Andrea Castillo

Seamos sinceras. La mayoría de veces disfrutamos de las travesuras y ocurrencias de nuestros hijos, pero otras no sabemos cómo canalizar su energía y mantenerlos en calma. ¿Cómo ayudarlos a desfogar su vitalidad innata y de paso aprendan a encontrar momentos de sosiego?

Los psicólogos Mariela Vega,de Crianza Positiva,y José Miguel Calderón, del centro de Terapias de Artes Expresivas (TAE), nos recuerdan que lo mejor es predicar con el ejemplo. Si como padres no sabemos calmarnos, difícilmente podemos pedir lo mismo a nuestros hijos.

El problema de los niños hiperactivos no se resuelve con una lista de actividades para mantenerlos ocupados. Recuerda que cada niño es un universo y necesitan límites y reglas claras en casa. Incluso, para saber distinguir entre los espacios que pueden pintar y los que deben respetar.