cuenta la popular "My Hero Academia", se retrasarán en EE.UU., aunque las versiones subtituladas sí saldrán de acuerdo a lo programado.

(NO TE) ANIMES A SALIR

Si bien los aspectos de realización del anime parecen no haber sido completamente paralizados por el Covid-19, otra es la historia con el estreno de películas y las convenciones relacionadas al género.

En febrero de este año se anunció que la película “Eiga Doraemon: Nobita no Shin Kyoryū” (“Doraemon la película: El nuevo dinosaurio de Nobita”) tendría su estreno pospuesto del 6 de marzo al 7 de agosto. Otra película de la misma franquicia programada para estrenarse este mismo año se ha postergado indefinidamente.

Estreno de la película "Eiga Doraemon: Nobita no Shin Kyoryū" ("Doraemon la película: El nuevo dinosaurio de Nobita")  fue postergado hasta agosto debido al coronavirus. (Foto: Difusión)
Estreno de la película "Eiga Doraemon: Nobita no Shin Kyoryū" ("Doraemon la película: El nuevo dinosaurio de Nobita") fue postergado hasta agosto debido al coronavirus. (Foto: Difusión)

Mientras tanto, los eventos más grandes para celebrar la animación japonesa también se han visto clausurados por las medidas del gobierno para evitar mayores contagios, limitando el número de personas que se pueden congregar en los lugares públicos. Es así que el Anime Japan 2020, la mayor conferencia de su rubro. La convención, que reunía a decenas de miles de fanáticos del anime, así como representantes de la industria, estaba programada para entre el 21 y el 24 de marzo. El evento no solo sirve para acercar a los fanáticos con el objeto de su interés, sino también para que los estudios ofrezcan sus programas a agentes interesados, por lo que es doblemente importante para su estabilidad económica.

La misma suerte sufrió el Nippombashi Street Festa de Osaka, un evento que cada años atrae a cientos de miles de ‘cosplayers’ (personas que se visten como sus personajes favoritos) de la ciudad japonesa. De nuevo, la clausura se debió al miedo de esparcir el coronavirus entre los asistentes.

En una clausura que ha golpeado directamente al espíritu de los fanáticos del anime, el Museo de Ghibli también anunció el cierre de sus puertas hasta el 28 de abril, una medida más radical que la tomada por parques de diversiones y otros lugares públicos para cerrar sus puertas temporalmente hasta mediados de marzo, clausura que se ha extendido ahora hasta mediados de abril.

AS BAJO LA MANGA

A diferencia de sus contrapartes animados, la industria de los mangas no parece haber sido muy afectada por la expansión del coronavirus en el país, en parte debido a que los mangakas (creadores de mangas) trabajan en grupos reducidos conformados por ellos y sus asistentes (cuyo número muchas veces depende del éxito del manga).

A finales de febrero el anuncio que el manga “One Piece” se tomaría un descanso causó especulaciones que su creador Eiichiro Oda había sido afectado con el coronavirus; rumores desmentidos por Weekly Shonen Jump. La publicación afirmó que si bien Oda cayó enfermo, esto no tenía nada que ver con la epidemia.

El manga "One Piece" tuvo un breve descanso mientras su creador, Eiichiro Oda, se recuperaba de una enfermedad. (Foto: Shonen Jump)
El manga "One Piece" tuvo un breve descanso mientras su creador, Eiichiro Oda, se recuperaba de una enfermedad. (Foto: Shonen Jump)

Si se puede ver un lado beneficioso para este periodo es que el interés por el entretenimiento se ha disparado mientras más países adoptaban estrategias de cuarentena. Esto ha sido aprovechado por las editoriales de manga, que han liberado gratuitamente para los ciudadanos japoneses a través de sus servicios digitales, incluyendo populares títulos como el antes mencionado “One Piece”, el anime deportivo “Haikyu!!”, así como los clásicos “Kekkaishi” y “Ranma ½”. Mientras tanto, servicios internacionales de streaming como Crunchyroll , permitiendo a más personas disfrutar de la animación japonesa alrededor del mundo. Parece que, a pesar del coronavirus, todavía tenemos anime para rato.

VIDEOS RECOMENDADOS

Pareja celebra boda desde su ventana en plena cuerentena en España

Pareja celebra boda desde su ventana en plena cuerentena en España

Pianista en cuarentena conmueve tocando canción del “Titanic” para su vecindario

Pianista en cuarentena conmueve tocando canción del “Titanic” para su vecindario

TE PUEDE INTERESAR


TAGS RELACIONADOS