Redacción EC

Todo es esplendoroso en Dubái, y Jumeirah Beach es el mayor símbolo turístico de esta ciudad de los Emiratos Árabes. Al ver el balneario no notarás que es artificial, pero al pasear por el bulevar te darás cuenta de que el ambiente solo pudo haber sido construido para dar placer: hay una fastuosa pista de aterrizaje y una cadena de hoteles lujosos donde destaca el Burj Al Arab, el único hotel de siete estrellas en el mundo.

Hacer un recorrido en helicóptero por la playa y sus alrededores, practicar windsurf o dar un paseo en camello por la arena son algunas de las opciones alternativas a un día de playa.

Incluso vivirás experiencias propias de otras latitudes, como hacer snowboarding o esquiar. El Ski Dubái es el centro de deportes de invierno bajo techo más grande del mundo.

Vamos de compras

Junto a sus edificios colosales y oferta turística, Dubái también es el destino soñado de quienes adoran ir de shopping. El Dubái Mall atrae a más turistas en un año que la ciudad de New York y por sus pasillos caminan mujeres árabes con ropa de marcas de lujo.

Viaje al pasado

Si quieres vivir algo tradicional, aborda un abra que es una embarcación pequeña y de madera parecida a una balsa con techo pagando un dírham (un sol aproximadamente). En una de esas naves puedes ir al Creek, un río natural de 10 km que une el barrio antiguo con el moderno. Allí podrás ir a los mercados autóctonos, también llamados zocos, como el Del Oro, el Bur Dubái y el de Las Especies. Si te da hambre, prueba un típico shawarma para cerrar tu viaje.

¿Cómo llegar a Dubái?

No hay vuelos directos desde Lima por eso hay que viajar primero hasta Sao Paulo o Nueva York. El recorrido en total supera las 19 horas.

¿Dónde hospedarse?

Si quieres darte un gusto especial, el Burj Al Arab ofrece habitaciones desde 2 mil dólares. El tiene también una buena vista de la ciudad y precios más accesibles.

¿Dónde comer?

Ubicado al inicio del bulevar de Jumeraih, e Cavalli Restaurant ofrece buenas pastas. Si quieres algo local, el vende shawarma y humus.

Con información de Rudy Jordán