Comenzar un negocio propio es como subir a una montaña rusa: tendrás días en la cima y otros de caída libre. Si tu plan es ser independiente, debes recordar que no importa qué tan movidas estén las aguas, siempre debes intentar mantenerte a flote.

Si es tu primera vez emprendiendo en un negocio, el dinero tal vez sea un problema. Si es tu caso, cambia el lente con el que observas la situación, pues tener un presupuesto ajustado no tiene que ser sinónimo de problemas, sino de oportunidades de salir adelante y confiar más en tu proyecto.

 (Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

Antes de empezar tu propia empresa con poco capital, es bueno que tengas en mente estos cinco puntos para sacarle el jugo a tu tiempo y dinero:

1. Asegúrate de tener clara la idea de tu negocio

Con un presupuesto ajustado no hay lugar para los rodeos. Antes de empezar e invertir, investiga bien el rubro en el que te vas a especializar, busca si hay negocios similares a los tuyos y elabora un plan de trabajo para asegurar, en la medida de lo posible, el éxito de tu empresa. Este trabajo es impredecible, pero tener las cosas claras no está de más.

2. Ponte metas razonables

No esperes recuperar el 100% de tu inversión en un par de meses en los que te fue bien. El trabajo como empresaria independiente es de largo aliento y nunca sabrás qué pasará mañana, así que no te confíes. Establece metas que sabes podrás alcanzar en un lapso de tiempo y lucha por conseguirlas.

3. Ten un presupuesto apropiado

Tener poco dinero para iniciar un negocio implica que debes perder lo mínimo posible. Para establecer esas ganancias y pérdidas, lo mejor es tener un presupuesto lo suficientemente detallado y realista que te permita tener un panorama real del terreno que estás pisando.

 (Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

4. Da pequeños pasos al inicio

No te lances a la piscina de cabeza sin saber ni siquiera flotar. Comienza lento, pero seguro: prefiere trabajar en casa antes de alquilar un local; piensa en usar internet y redes sociales como parte de tu negocio; haz la mayor cantidad de cosas posibles para evitar contratar a otros, etc.

5. No tengas miedo a arriesgar

Tener poco dinero para tu negocio debe significar jugar siempre a la segura. Cada vez que puedas o se te ocurra una idea innovadora que no ponga en riesgo tus finanzas, date el gusto de probar. Ese juego de ensayo y error puede ayudarte a pulir algunas cosas para mejorar tu empresa.

 

TAGS RELACIONADOS