En conversación exclusiva con El Comercio, Serrano medita acerca de lo aprendido en el campo científico, su participación en el manejo de la crisis por COVID-19 con la configuración de la aplicación “Perú en tus manos”, y los retos que le esperan como directora de carrera en UTEC.  (Foto: UTEC)
En conversación exclusiva con El Comercio, Serrano medita acerca de lo aprendido en el campo científico, su participación en el manejo de la crisis por COVID-19 con la configuración de la aplicación “Perú en tus manos”, y los retos que le esperan como directora de carrera en UTEC. (Foto: UTEC)
Celeste Pérez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Desde pequeña, Yamilet Serrano tenía como peculidaridad un profundo interés por la y los números. A los 15, mientras investigaba más acerca de las carreras que podía seguir al terminar el colegio, creció su curiosidad por la tecnología. Finalmente, se decidiría por estudiar Ingeniería Informática, en la Universidad Católica San Pablo, aunque reconoce que fueron pocos los referentes femeninos que la marcaron en el camino.

MIRA: Génesis Díaz: la única alférez que se graduó en la promoción 2020 de pilotos de la FAP

En el 2018, su talento la llevaría a obtener un doctorado en la Universidad Nacional de Singapur, convirtiéndose en la primera peruana en conseguir este reconocimiento. El desafío, le serviría para dejar de lado el conocido como síndrome del impostor que a veces la abordaba, cuando preguntas como la siguiente invadían su mente: “¿Cómo podría yo venir de una universidad de provincia en el Perú e intentar postular a una universidad top del mundo?”.

Hoy por hoy, al mando de la primera carrera de Ciencia de Datos en nuestro país, comprende que su figura puede impulsar a más jóvenes y niñas a apostar por la ciencia, dejando atrás las etiquetas que la historia les pudo haber cargado. “No podemos negar que ahora tenemos más presencia, pero aún no es suficiente. Y no es que queremos que nos den beneficios extras o que nos prioricen ante los varones. Solo pedimos que no nos pongan barreras”, defiende.

MIRA: Greta Ruiz Laos, la primera Cadete Comandante de la Marina en la historia del Perú

En conversación exclusiva con El Comercio, Serrano medita acerca de lo aprendido en el campo científico, su participación en el manejo de la crisis por COVID-19 con la configuración de la aplicación “Perú en tus manos”, y los retos que le esperan como directora de carrera en UTEC.

¿Hubo mujeres que te inspiraron a lo largo de tu carrera como científica?

Durante mi pregrado en el Perú, mis referentes sólo fueron varones. Lamentablemente, no hay un número notable de mujeres en Ciencia de Computación en el Perú. Sin embargo, durante mi posgrado, tuve la oportunidad de reunirme con mujeres notables en Ciencia de la Computación como la profesora Jennifer Widom, actual Decana de la Escuela de Ingeniería y Ciencia de la Computación de la Universidad Stanford, promotora de base de datos y ganadora ACM-W Athena 2015; o, con la profesora Barbara Liskov, que fue la primera mujer en obtener un doctorado en Ciencia de la Computación en los Estados Unidos y es una de las ganadoras del premio Turing (equivalente a Premio Nobel en Computación), ya que desarrolló el principio de sustitución de Liskov; entre otras personalidades. Todas ellas me inspiraron en que sí se podía hacer una carrera exitosa en nuestro campo sin importar mi género.

¿Qué te llevó a trascender en tu carrera profesional con un doctorado en Singapur?

En primer lugar, obtener el doctorado en National University of Singapore (NUS) fue un reto personal muy satisfactorio, ya que estamos acostumbrados a escuchar que no podemos o, incluso, llegamos a sabotearnos a nosotros mismos. Por ejemplo, a veces me decía: ¿Cómo podría yo venir de una universidad de provincia en el Perú e intentar postular a una universidad top del mundo? En segundo lugar, un doctorado de ese tipo te rompe en pedazos y te vuelve a construir. Uno aprende dos cosas: que no sabe lo suficiente y que puedes lograr saberlo al detalle con una mente analítica y constructiva. Te enseña a reinventarte y seguir adelante incluso cuando todo parece que no funciona.

¿Qué cosas aprendiste (y pudiste contrastar) al vivir y aprender de dos realidades diferentes en el rubro tecnología?

En Asia, aprendí que, en el campo profesional, los comentarios solo corresponden al estudio, trabajo científico, etc. En el aspecto tecnológico, en Asia, se piensa en el futuro y cómo crear tecnología que ayude a la mejora, anticipando los posibles casos y escenarios. En Perú, lamentablemente, aún estamos acostumbrados a no planificar, solo “parchar” algunos aspectos por necesidad o apuro. Al final la suma de todo eso, nos puede hacer retroceder y poner en desventaja frente a nuestros vecinos de la región.

