Marjhori Oyola

Dientes perfectos, piel de porcelana, cuerpo esbelto y tener la talla indicada son las características que deben tener las chicas que participan en concursos de belleza. Sin embargo, ahora no solo se contempla la belleza superficial, sino se valora más la belleza interior. Importa más que las mujeres sean fuertes, seguras de sí mismas y empoderadas. Eso lo sabe muy bien Alejandra Ferreyros, ya que hizo caso omiso a los requisitos de belleza y sin ninguna preparación previa, ni experiencia, postuló a los 28 años al concurso ‘Señora Sudamérica’ y ganó.

A un año de su participación en el certamen dice “nunca sientan que una imperfección impida a cumplir sus sueños”. A pesar de haber pasado por situaciones difíciles, su luz nunca dejó de brillar, sino más bien esa luz se fue intensificando al pasar de los años. Con un vestido holgado en tono verde, tacones nude, peinado recogido y muy bien maquillada como toda una miss se presenta a las instalaciones de El Comercio.

Desde que estaba en el colegio se inclinaba más por el deporte, el teatro y el baile. Desde muy niña le gustaba participar en varios concursos. Aunque no siguió una carrera relacionada a las artes, terminó publicidad y previo a ello estudió algunos ciclos en la carrera de Ciencias de la Comunicación. Además, hizo dos cursos en España. Aunque continuó con sus estudios nunca se olvidó de su sueño más anhelado: “quería ser modelo desde niña y conforme fue pasando el tiempo me fui olvidando, porque uno ya se enfoca en el presente. Luego recuerdas y piensas en eso y dices que si lo puedes hacer y lograr”, menciona emocionada.

Alejandra, de 29 años y sin ninguna experiencia previa, se presentó a un certamen de belleza en que el ideal de mujer perfecta pasaba a segundo plano y lo más importante era la actitud y el empoderamiento. (Foto: difusión)
Alejandra, de 29 años y sin ninguna experiencia previa, se presentó a un certamen de belleza en que el ideal de mujer perfecta pasaba a segundo plano y lo más importante era la actitud y el empoderamiento. (Foto: difusión)

Esos sueños se fueron haciendo cada vez más lejanos, ya que las inseguridades se asomaban a sus pensamientos, acompañados de una fuerte depresión. Cuando dio a luz a Miguel, los doctores le prohibieron trabajar porque había tenido un embarazo complicado.

Yo no puedo estar sin hacer nada, entonces dije si no puedo trabajar fuera de casa lo haré desde adentro. Decidí crear un emprendimiento que era en el rubro de pastelería. Estaba viendo ideas de mi negocio en Facebook, porque ahora una marca que no esta ahí no existe. De publicación en publicación, vi la de ‘Miss Sudamérica’, pero la dejé pasar. Al día siguiente lo volví a ver y salió la categoría señora, pero lo deje pasar nuevamente. Fueron cuatro días así y dije que no es lo mío, no lo haré, me van a criticar. Al final fui sola sin decirle a nadie, solo a mi madre”, cuenta.

Alejandra, de 29 años y sin ninguna experiencia previa, se presentó a un certamen de belleza en que el ideal de mujer perfecta pasaba a segundo plano y lo más importante era la actitud y el empoderamiento. (Foto: difusión)
Alejandra, de 29 años y sin ninguna experiencia previa, se presentó a un certamen de belleza en que el ideal de mujer perfecta pasaba a segundo plano y lo más importante era la actitud y el empoderamiento. (Foto: difusión)

Excusas en un momento surgieron como su 1.65 de estatura o sus secuelas de acné, le hicieron cuestionarse muchas cosas. Pues, lo que buscan muchas veces los certámenes de belleza era una estatura de 1.80 cm, largas extremidades, ser esbelta, y sobre todo, tener entre 14 y 25 años. Algunas chicas para llegar a ser así corrigen lo que no les gusta de su aspecto, pero muchas veces suele ser difícil corregir lo que no se ve. Alejandra decidió hacer caso omiso a todos esos típicos requerimientos y decidió seguir.

EL PROCESO DE SER UNA REINA

Siempre tuvo el apoyo de su familia. Cuando inicio en el certamen su hijo tenía dos años y medios. Algunas veces cuando no tenía con quien dejarlo, Miguel la acompañaba a sus actividades. Recuerda que su mamá le dijo: “que si yo iba a entrar que me enfoque bastante como yo siempre lo he hecho. Si mi madre no se hubiera podido quedar con mi hijo probablemente yo no podría haber avanzado tanto. Tener su apoyo fue fundamental”.

