Redacción EC

Una de las alternativas más asequibles para conocer Europa desde el Perú es vía España. Un país con atracciones que van más allá de las populares Madrid y Barcelona. Por eso, proponemos un paseo de fin de semana por Alicante, conocida como “la mejor tierra del mundo”.

Famosa por sus playas y su buen clima (de primavera eterna), la capital de la provincia del mismo nombre tiene mucho que ofrecer a sus visitantes. Y es que esta urbe del sudeste mediterráneo cuenta con mar, montañas, gastronomía y cultura para que la disfrutes a tu ritmo y sin renunciar a nada.

Día 1
El recorrido comienza en el antiguo vecindario de pescadores Raval Roig. Desayuna, en cualquier terraza con vista al mar, la típica horchata -una leche vegetal a base de chufas (tubérculos), agua, canela, limón y azúcar- con fartons -bollos dulces-. El combo cuesta entre US$2 y US$5.

Luego, sube al castillo de Santa Bárbara. Puedes hacerlo a pie, en carro (hay estacionamientos gratis) o en ascensor, desde la costa por US$3. Ubicado en la cima del monte Benacantil (166 m), es uno de los símbolos de la metrópoli y un recuerdo de las distintas civilizaciones que la habitaron, como los fenicios, griegos, romanos y árabes. Aunque el ingreso es libre, entrar a la sala de exposiciones vale hasta US$3, dependiendo de la muestra.

La bajada del castillo te llevará por el paseo de la antigua muralla al parque y mirador de la Ereta, que regala la panorámica más bella del municipio. Continúa el descenso entre las fachadas blancas, decoradas con coloridas flores, del barrio medieval de Santa Cruz, uno de los primeros en construirse dentro del área amurallada que protegía de los piratas. Finalmente, llegarás al balneario del Postiguet.

A la hora de almuerzo, prueba la paella de mariscos (desde US$15) en los pequeños restaurantes al pie de la playa. Otras opciones son el arroz con bogavante, un crustáceo similar a la langosta, o el caldero, un tipo de arroz elaborado con la pesca del día. Como postre, opta por los helados (US$3) de la Rambla de España, una de las calles más representativas de la ciudad, cuyos adoquines tricolor son un emblema. Acaba la jornada fotografiando la vía San Francisco o “de las Setas”, llamada así por la instalación de setas gigantes que la han convertido en un atractivo.

Si todavía tienes fuerzas, súmate al “tardeo”. Es un tour de bares que empieza tras el almuerzo en los exclusivos establecimientos de la calle Castaños y en los alrededores del Teatro Principal. Suele prolongarse hasta la noche y culmina con baile en los locales del Casco Antiguo.

Día 2
Descubre, a pie o en bicicleta, el Alicante cultural. Acude al Museo de Arte Contemporáneo (MACA) y a las exhibiciones de arte experimental del Centro Cultural Las Cigarreras, situado en la antigua fábrica de tabaco y otrora motor económico de la urbe. También dirígete a la imperdible concatedral de San Nicolás. Ninguna tiene costo.

Almuerza en el Mercado Central de Abastos y relájate entre los ficus centenarios del paseo de Canalejas o en los miradores de los senderos urbanos del monte Benacantil. Por último, admira el atardecer desde el puerto. Sin duda, el broche de oro para dos días entre el mar y la montaña.

Datos
​- La temperatura promedio anual es de 20°C.
- Degusta el vino de las comarcas del Vinalopó, situadas en la provincia de Alicante.
​- Descarga las apps oficiales, como iBeach, Alicante Info y Ciudad de Alicante para aprovechar al máximo tu estadía.

Guía del viajero

¿Cómo llegar?
Vuela de Lima a Madrid con LATAM, Avianca o Iberia desde US$800.
De Madrid a Alicante toma el tren rápido (AVE). Dura tres horas y cuesta desde US$120 ida y vuelta. Si partes de Barcelona, el Euromed te llevará desde US$120. Tardarás cinco horas. También puedes alquilar un auto en Blablabla Car o Amovens. Está a US$80 desde la capital y US$60 desde Barcelona.

¿Dónde alojarse?
Hotel Boutique Alicante Palacete S.XVIII Adults Only (desde US$150), Les Monges Palace (desde US$70) o La Milagrosa Bed & Breakfast (desde US$70).

TAGS RELACIONADOS