Fueron sensación en el programa ‘American Got Talent’ (AGT). En esta nota, Irene y Andrea Ramos nos comparten todos los detalles de esta increíble experiencia. (Fotos: IG/ @doubledragontwins)
Fueron sensación en el programa ‘American Got Talent’ (AGT). En esta nota, Irene y Andrea Ramos nos comparten todos los detalles de esta increíble experiencia. (Fotos: IG/ @doubledragontwins)
Giancarlo Aljovín

Fueron sensación en el programa ‘’ (AGT). Dos minutos que les cambiaron sus vidas, pero arriesgaron todo al irse a otro país para conseguirlo. Sus inicios, lo duro que es ser artista en el Perú y lo que ha generado esa presentación. De eso y más, conversan aquí.

¿Qué le dirían a su padre hoy?. Esa fue la última pregunta. No hubo respuesta inmediata como ocurrió con todas las consultas anteriores. Silencio total hasta que Irene con la voz entrecortada dijo: “Gracias por ayudarme a cumplir sueño”. Andrea seguía en silencio. Los segundos pasaban y un “No Puedo” brotó de sus labios. Ambas se miraron, porque se emocionan cada vez que recuerdan al ser amado que partió hace dos años. “We did it…. Lo Logramos”, esa es la frase que Andrea le dedica a su papá y que resume lo vivido desde 2017 en Estados Unidos. Momentos duros, pero se levantaron y bajo el nombre de ‘Double Dragon Twins’ conquistaron al más exigente jurado y al mundo.

MIRA: Morat, de amigos de la infancia a una de las bandas más queridas por las jóvenes del mundo

Todos tenemos la imagen final de su presentación, pero ¿qué hay detrás de lo que se ve solo en la televisión?

Andrea Ramos (AR): Detrás de todo hay meses de preparación para llegar a ese concurso y años de haber soñado con estar en ese escenario. Muchos dirán que estamos gorditas, pero no tienen ni idea lo que hemos hecho para bajar de peso (entre noviembre y marzo perdimos más de 20 kilos). Hay muchas horas de ensayo, días en los que practicábamos 10 horas sin parar. Mi padre nos trajo a Estados Unidos para vernos en televisión aquí, pero falleció y no lo pudo conseguir. Postulamos a varios castings y no se daba. Todo fue cuestión de tratar, error y volver hacerlo. Hemos ido mejorando con el tiempo para estar en ese programa. Ha sido un proceso muy largo, de años.

Un detalle del día de su presentación es la barra que las acompañó con la bandera del Perú…

AR: Era una barra de cuatro personas. Una amiga, su hija, mi enamorado y un tío. No queríamos deprimirnos, deseábamos entrar al escenario a romperla, entonces le pedí a mi amiga que lleve la bandera para inspirarnos. Otro punto fue que necesitábamos saber dónde se encontraban y no sentirnos solas, porque ese escenario es realmente gigante.

MIRA: ¿Cómo se graban los videoclips musicales en tiempos de cuarentena

¿Por qué eligieron ‘It´s Raining Men’?

Irene Ramos (IR): Es el tema que cantamos desde la primera audición del concurso. Es una canción que nos permitió demostrar cómo somos, súper alegres, además de presentar mucho show, que es lo que queríamos.

Los nervios se lograron calmar en algún momento…

AR: Jamás. Tuvimos nervios todo el tiempo. Yo me río mucho, parece que estoy contenta, pero son los nervios. Sentí que iba a darme un infarto. Toda esta experiencia me demostró que AGT es una de las producciones más grandes y organizadas. El artista solo se preocupa por su acto.

IR: Creo que nadie sabe, pero nos dio ataque de pánico y no lo pudimos controlar. En mi caso, es como si me quitaran todos los sentidos y no puedo hacer nada. Solo temblaba, porque obviamente te sientes asustada. Es, sin duda, el espectáculo más difícil que hemos tenido. Algo para resaltar es que la producción se preocupa mucho por los participantes, por los nervios que significan estar en un programa mundial. Nos han tratado excelente.

MIRA: Greeicy, la cantante colombiana con 13 millones de seguidores cuenta la inspiración detrás de su último álbum

¿Cómo toman el impacto que ha tenido su participación en AGT?

AR: Esa presentación fue en marzo, por lo que dos meses no dijimos nada (también hay un acuerdo de confidencialidad), porque todo se da a su tiempo. Además, buscábamos que lo que salga en televisión sea algo que nosotras queremos, no deseábamos ser influenciadas por otras ideas.

IR: Sabíamos el impacto que íbamos a tener, nos preparamos mentalmente. Con ‘La Voz Perú’ ya habíamos tenido un buen calentamiento, pero ahora es mundial. Hemos recibido mensajes en coreano, en árabe, y de diversas partes del planeta. Intentamos tener contacto con los seguidores y no dejamos que se nos suba a la cabeza. Tenemos claro que sin el público no somos nada.

Un ejemplo del impacto que han tenido: ¿cuántos mensajes recibían en su bandeja antes del concurso y cómo es ahora?

