¿Quién no sueña con tener un negocio propio y exitoso? Ser independiente es una tarea complicada e implica bastantes horas de trabajo para poder alcanzar las metas que te has propuesto.

Pensarás que se necesita mucho para lograr tus objetivos; como presupuesto, tiempo, logística, etc. Pero, la verdad, es que lo más importante no está en lo que te rodea sino en lo que tienes en el interior: tu inteligencia emocional.

Según un artículo de la revista , esta inteligencia te permite desarrollar ciertas habilidades que te ayudarán a relacionarte mejor con los demás y a ser más consciente de tu realidad. Estas son cuatro de ellas:

1. Autoconsciencia

El primer paso para poder establecerte es saber qué es lo que sientes y aprender a manejarlo. La frustración y el estrés pueden ser habituales cuando se intenta sacar adelante un proyecto propio, sin embargo debes reconocer cuando las sientas para poder combatirlas.

 (Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

2. Automanejo

Puedes experimentar un sinfín de emociones durante tu proceso de trabajo en tu negocio y saber cómo enfocarlas para lograr tus objetivos puede ser de mucha ayuda. Haz que cada situación que se te presenta sea para tu beneficio y convierte cada mal rato en el combustible que te anime a superarlo con más rapidez e inteligencia.

3. Consciencia social

Por mucho que quieras se totalmente independiente, siempre tendrás que relacionarte con otras personas durante tu trabajo como clientes, proveedores, asesores, etc. Entonces es importante que sepas entender qué es lo que ellos sienten, sus intenciones e incluso lo que no llegan a decir.

4. Manejo de relaciones

Con una consciencia social desarrollada, serás una maestra en el manejo de relaciones. Cuando sabes qué es lo que busca una persona, serás capaz de entregarle exactamente lo que necesita y crear con ella una relación laboral efectiva. Ganarte la confianza de alguien es una llave importante cuando quieres iniciar tu propio negocio.

 

TAGS RELACIONADOS