Redacción EC

En el marco del , la primera periodista peruana en cubrir a la selección de fútbol en un mundial, nos abre una ventana a su intimidad: escribe una conmovedora carta a su yo del pasado. Sobre el papel, se dirige a esa pequeña que soñaba en convertirse en una gran periodista deportiva, un reto complicadísimo en un país machista como el Perú.

MIRA TAMBIÉN: ¿Qué le escribirías hoy a la niña que fuiste? Estas peruanas líderes comparten sus inspiradoras cartas en el Día de la Mujer

Milena:

Decir que fue fácil, sería mezquino. Decir que no costó, sería soberbio. Decir que hasta aquí llegamos, sería mentira. Hemos recorrido un largo y duro camino, intentando sobrevivir en medio de tantas carencias y ausencias, y mira que hemos salido airosas.

Quién iba a decir que esa niña pequeña con rulitos, sonrisa y mirada tímida sería hoy una mujer empoderada, fuerte y luchadora. Quién iba a decir que aquella niña de 10 años que veía a periodistas como Juliana Oxenford en televisión, batallando a favor de los olvidados, haciéndose un lugar en medio de los grandes y ensuciándose los zapatos, ahí, donde las papas queman, 20 años después se sentiría más que orgullosa de ella misma.

Sin temor a equivocarme, creo que lograste hacer lo imposible. No solo fuiste la primera mujer periodista peruana en cubrir a su selección en un mundial, en transmitir y llevar emociones a todo un país que necesitaba ese aliento. No solo estuviste a tus cortos 24 años más de un mes lejos de casa, sola, cubriendo tu primera Copa América. No solo entrevistaste a Arturo Vidal y tuviste la valentía de preguntarle si había sido él el responsable de la pinta del Estadio Nacional. Sobre todo, llenaste el vacío de la ausencia de un padre que nunca te quiso con la presencia de una madre fuerte a la que le sobró el amor que al otro le faltó. Aprendiste a quererte y reconstruirte con lo poco que tenías, tuviste la fortuna de tener a un abuelo que te hizo creer en ti, te amó como a nadie, y lo mejor de todo: te hizo amar al fútbol.

¿Si pensaste que no lo lograrías? ¡Claro que sí! Lo pensaste una y mil veces. Dudaste de tus capacidades y hasta te pusiste límites, pero nunca te rendiste. Batallaste día a día con tus miedos y remaste para hacerte un lugar en “el mundo de los hombres”. Nunca te quedaste callada, siempre te impusiste e impusiste el respeto, te ganaste cada pequeño logro con el sacrificio y sudor de tu frente; y por el camino difícil, el camino correcto.

Después de 12 años ejerciendo el periodismo deportivo en un país machista, donde aún se busca la igualdad, habiendo cumplido sueños y ganado batallas, lo único que me queda por decirte es que, ¡lo lograste Milena!. Aquello que te costó lágrimas, hoy te da alegrías. Pero esto es solo el comienzo, porque aún te queda el segundo tiempo más descuentos incluidos, y debes seguir luchando... por ti, por los tuyos, y por ellas, las niñas que creen que no podrán. A las que les dicen que no podrán, pero allí estarás tú para demostrarles, con hechos, que sí se puede.

TE PUEDE INTERESAR