Redacción EC

Natalia Queirolo

En los últimos años, las visitas al parque han disminuido. El nevado Pastoruri, su atractivo principal, se ha reducido en más de un 25% en 33 años y ya no se pueden realizar deportes de aventura, como esquiaje sobre la nieve. Fue así como el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas, el Ministerio de Turismo a través del Plan Copesco, la Municipalidad Distrital de Cátac y la Comunidad Campesina de Cátac decidieron darle un giro distinto a la ruta turística. 

ATIENDE TODO EL AÑO

La ruta comienza en la zona de amortiguamiento y termina en el núcleo de la reserva. Para llegar, hay que viajar al departamento de Áncash y pasar por los caminos de Yungay y Pachacoto hasta la reserva. 

El parque es el paraíso de los fotógrafos y observadores de aves, por ser una de las zonas con mayor diversidad biológica y cultural del Perú. Desde la entrada se pueden apreciar diversas especies de fauna y flora, entre ellas las famosas puyas Raimondi. Debido a esta riqueza, se lo declaró en 1985 Patrimonio Natural de la Humanidad.

Más adelante se puede visitar el nuevo Centro de Interpretación del Cambio Climático. Allí se han establecido maquetas de los glaciares, paneles fotográficos y salas de video para explicar cómo el clima viene cambiado con los años. Se informa de manera clara cómo la desglaciación ha ido aumentando. Entre 1948 y 1976 retrocedió 8,19 metros al año. Y entre 1991 y el 2012 retrocedió casi el triple que en la primera etapa de observación. Un aproximado de 23,37 metros por año.
En la laguna de Pumapampa, a 10 minutos en auto del centro de interpretación, aparecen los bofedales, filtraciones naturales de aguas subterráneas, consideradas también como un laboratorio natural pues de ellas se extraen metales pesados como plomo, cadmio y fierro para hacerlas aptas para el consumo humano. 

La última parada es a las faldas del nevado Pastoruri, a 5.000 metros de altitud, donde el turista puede subir a pie o a caballo hasta la cima, pasando por el nuevo sendero de cemento de 1.600 metros de largo. Todo depende de su resistencia.