Rosario Castro Pacheco

Nos escapamos un fin de semana a las provincias de , en la región Lima, y a la de , en Áncash, y le sacamos provecho a nuestra estadía. Ambas garantizan entretenimiento, relajo y engreimiento culinario. A continuación, los detalles.

Barranca

Partimos a las 7 a.m. hacia este destino ubicado a cuatro horas al norte de la capital. Tras dos horas de ruta, nos detuvimos en la ciudad de Huacho, provincia de Huaura, en busca de un contundente desayuno. Así, llegamos a Kian Café, donde pedimos el huachanazo (S/26): un plato que combina salchicha huachana, chicharrón de chancho, relleno y tamal. Satisfechos, seguimos el viaje. En la Plaza de Armas de Barranca, abordamos un colectivo (boleto: S/5) con dirección al balneario formado por las playas Miraflores, Chorrillos y Puerto Chico. Después de gozar del mar, almorzamos en el restaurante El Sama del bulevar de Chorrillos. Ahí, probamos el pato al arnaucho (S/32): un cebiche de pato aderezado con el potente ají arnaucho y acompañado con arroz verde.

Durante la tarde, visitamos la playa predilecta para celebrar bodas. Nos referimos a La Isla, en el distrito de Supe. ¿Sus principales atractivos? La isla piramidal que se levanta en medio del Pacífico, así como el mirador, desde el cual se aprecia el hermoso atardecer. En este romántico escenario nos relajamos, pues el día siguiente prometía adrenalina.

Huarmey

Tomamos la Panamericana Norte y luego de una hora arribamos a esta localidad ancashina. En la Plaza de Armas encontramos la minivan (pasaje: S/5) que lleva a la playa Tuquillo, mejor conocida como la piscina del océano Pacífico, debido a sus mansas aguas turquesas. Allí, rodeados de montículos rocosos, ¡nos entregamos a la aventura! Practicamos kayak (S/25 por 20 minutos) y manejamos una cuatrimoto hasta la playa La Pocita. Esta última es poco profunda; en consecuencia, perfecta para los pequeños.

Al regresar a Tuquillo navegamos en bote (S/50) a las playas vírgenes del litoral huarmeyano. Cabe resaltar que si deseas pasar el día en alguna de estas playas, debes contratar el servicio de transporte de los pescadores de Tuquillo (desde S/50), quienes te llevan en su bote y te recogen a una hora determinada.

Ya en tierra firme, almorzamos en el restaurante Guille. Sugerimos el sudado de pescado o la jalea mixta. Tras brindar con la cerveza artesanal Huarmeyana (hecha con maíz de jora, trigo y cebada) nos despedimos de estos paraísos norteños.

Guía del viajero

¿Cómo llegar?

Vía terrestre con Movil Bus.

De Lima a Barranca desde S/22.

De Barranca a Huarmey desde S/25.

De Huarmey a Lima desde S/48.

¿Dónde alojarte?

El hotel Chavín de Barranca tiene piscina, bar y restaurante. Reservas al 235-2253.

A cinco minutos de la playa Tuquillo, en Huarmey, está el hotel Miramar. Cuenta con piscina y terraza bar. Separa una habitación en:

¿Dónde comer?

Barranca: el restaurante El Sama se ubica en la avenida Chorrillos 175. Abre a diario de 8 a.m. a 6 p.m.

Tato Restaurant, en cambio, se encuentra en la avenida Chorrillos 383. Prueba su tacu tacu de lomo saltado (S/35). T. 9801-53331.

Huarmey: en el restaurante Guille. Dirección: km 303 de la Panamericana Norte. Tiene acceso al balneario de Tuquillo.Otros atractivos en Barranca

Otros atractivos en Barranca

En el distrito de Supe, visita el Museo Comunitario de Supe Pueblo y el sitio arqueológico Áspero. Este último atiende de lunes a viernes a partir de las 8 a.m.; los fines de semana, desde las 8:30 a.m.

Sepa más

El complejo arqueológico La Fortaleza de Paramonga, de origen Chimú, destaca en el distrito de Pativilca, en Barranca. Se halla a la altura del km 203 de la Panamericana Norte y posee una pirámide, restos de casas y laberintos de adobe.

El 18 de enero asiste al I Festival Nacional del Cebiche con sabor a arnaucho.

TAGS RELACIONADOS