Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Entre transmisiones, la periodista peruana se da un tiempo para escribir lo que, probablemente, sea uno de los textos más conmovedores en un día como hoy: una carta a ella misma. Sobre papel pone todos los anhelos y sueños que sembró a corta edad y que hoy va alcanzando a pasos agigantados.

MIRA TAMBIÉN: ¿Qué le escribirías hoy a la niña que fuiste? Estas peruanas líderes comparten sus inspiradoras cartas en el Día de la Mujer

Querida Rosa,

Hola, soy tú, aún conservo esa alma de niña, ese espíritu curioso que queda fascinado con cada nueva cosa que aprende y claro, a lo largo de estos años ha sido mucho lo que he aprendido, como también el dolor vivido en ese proceso, entre experiencias buenas y malas pero finalmente siendo todas necesarias para convertirme en la mujer que soy hoy en día. Quiero dirigirme a ti para contarte algo...

La vida ha sido más dura de lo que pensé y la verdad es que no me arrepiento de las decisiones que he tomado. Si hay algo que quiero hacerte recordar siempre es que naciste para conquistar absolutamente todo lo que te propongas y mucho más. Viniste a este mundo a revolucionar, a ser la voz de aquellas mujeres que quizá aún no pueden sentir la libertad y la fuerza que tú irás consiguiendo a cada paso que des gracias a esa determinación por hacer las cosas distintas, por romper el molde, por dejar huella. No permitas que te hagan sentir menos por ser mujer, esto nunca será un impedimento y al contrario, será tu motivación para demostrar que una sociedad puede alcanzar la igualdad. Lucha por ello.

Asimismo, quiero pedirte perdón porque he dejado de lado algunos de tus sueños. No es que los haya abandonado, es que he debido hacer sacrificios muy grandes para ir cumpliendo con algunos y además... descubrí nuevos sueños en el camino que estoy segura te harán muy feliz y comprenderás que hay prioridades en la vida que uno debe ordenar buscando no solo nuestra satisfacción sino también la satisfacción de aquellas personas que nos han venido apoyando todo este tiempo, de manera incondicional.

Así que te pido paciencia, es difícil ya que tienes un carácter muy impulsivo pero te aconsejo con todo el alma que no te rindas, que no te frustres, que no desistas cuando algunas puertas no se abran o cuando apenas unos cuantos crean en ti y tus ideas locas. He aprendido que nada que valga la pena será fácil, y hoy más que nunca sé que los grandes retos son para personas capaces de cumplirlos. Tu trabajo será tu mejor arma para combatir esa enfermedad llamada machismo. Lucha por ello.

MIRA: Milena Merino, la periodista peruana le escribe una carta a la niña que alguna vez fue

Si hay algo que quiero mencionarte con mucho énfasis es que tengas la seguridad absoluta de que mereces toda la felicidad del mundo. Habrán situaciones que te harán perder la confianza en ti misma, te cuestionaras si eres lo suficientemente buena para alguna labor o habrá gente que te haga creer ello, sin embargo, podrás superar estas crisis con mucho amor propio, así que trabájalo siempre, repítete lo fuerte que eres, repítete lo grandiosa que eres por el solo hecho de tener un corazón noble que no busca dañar a nadie y al contrario, lo que más quiere es contagiar, inspirar, unir. Rodéate de gente que te quiera ver en lo más alto, gente que apueste por ti, que sepa lo que vales, te ofrezca lo mejor de ellos y que no te deje caer aún cuando nada pareciera progresar.

Un día verás cómo el camino va tomando forma y los éxitos irán llegando. Por favor, no pierdas nunca la humildad que en estos tiempos parece haber desaparecido. Se presentarán oportunidades que harán que vayas ganando reconocimiento por tu trabajo pero que ello no te quite la esencia de ser tú misma, sin importar el ambiente o las personas con las que te encuentres. Recuerda de dónde vienes, quizá ahora mismo ves a tu mamá saliendo a la calle a vender sus desayunos y a tu papá despidiéndose para seguir con el arduo día de taxista... todo con tal de darte a ti y a tu hermana lo que necesitan. Hay días en los que no habrá dinero pero tranquila, ese sufrimiento y admiración por ellos hará que más adelante les puedas ir retribuyendo todo lo que hicieron, y no solo en lo económico sino en el orgullo que ellos sentirán por ti.

Te tocará aprender, preguntar e investigar mucho pero un día tendrás el conocimiento suficiente para también poder enseñar a otros. Comparte, comparte todo lo que sepas, es el mejor legado que puedes dejarle a chicos y chicas que te admirarán. Y claro, nunca olvides que cada día puedes adquirir un conocimiento más. Nunca dejes esa curiosidad, nunca dejes de explorar.

Cierro estar carta diciéndote que el futuro es mucho mejor de lo que piensas. Sé que te pone nerviosa saber lo que vendrá y que quizá ni pasa por tu mente que un día tu nombre hará historia, pero ten fe de que cada caída y levantada lo harán posible. Aquí te espero, y cuando llegues, sé que muchos sueños más se habrán cumplido. Siempre soñadora, siempre rebelde, siempre revolucionaria, esa eres tú.

Atentamente,

Rosa.

TE PUEDE INTERESAR