Redacción EC

Alrededor del mundo hay lugares que nos sorprenden y no exactamente por lo su belleza sino por lo extraños que son. Esta en la localidad china de Foshan es un claro ejemplo de esto.

Esta pileta está hecha con más de 10 mil inodoros reciclados, lavaderos y urinarios que cubren una pared de 100 metros. Desde su construcción en el 2009 para un festival de porcelana, la curiosa fuente llama la atención de turistas y residentes quienes se acercan a ver cómo el agua cae creando un interesante efecto de cascada.

Su naturaleza tiene un papel especial hoy que se celebra el Día Internacional del Inodoro, una fecha establecida por la para concientizar sobre el acceso que todos los seres humanos debemos tener al saneamiento adecuado y al agua potable.