(Foto: Vincent West / Reuters)
(Foto: Vincent West / Reuters)
Redacción EC

Chile, Emol, GDA / El Comercio.

Las altas temperaturas de los últimos meses y las casi nulas precipitaciones que se han registrado en gran parte de Europa, dejaron al descubierto en España las ruinas de un antiguo pueblo que en 1960 fue literalmente inundado por un embalse.

Ahora, con tan solo el 14,7% de toda su capacidad, la represa riojana de Mansilla ofrece a los locales y afortunados viajeros la posibilidad de caminar por sus calles de piedra y observar los cimientos de las casas que alguna vez dieron vida al antiguo pueblo.

Rocío Menéndez, vecina de Mansilla de la Sierra desde hace 18 años, comentó a la prensa que aún cuando la sequía no ha permitido el baño recreativo durante este verano en el sector del embalse, sí ha permitido disfrutar de una posibilidad casi única al revelar la antigua localización del asentamiento que, según consta en los registros, llegó a tener 600 habitantes a inicios del siglo pasado y ser cabeza de la comarca.

Explicó que en años anteriores, durante los meses de agosto y setiembre, se podía apreciar la torre de la antigua iglesia saliendo del agua. No obstante, la visión de ahora es mucho más impresionante, señaló la mujer, quien dijo que por estos días se puede ver el pueblo entero, y recorrer sin dificultad sus calles y plazas. De hecho, los visitantes pueden recorrer los senderos originales y observar edificios, árboles petrificados y puentes que se desmoronan en un ambiente casi surrealista.

Una publicación compartida de Anna Åström (@vidaanna_art) el

Actualmente el pueblo de Mansilla de la Sierra es un municipio que pertenece a las 7 Villas y está emplazado en lo que se conoce como la comarca del Alto Najerilla, en la comunidad autónoma de La Rioja al norte de España.

TAGS RELACIONADOS