Redacción EC

Si pensaste que los selfies estaban pasando de moda, pues te equivocaste. Este hombre logró darle otro significado a la palabra y se tomó una foto en el tope de la estatua del en Brasil.

Lee Thompson es el jefe de una compañía de viajes llamada y en una de sus aventuras en Brasil decidió convencer al guía turístico, quien los llevaba por Río de Janeiro para conocer la famosa estatua, a que lo deje escalarla para tomarse el selfie que daría vuelta al mundo.

Esta famosa estatua está situada a 170 metros sobre el nivel del mar y mide ocho metros sin contar el pedestal, pero es no ahuyentó a este hombre, quien se demoró aproximadamente media hora en escalarla para luego situarse en la cabeza y tomarse más de una foto.

Thompson colgó las imágenes en su blog y dijo que sintió un poco de miedo al estar encima de la estatua pero que cuando levantó la mirada el paisaje de Río de Janeiro le quitó el aliento.

EL DATO

El Corcovado es un mirador muy visitado por los turistas porque se puede apreciar toda la ciudad de Río de Janeiro. En el año 2007 fue elegida como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno y en el 2014 su dedo mayor derecho sufrió un daño debido a que un rayo le cayó.