Alejandro Salas

Redactor

jesus.salas@comercio.com.pe

1 de 9
Gladys Tejeda  y  Marcelina Pucuhuaranga son un gran equipo. Juntas han podido salir adelante y superar todo tipo de adversidades. La atleta peruana considera que las medallas que ha conseguido también son de su madre, quien no deja de regalarle lecciones de vida. (Foto: Archivo personal)

Gladys Tejeda y Marcelina Pucuhuaranga son un gran equipo. Juntas han podido salir adelante y superar todo tipo de adversidades. La atleta peruana considera que las medallas que ha conseguido también son de su madre, quien no deja de regalarle lecciones de vida. (Foto: Archivo personal)

2 de 9
“Mi mamá me enseñó que para lograr mis objetivos tengo que entregarlo todo, que no debo rendirme", detalla Gladys, al recordar cómo  Doña Marcelina pudo sacar adelante a su familia sola. (Foto: Archivo personal)

“Mi mamá me enseñó que para lograr mis objetivos tengo que entregarlo todo, que no debo rendirme", detalla Gladys, al recordar cómo Doña Marcelina pudo sacar adelante a su familia sola. (Foto: Archivo personal)

3 de 9
Gladys es la menor de nueve hermanos. Ella recuerda que sus hermanos la llamaban 'la atleta' porque siempre les ganaba cada vez que tenían que ir por un pedido de su mamá a la tienda. (Foto: Archivo personal)

Gladys es la menor de nueve hermanos. Ella recuerda que sus hermanos la llamaban 'la atleta' porque siempre les ganaba cada vez que tenían que ir por un pedido de su mamá a la tienda. (Foto: Archivo personal)

4 de 9
En su natal Junín, Gladys empezaba a demostrar que tenía un gran potencial para el atletismo. Su madre también lo notó, y aunque no podía ofrecerle las zapatillas adecuadas para competir, su hija siempre se las ingeniaba para lograr quedar en el primer puesto. Así captó la atención del Instituto Peruano del Deporte (IPD) en el 2009. (Foto: Archivo personal)

En su natal Junín, Gladys empezaba a demostrar que tenía un gran potencial para el atletismo. Su madre también lo notó, y aunque no podía ofrecerle las zapatillas adecuadas para competir, su hija siempre se las ingeniaba para lograr quedar en el primer puesto. Así captó la atención del Instituto Peruano del Deporte (IPD) en el 2009. (Foto: Archivo personal)

5 de 9
Gladys quería sorprender a su mamá, ya que sabía que si se quedaba con el primer puesto el primer premio era una moderna cocina.  La atleta se prestó unas zapatillas de su vecina y estuvo cerca de lograr su cometido. Quedó segunda, y lloró de impotencia no poder llevarle el electrodoméstico a Doña Marcelina. Su madre solo le dijo que debía seguir preparándose.  (Foto: GEC)

Gladys quería sorprender a su mamá, ya que sabía que si se quedaba con el primer puesto el primer premio era una moderna cocina. La atleta se prestó unas zapatillas de su vecina y estuvo cerca de lograr su cometido. Quedó segunda, y lloró de impotencia no poder llevarle el electrodoméstico a Doña Marcelina. Su madre solo le dijo que debía seguir preparándose. (Foto: GEC)

6 de 9
Si antes madrugaba cuando Gladys debía salir a entrenar y correr todos los días a las 5 a.m., ahora Doña Marcelina no la piensa dos veces si debe viajar a Lima para poder darle todo su apoyo a su hija antes y después de una competencia. Ella es mi mayor orgullo, repite cada vez que la entrevistan. (Foto: GEC)

Si antes madrugaba cuando Gladys debía salir a entrenar y correr todos los días a las 5 a.m., ahora Doña Marcelina no la piensa dos veces si debe viajar a Lima para poder darle todo su apoyo a su hija antes y después de una competencia. Ella es mi mayor orgullo, repite cada vez que la entrevistan. (Foto: GEC)

7 de 9
Gladys remarca que sus triunfos y el poder viajar a tantos países no serían posible sin el apoyo incondicional de su madre. Ella es quien la ayuda a que nunca pierda el rumbo en su carrera deportiva.(Foto: GEC)

Gladys remarca que sus triunfos y el poder viajar a tantos países no serían posible sin el apoyo incondicional de su madre. Ella es quien la ayuda a que nunca pierda el rumbo en su carrera deportiva.(Foto: GEC)

8 de 9
El próximo reto de Gladys y Doña Marcelina son los  Juegos Olímpicos de Tokio 2021.  La deportista peruana está en Huancayo, a 3,200 metros sobre el nivel del mar, donde trabaja resistencia y potencia. A kilómetros de distancia, su mamá ya cuenta los meses para verla competir y ganar. (AP /Martin Mejia)
AP

El próximo reto de Gladys y Doña Marcelina son los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. La deportista peruana está en Huancayo, a 3,200 metros sobre el nivel del mar, donde trabaja resistencia y potencia. A kilómetros de distancia, su mamá ya cuenta los meses para verla competir y ganar. (AP /Martin Mejia)

9 de 9
Gladys Tejeda ahora es parte de la campaña ‘Nada nos detiene’ de Nike y D1, que propone el empoderamiento femenino. (Foto: Nike)

Gladys Tejeda ahora es parte de la campaña ‘Nada nos detiene’ de Nike y D1, que propone el empoderamiento femenino. (Foto: Nike)

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Día de la mujer: lecturas recomendadas - Natalia Barrera Francis

TE PUEDE INTERESAR