En su primera entrevista personal para el certamen, le preguntaron ¿por qué se había presentado ahí? Y les respondió muy segura: vine a ganar. Recuerda que en la pasarela no sabia qué hacer, solo desfiló y se dio media vuelta. Las palabras “no tienes técnica de pasarela” no la amilanaron. Al final solo tuvo buenas noticias, los jueces le dijeron que con clases adecuadas y con mucha preparación podría mejorar.

Alejandra, de 29 años y sin ninguna experiencia previa, se presentó a un certamen de belleza en que el ideal de mujer perfecta pasaba a segundo plano y lo más importante era la actitud y el empoderamiento. (Foto: difusión)
Alejandra, de 29 años y sin ninguna experiencia previa, se presentó a un certamen de belleza en que el ideal de mujer perfecta pasaba a segundo plano y lo más importante era la actitud y el empoderamiento. (Foto: difusión)

“En muchos momentos a lo largo de mi vida tuve temor de salir a ver a las personas o incluso no quería hablar ni verme con nadie, por el motivo que sufría de acné. En mi adolescencia lo tenía muchísimo más marcado, pero lo logré superar. Para mí los obstáculos que te pone la vida en general, son peldaños para seguir creciendo y avanzar, de los cuales te tienes que agarrar y fortalecerte. Recuerdo que tenía muchas inseguridades, porque cuando llegué a mi casting pensé que me iban a rechazar de una, porque soy baja, y aparte de eso tenía bastantes imperfecciones en todo mi cuerpo. Me dijeron que no había ningún inconveniente que el aspecto físico no importa, sino lo que eres por dentro, lo que piensas, cómo actúas y qué sientes. Eso para mi fue bonito. Evalúan la calidad de la persona”.

BELLA POR DENTRO, BELLA POR FUERA

Miss Sudamérica es una organización de belleza creada en el año 2015 por Santiago Delgadillo. La filosofía del certamen es que va mucho más allá del concepto de belleza. “Mas que una cara bonita o un cuerpo esbelto, cero estereotipos, más que un certamen de belleza es un lugar donde las chicas se conocen así mismas, repotencian mucho su autoestima y la forma en cómo se ven tanto por fuera y por dentro”, recalca Delgadillo.

Muchos dicen que hoy en día es el alma el que necesita tener una cirugía, ya no tanto el físico. Alejandra explica de manera contundente que “lo que importa es lo que uno puede proyectar desde adentro. Nosotros podemos tener una buena figura, una buena estatura e incluso una piel perfecta, pero si no tenemos un buen corazón como ser nobles y buenas personas, no hay nada. Tenemos que tener un alma buena para poder proyectar eso. Miss Sudamérica es mostrar a la mujer empoderada que es capaz de levantarse y superar todas sus miedos”.

Alejandra, de 29 años y sin ninguna experiencia previa, se presentó a un certamen de belleza en que el ideal de mujer perfecta pasaba a segundo plano y lo más importante era la actitud y el empoderamiento. (Foto: difusión)
Alejandra, de 29 años y sin ninguna experiencia previa, se presentó a un certamen de belleza en que el ideal de mujer perfecta pasaba a segundo plano y lo más importante era la actitud y el empoderamiento. (Foto: difusión)

Alejandra menciona que en esta vida siempre hay dos opciones se gana o se aprende, pero lo mas importante es que tienes que tener el corazón noble. En el marco del día de la mujer, ella le dice a todas las mujeres que nunca sientan que una imperfección impida cumplir sus sueños. "Yo busco que las mujeres se den cuenta el valor que tienen, que pueden seguir adelante. Si en algún momento tienen dificultades que busquen la manera y no excusas y si se proponen una meta lo pueden superar”.

A Alejandra Ferreyros le tomó solo cuatro meses de preparación para ganar el titulo de Señora Sudamérica Perú, representando a la mujer peruana, como una mujer que no se rinde, fuerte, emprendedora, y capaz de lograr sus metas sin ponerse límites. Ella es un ejemplo de que las mujeres no tienen excusas para lograr sus sueños y que hoy en día más importa la belleza interior que el físico.

VIDEOS RECOMENDADOS

Valery Zevallos: la diseñadora peruana que apuesta por el respeto al medio ambiente

Valery Zevallos

Carola Mazzei: fue taxista durante 16 años y hoy se luce en la televisión

Carola Mazzei

Canchita, la marca peruana de zapatos que empezó con cero de capital

Canchita, la marca de zapatos que inició con cero de capital

TE PUEDE INTERESAR