Redacción EC

Para los fanáticos de la música, existen algunos lugares en el mundo que deben visitar por lo menos una vez en sus vidas como la estatua dedicada a Freddie Mercury en el Lago de Ginebra en Suiza, el memorial Strawberry Fields a John Lennon en Central Park, Nueva York o la tumba de Jim Morrison en Paris.

Si bien estos atractivos turísticos son muy populares, existen otras “joyas” menos famosas pero igual de significativas para los amantes de la música. Uno de ellos es el Dave Grohl Alley en Warren, ciudad de Ohio donde nació el hoy líder de Foo Fighters.

Este callejón lleno de espíritu musical fue obra del sargento de policía Joe O’Grady quien pensó que la figura exitosa de Grohl podría servir de inspiración para los jóvenes de la ciudad que estaba ganando mala reputación. Fue así que en el 2009 le cambió de nombre a esta calle y hoy es ahí varios artistas le rinden tributo al músico.

TAGS RELACIONADOS