Enamórate de estas islas del mediterráneo llenas de historia y hermosos paisajes.

Creta y Santorini
Grecia tiene dos islas maravillosas donde dan ganas de perderse. Una de ellas es Creta, a la que puedes llegar en avión o en ferry desde Atenas. Aquí visita el Palacio de Cnosos, uno de los más antiguos del mundo, con 4.000 años (entrada 15 euros). La mejor playa es Elafonisi, un paraíso de arena rosa y aguas cristalinas. Se ubica a 76 kilómetros de la segunda ciudad más importante de Creta, Chaniá.

Toma un ferry y visita Santorini, la más codiciada de las islas griegas que nació de un volcán. Son famosos sus acantilados, que contrastan con el color turquesa del mar y las casas típicas, pintadas de blanco y azul. Las playas de Santorini son de arena oscura y volcánica: las más famosas son las de Kamári, Perívolos y Baxédes.

Malta, Cerdeña y Sicilia
Dicen que Malta tiene 300 días de sol al año, un detalle que la ha convertido en un destino perfecto para disfrutar de sus playas escondidas entre acantilados. En Mdina y Rabay, sus ciudades amuralladas, verás cómo se mezcla lo medieval y barroco en sus callejuelas y viejos palacios.

Busca las conexiones en ferry a través del Mediterráneo y aventúrate en la isla italiana de Cerdeña. Su mar es tan tranquilo y cálido que a veces parece del trópico. El Parque Nacional de La Maddalena, al lado opuesto de Cagliari, la capital, es un archipiélago de pequeñas islas con playas vírgenes, ideal para el snorkel o el buceo.

Sigue hacia Sicilia, a 12 horas en ferry. Este lugar es la mezcla perfecta entre cultura, gastronomía y playas. En la antigua ciudad de Cefalú, a 74 kilómetros de la ciudad de Palermo, están las mejores playas de esta isla.

Mallorca, Formentera e Ibiza
Mallorca es la mayor de las Islas Baleares y la preferida por las familias, gracias a sus paisajes, aguas tranquilas y playas cálidas de fácil acceso. Te recomendamos ir a Cabo de Formentor, ubicado a 82,1 kilómetros de Palma de Mallorca (1 hora y 15 minutos en auto), donde podrás obtener vistas inolvidables desde su mirador.

La isla Formentera es un paraíso natural de playas blancas, perfecto para relajarse y encontrar paz interior. Los puntos más destacados para hacer snorkel y bucear son Plataforma Mariana, Punta Prima, Punta de Sa Gavina.

A 1 hora y 10 minutos en ferry se encuentra Ibiza, muy conocida por sus fiestas, discotecas. Entre las más famosas y grandes están Pachá, Amnesia, Ushuaia y Privilege. Pero, esta isla también tiene playas escondidas en calas como Compte, Bassa y Sadaleta, ubicadas en la costa oeste, a 35 minutos en auto de la capital.

Córcega y Chipre
A Córcega se la conoce como la Isla de la Belleza. De sus 1.000 km de costa, un tercio tiene arena brillante y fina. Desde Ajaccio, la capital, puedes llegar hasta la ciudadela amurallada de Calvi, bordeando la costa de la isla. De camino, detente en el golfo de Porto, los calanques de Piana, el golfo de Girolata y la Reserva Nacional de Scandola.

En Chipre, déjate enamorar de sus templos romanos, edificios bizantinos y palacios venecianos con influencia turca. El castillo de San Hilarión es una hermosa fortaleza construida sobre piedra al norte de la isla, en los Montes Pentadáctylos. No dejes de ir a Ayia Napa, donde está la Blue Lagoon, una piscina natural formada por el mar junto a los arrecifes de la orilla, y a la maravillosa Península de Akama.

TAGS RELACIONADOS