Redacción EC

Es innegable que tomarse un selfie está muy en boga en estos tiempos pero un joven llevó esta moda al extremo en la Italia.

Al parecer, un estudiante extranjero quedó tan impactado con la estatua del Sátiro Borracho que decidió tomarse una foto. Pero no contento con estar demasiado cerca de la pieza de arte, quiso subirse sobre la pierna de la estatua sin contar con el hecho de que su peso terminaría por romperla.

El hecho fue descubierto por el personal del lugar y algunos testigos explicaron cómo ocurrieron las cosas pero, por problemas técnicos, las cámaras de seguridad no lograron captar las imágenes exactas del accidente.

Afortunadamente, la estatua era una réplica del siglo XIX de la estatua del Sátiro Borracho original que se encuentra en la . La obra de arte verdadera data del año 220 a.C. y fue realizada por un escultor griego.

Sea original o no, ahora los museos deberán poner una nueva regla: prohibido tomarse selfies con las esculturas.