Redacción EC

Con una nueva edición de Mistura y el boom gastronómico en vigencia plena, recordamos a una de las pioneras del movimiento que ha hecho posible la valorización de la culinaria peruana aquí y en el resto del mundo. Nos referimos a  Teresa Ocampo.

Con su programa de TV “¿Qué cocinaré hoy?”, enseñó a generaciones de peruanos a cocinar. ¿Qué aprendimos con ella? Aquí algunas lecciones de vida.

1. Aprendimos que ‘quedarse’ en la cocina no significa dejar de ser modernas.

2. La regla de oro de la cocina es ser ordenada. Con una mano cocinas y con la otra limpias.

3. Una receta no tiene por qué ser complicada si la sigues al pie de la letra.

4. Cocinar es una forma de expresar amor. Hazlo con sencillez y sin egoísmos.

5. Si no tienes ganas de cocinar, mejor déjalo para otro momento si lo que deseas es causar buena impresión.

Si quieres saber más sobre Teresa Ocampo, lee este domingo la entrevista que sale en la edición impresa de Semana Viú. En tanto, te contamos cómo esta maestra de la cocina inspiró a más de un destacado personaje de nuestro medio.

REGINA ALCÓVER (Actriz)

 (Foto: Archivo El Comercio)

“Por supuesto que recuerdo el programa de Teresa Ocampo. Cuando ingresé a trabajar en la televisión había dos segmentos de cocina conducidos por Carmela Rey y Teresa Ocampo. Lo que más me gustaba de Teresa era su sencillez y calidez. Cuando veías su programa, parecía que ella estaba en tu cocina, explicándote cómo hacer una receta. Pero sobre todo, te hacía sentir que todos podían preparar los platos que ella proponía. Sin duda, una gran maestra”.

MITSUHARU TSUMURA ‘MICHA’ (Chef)

 (Foto: Santiago Barco/Hola Perú)

“He visto su programa de chico. Recuerdo que lo pasaban los sábados y que tenía un cuaderno para anotar sus recetas. No recuerdo si con programa empezó mi afición por la cocina pero sí sé que me entretenía mucho, algo raro para un chico de 8 años. Me gustaba ver cómo cocinaba y, sobre todo, el paso a paso en que organizaba cada receta. Parecía algo fácil de hacer que empecé por preparar sus postres; además, no había cuchillos de por medio. Luego hice platos salados. Admiro mucho a Teresa Ocampo y en una oportunidad estuve a punto de conocerla. La esperábamos para una exposición organizada por su hijo en el norte, pero ella no pudo venir. Ahora vive en Estados Unidos”.

CUCHO LA ROSA (Chef)

 (Foto: Archivo El Comercio)

“He tenido la suerte de conocerla y trabajar con ella cuando la entonces unidad de Servicios Especiales de Edición (SED) del diario El Comercio, a cargo de Bernardo Roca Rey, le publica un par de libros. Uno de ellos fue “Las recetas de mi madre”. También participé en la edición de un coleccionable que fue todo un éxito. Teresa ha sido una gran maestra y un pilar del movimiento que ha devenido en el reconocimiento de la cocina peruana. Basta leer sus recetas para darse cuenta de que nuestra culinaria es sencilla y sabrosa.  Uno de los principales aportes de Teresa es haber respetado siempre la receta tradicional criolla y el recetario regional original. Claro que ella tenía sus inspiraciones pero no cambiaba nada en las recetas originales. Ese es su gran aporte y un tema para los investigadores de la gastronomía peruana, sobre todo ahora que se hacen tantas modificaciones de las preparaciones tradicionales. Necesitamos volver a las raíces. Teresa tiene el aporte del pasado en el presente y en el futuro”.

SANDRA PLEVISANI (Repostera)

(Foto: Archivo El Comercio)

“Cuando comencé aspiraba a convertirme en una Teresa Ocampo moderna. Ha sido un honor tenerla de invitada especial para el quinto aniversario de mi programa de TV. Desde entonces nos hemos hecho buenas amigas. Tenemos mucha afinidad. También trabajamos un libro juntas, “las dos caras de la cocina” y ahora me escribe cartas porque no maneja Internet.  Ella me inspira. Es una mujer maravillosa, clásica pero muy divertida. De chica me encantaba su programa porque todo lo explicaba bien y su voz dulce y cálida era única. Recuerdo su pie de manzana, suspiros, huevos a la nieve, el  pastel de acelga. Ahora me ha prometido que cuando venga a Lima prepararemos un postre que ha desaparecido de la repostería peruana, el queso de Flandes. Los vamos a recuperar”.