¿Qué cosas crees que se necesitan impulsar para que el rubro mejore en nuestro país?

Hay dos cosas fundamentales que se requieren: sinceridad y planificación. En el Perú, hay una brecha digital enorme. Esto se podrá reducir en un abrir y cerrar de ojos; y, debido a lo rico de nuestra geografía, se deberá diseñar diferentes estrategias en base al lugar, la comunidad, etc. Tú puedes enseñarle a un niño a desarrollar un pensamiento computacional sin una computadora y sin electricidad. Recordemos que la computadora no es magia, sino el producto de una secuencia de pasos de manera ordenada y eficiente.

¿Cómo percibes el papel de la mujer en la ciencia y tecnología actualmente? ¿Qué le dirías a las niñas y adolescentes que se encuentran interesadas en estudiar este tipo de carreras?

No podemos negar que ahora tenemos más presencia, pero aún no es suficiente. Y no es que queremos que nos den beneficios extras o que nos prioricen ante los varones. Solo pedimos que no nos pongan barreras. Mi mensaje a las niñas y adolescentes que nos leen es que se quiten las etiquetas que quizás les han puesto. No hay carrera exclusiva de hombres ni de mujeres. No existe el “no se puede”. Deben soñar mucho y en grande, porque nosotros somos los forjadores de nuestra propia vida.

Sobre la aplicación “Perú en tus manos” ¿cómo se sintió formando parte del proyecto?

Me sentí muy cómoda trabajando con un grupo de académicos altamente preparados y todos con un fin común. Muy pocas veces tienes la oportunidad de trabajar con un grupo tan multidisciplinario. Además, fue una gran oportunidad para que se cumpla el deseo de varios académicos de la plana de UTEC, quienes hablamos de hacer algo juntos que involucren nuestras diferentes expertises. Esa oportunidad llegó y fue muy fructífera. Me siento muy orgullosa del equipo de UTEC que formamos. Por otro lado, me sentí gratamente sorprendida de todo el potencial humano que tenemos en el país.

¿Por qué es importante el papel de la tecnología en una crisis como la actual?

Porque la tecnología reduce brechas sociales, económicas, educacionales etc. Además, yo diría que no es sólo la tecnología sino los datos. Vivimos en la era de los datos, son como la nueva electricidad. Cada minuto, generamos información. Por ejemplo, si estás mirando tu celular mientras estás en el micro, tu celular está dejando huella de tu movilidad, la aplicación que estás mirando está rastreando las páginas y likes que has dado, etc. No podemos pensar en armar un nuevo emprendimiento si no entendemos quienes serán nuestros potenciales clientes, cuáles son sus preferencias, cómo podríamos llegar a ellos, etc. Obviamente que no solo con datos podremos generar todo ello, para eso necesitamos las técnicas de Ciencia de la Computación y todo esto está reflejado en Ciencia de Datos. En conclusión, sí podemos resolver nuestros problemas.

¿Qué propósitos tienes por cumplir a mediano plazo?

En lo profesional, reforzar mi grupo de investigación en el Centro de Investigación de Computación Sostenible de UTEC. Hace poco, asumí la dirección de la nueva carrera de Ciencia de Datos de UTEC, una carrera que se lanza por primera vez en nuestro país y que me permitirá impulsar más este campo. Finalmente seguir aprendiendo y reinventándome.

¿Cómo te sientes en tu nuevo rol como directora de la primera carrera de Ciencia de Datos en el Perú?

¡Entusiasmada! Es un grato reto. Pero sin ellos, qué aburrida sería la vida ¿no?. Desde hace un tiempo, he ido aprendiendo y descubriendo todo lo que implica la Ciencia de Datos y es apasionante. Mi perfil de Ciencia de la Computación me ha ayudado a distinguir las potencialidades. No hay duda de que es una carrera de vanguardia y que ha venido para quedarse. Esto lo evidencia la alta demanda de científicos de datos en el mercado. No por nada la Harvard Business Review considero a Ciencia de Datos como la profesión más atractiva del siglo XXI. Y, resalto en “profesión” porque hoy se necesita un perfil profesional formado en cinco años. Obviamente, la respuesta rápida es especializarte o estudiar un posgrado, pero, a largo plazo, un Científico de Datos necesita diferentes habilidades que no las puede brindar por completo una especialización.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO

Tiempos de cuarentena: ¿Por qué es importante la ciencia de la felicidad?

Tiempos de cuarentena: ¿Por qué es importante la ciencia de la felicidad?