Los festivales son algunos de los eventos que todo viajero ávido de experiencias nuevas debe disfrutar al menos una vez. Entre mayo y  junio,  la ciudad australiana de Sydney es testigo de un gran espectáculo de luces y colores; el festival Vivid Sydney.

Este festival de luz y música transforma en una obra de arte a Sydney por 18 días. El año pasado recibió a 1, 43 millones de turistas y esta edición no será la excepción. Las más de  80 proyecciones de luces con diseños aborígenes, mitológicos, entre otros singulares motivos, han encendido los distintos puntos en los que se proyectan. Vivid Sydney se inició el 22 de mayo e irá hasta el 18 de junio.

Como parte del festival, además de la música y los efectos luminosos, se han incluido seminarios y charlas inspiradoras. Pero el gran protagonismo se lo llevan los icónicos paisajes y espacios urbanos de Sydney transformados por proyecciones 3D, siendo el que llama más la atención el que tiene lugar en la Casa de la Ópera, uno de los más esperados por los turistas y que cuenta con un diseño que simula las velas de un barco.

Muchas de las obras han sido trabajadas por los mejores artistas y diseñadores del mundo. Entre las más interesantes del 2016  se encuentran los y la bahía Darling Harbour, la cual destaca por una escultura de agua y luces de la que nace un dragón; la Casa de la Aduana, en la que se observa una lagartija de lengua azul que aparece y desparece por la fachada y el Museo de Arte Contemporáneo, donde los colores caen dando la idea de un lienzo imaginario.

 

TAGS RELACIONADOS