Agencia EFE

Agencia de noticias

Jorge Abian, un joven exdirectivo de Tinder y Uber ha encontrado que viajar puede ser una forma de vida, por el momento, con la que cumplir sus sueños de pequeño y así lo ha contado en una entrevista a EFE con motivo de la publicación de su libro "29 aventuras que debes vivir" (GeoPlaneta).


Nacido en Valencia, Abian ha recorrido a sus 32 años muchas partes del mundo, explorando lugares únicos a través de los seis continentes mientras ha combinando el deporte que ha practicado en el mar, en la montaña y en otros muchos lugares increíbles.

Pero como todas las historias tiene una comienzo, la suya empezó hace más de 20 años, cuando era pequeño y soñaba con viajar alrededor del mundo: "Eran cosas que siempre había querido hacer y las iba anotando en una libreta o en una especie de diario de sueños", cuenta Abian.

Cuando creció se dedicó a trabajar en empresas tecnológicas de renombre, que le llevó durante un tiempo a vivir en Nueva York, Londres o Barcelona, donde estuvo de directivo en empresas como Tinder -fue el encargado de lanzar la aplicación en el sur de Europa-, y en Uber Eats y Google.

Sin embargo, entre el ajetreo de las grandes ciudades, la rutina del ir y venir al mismo sitio, Jorge Abian siempre tenía un hueco para soñar con viajar.

"Mientras trabajaba me preguntaba '¿Qué haré cuando tenga 15 minutos de libertad?'", declaró.

Su salto a vivir aventuras y cumplir sueños no fue algo de la noche a la mañana: "Fue algo progresivo y cuando conseguí un poco de dinero y la valentía de dejar atrás estos trabajos que me mantenían una vida cómoda y común dije 'pues ya está, voy a soltar cuerda y amarres'".

Mezclar viajes y deportes
Desde entonces ha recorrido decenas de países junto a amigos, que lo han llevado desde el desierto del Sáhara hasta los Alpes, pasando por la Antártida o el Amazonas.

Unas aventuras que recoge en su libro "29 aventuras que debes vivir" y en las que siempre combina los deportes como el surf, irse en moto, esquiar o hacer parapente, mientras explora lugares remotos y desconocidos, que están alejados de las masas y el turismo invasivo.

Como aventurero que es, ha vivido muchas situaciones de peligro, como fue su viaje a Indonesia, donde recuerda, con cierto "humor", cuando se cayó con una moto "por un precipicio de 8 metros" y tardó más de seis horas en ser rescatado.

Viajar con conciencia
A través de los distintos lugares en los que ha estado ha aprendido muchas cosas, pero hay una en especial que él considera importante y es la necesidad de preservar el medio ambiente.

Recuerda también impresionado un viaje a Las Maldivas, donde vio una isla gigante de plástico y de basura en el mar, que se avistaba hasta el horizonte .

¿Una forma de vida para siempre?

A pesar de dedicarse por completo durante el último año y medio a esta forma de vivir, no lo ve como algo perpetuo: "Nada es para siempre, no veo este modus vivendi para siempre pero desde luego me ha sorprendido porque no veía posible esta manera de vivir", aclara Abian.

Este trotamundos insaciable disfruta por el momento de viajar -ahora se encuentra de viaje en moto por Portugal- y ya se encuentra, cómo no, pensando en cuál será su próxima aventura.