Redacción EC

Cabo Polonio pertenece al departamento de Rocha () y desde el 2009 es área protegida. Para más señas, se trata de una aldea que promete desconectarte de la rutina urbana, pues ofrece playas desérticas, casas y ranchos rústicos, una reserva de lobos marinos y frondosas zonas verdes.


¡A explorar! 

El bus te dejará en el paradero la Puerta del Polonio. Allí tienes dos opciones: seguir a pie o alquilar una camioneta safari (US$7,08 por persona) para recorrer los 7km de dunas hasta llegar al pueblo. Lo primero que verás es el faro de 15 m de alto. Este se sitúa en una punta rocosa al margen del océano Atlántico y, desde 1881, es la única fuente de luz. Buenas noticias: si subes sus 132 escalones obtendrás las mejores vistas del balneario. Cuando bajes, dirígete a la playa La Calavera para tomar sol.

¿Con ganas de almorzar? Te recomendamos mariscos y pescados (platos desde US$10) en cualquiera de los restaurantes de la playa. Una vez satisfecho, camina por 30 minutos hasta el cerro de la Buena Vista (30 m), el punto más elevado del lugar. Desde la cima admira las islas vecinas de Castillo Grande y Seca.

¿Cómo llegar?

Vuela a Montevideo desde US$522 en LATAM o Avianca. Luego, en la terminal de buses Tres Cruces, aborda la línea Rutas del Sol que te llevará por US$19,01. Tardarás cerca de cinco horas.

¿Dónde alojarte?

Separa tu habitación en el ubicado en la playa norte, vía web: www.laperladelcabo. com/reservas. Por otro lado, la noche en el hotel Narakan va desde US$20. Castillo Grande y Seca. Prueba el chivito, un sánguche típico de carne de res, tocino, queso y huevo.