Redacción EC

Cusco nos ofrece ahora un nuevo atractivo: el turismo culinario. Si bien hay de todo para todos, la cocina que ha ganado mayores adeptos en la mayoría de restaurantes cusqueños es la propuesta novoandina, que incluye insumos nativos y técnicas occidentales.

Entre sus más firmes representantes se encuentran algunos locales clásicos como el Inka Grill y el restaurante Incanto. Una peculiar alternativa la ofrece el PachaPapa, en el tradicional barrio de San Blas, que prepara pizzas con ingredientes peruanos.

Para quienes tienen un gusto más refinado, muchos de los mejores chefs de Lima han apostado por la ciudad imperial. Ese es el caso de Chicha, propuesta del reconocido Gastón Acurio, o La Cicciolina. A este exquisito repertorio se suma ahora Limo, de Coque Ossio.

Otras propuestas vienen de otras tierras como la Cosa Nostra, parador de un simpático siciliano llamado Elio Gulino, que ofrece cocina de su país natal en un acogedor local de la calle Plateros, donde la protagonista de la carta son las pastas.

DISFRUTA Y DESCANSA

Los mejores hoteles ofrecen también buenas opciones y son un pretexto para disfrutar de sus instalaciones.

El restaurante del hotel Monasterio ha renovado su carta al mando del chef Mariano Takinami que retoma la influencia de la cocina japonesa y presenta originales creaciones.

Finalmente, el hotel boutique Casa Cartagena también ofrece una apetitosa carta que propone platos de la nueva cocina peruana e internacional. Tiene además una selecta cava para los amantes de los vinos.