Redacción EC

“Amaba el arte, dibujar, pintar y diseñar”, revela la creativa peruana. En el marco del , le pedimos a que mire hacia el pasado y se escriba una carta a ella misma: a esa niña que alguna vez soño con vivir del arte y que años después, comprobó que era posible.

MIRA TAMBIÉN: ¿Qué le escribirías hoy a la niña que fuiste? Estas peruanas líderes comparten sus inspiradoras cartas en el Día de la Mujer

Lo que le diría a mi yo de niña,

Que no tenga miedo a ser diferente, que no tenga miedo a pensar fuera del cuadrado. Que muchas veces te ganarás problemas por hablar en lo que realmente crees, pero no tengas miedo, es esa manera de pensar, lo que forjará tu camino.

Cuando te veas al espejo y no te sientas cómoda porque “no encajas”, recuerda que hay muchas mariposas bellas en la tierra que te capturan con su belleza efímera. Mírate como una mantis, aquella belleza que tiene que ser observada para ser apreciada y de aquella que siempre recordarás su color.

Mantente firme con tu propósito y tus metas, sabemos que te encanta el arte, dibujar, pintar y diseñar. No dejes que nadie te diga que eso no es más que un hobby, cuando dentro de ti encuentras el potencial para crear algo extraordinario. Recuerda que queremos dejar un legado en este mundo y que ese sea tu motivación absoluta.

Exígete, recuerda que esta carrera siempre será como una cancha de basquetbol, o como un partido de ajedrez. Tus deportes favoritos te enseñarán la disciplina que necesitas.

Mi mayor consejo es, nunca dejes de ser esa niña soñadora que cree en un mundo mejor, aquella que ama sentarse a leer un libro de historia griega, o aquella que irrumpe en curso de pequeños arqueólogos, siendo la única niña.

Llegaste a este mundo para forjar algo que de lo que ni tu misma imaginarás la magnitud. Disfrútalo, que todo tu trabajo será recompensado.