IR: Tristemente antes dos o tres. Hoy tuve que desactivar las notificaciones, porque el celular no dejaba de sonar o vibrar.

AR: Yo hice un experimento en Instagram: pedí a la gente que nos haga consultas. Antes del concurso solo recibí dos preguntas y después del concurso llegué a 1200 y en diversos idiomas.

Dentro de todos esos miles de mensajes que les llegaron que sintieron que uno sea de Heidi Klum, otro de Sofía Vergara y también de Terry Crews…

IR: A Heidi siempre la hemos admirado y que nos haya posteado en Twitter, solo quedaba decir gracias. Y Terry Crews es un hombre muy lindo, me refiero como persona es humilde. Cuando le cantamos ‘I need you’, se quedó cantando con nosotras.

AR: En mi vida pensé que Sofía Vergara iba a postear algo sobre nosotras. Recuerdo que Sofía luego de nuestra audición, nos vio y felicitó. Con Heidi antes de la presentación, estaba muy nerviosa, ella caminaba y me vio en ese estado. Se paró para preguntar si estaba nerviosa y le dije que sí. Y de una manera graciosa me dijo que debería estarlo. Luego avanza, voltea a verme y sonriendo afirma: déjalo ir. Todo fue de una manera tan linda y me demostró que es una persona divertida y normal. Otro juez cualquiera se pasaba de largo. Ella hizo un comentario para que yo deje de estar nerviosa.

Para ustedes es muy importante Simon Cowell. Lo pusieron en un post, debieron esperar 17 años para ver la sonrisa de Simon tras una presentación suya…

IR: Lo admiramos desde que tenemos 15 años. Tiene una forma de juzgar increíble. Y nosotras soñamos que lo haga con nuestro trabajo. Queríamos lograr que él sonriera, por eso dijimos que deseábamos ver a las personas felices, porque buscábamos ver su sonrisa. Cuando alcanzamos la residencia, mi papá nos dijo por fin podrán ver a Simon Cowell. Esta experiencia nos demostró que Simon es una persona justa, muy humana.

AR: Algo que no se vio fue que Simon se da cuenta de nuestros nervios estando en el escenario y nos dice que bajemos. Él se acerca y nos da un abrazo para calmarnos.

Si bien se afronta un momento difícil por el COVID 19, les han dicho los organizadores cuándo y cómo se desarrollará el concurso…

AR: Ellos están respetando mucho las reglas del CDC (son las siglas en inglés del Centro de Control de Enfermedades) y lo que están buscando es que el programa continúe sin perder su esencia, buscando que sea una forma segura tanto para los participantes y todos los involucrados en el show. La producción está realizando un trabajo muy responsable. No tenemos la fecha aún, pero nos han dicho tentativamente qué mes sería para que lo tengamos libre.

Sobre la próxima canción que van a presentar, ¿ya la tienen definida?

AR: Ahorita está entre dos temas, ya descartamos algunos, pero no es nada seguro. Nosotras los propusimos, pero depende qué derechos de autor salgan primero. Todo está en la producción en este momento, pero son canciones que elegimos, por eso estamos tranquilas con la elección final. Por supuesto, no quiere decir que con cualquiera de los dos ganamos, no se trata de eso, sino que estamos preparadas para dichas opciones.

Lo que les ha ocurrido es como un respiro con todo lo que se vive debido a la pandemia…

IR: Tenemos claro lo que está pasando en el Perú y en el mundo actualmente; y lo que nos ha sucedido es una bonita noticia, que ha permitido dar un poquito de felicidad. Además, es increíble que muchas personas nos ven como inspiración y las entiendo, yo sé cuál ha sido su frustración.

La meta, sin duda, es ganar el concurso, pero ¿a qué apuntan con esta participación en AGT?

AR: En Estados Unidos tú empiezas desde cero y la gente no sabe que tú cantas. Nuestra intención fue probar suerte y que nuestro papá –pese a que ya no está con nosotras- se sienta orgulloso. Tras entrar y ver la reacción y apoyo del Perú fue algo que nos movió mucho.

Pase lo que pase en el concurso, ¿existe la posibilidad que vuelvan al Perú?

AR: Claro que sí. Tendríamos que quedarnos un año más por el tema de los papeles de la ciudadanía. En nuestro país tenemos todo. En Estados Unidos, luchamos cada día y a veces me preguntaba ¿qué hago acá?, pero ahora tenemos un propósito. Nos gustaría regresar a Perú consolidadas como artistas.

-LOS INICIOS Y SER ARTISTA EN EL PERÚ-

Ustedes en sus inicios tuvieron la oportunidad de trabajar con Anabel y Antuanet Elías, las cíndelas de Nubeluz

IR: Todo lo que hemos aprendido del arte, lo hemos hecho por ellas, porque nos conocieron cuando teníamos 9 años. Lo que es cantar y bailar profesionalmente, además de todo lo que involucra estar en un escenario, todo eso lo aprendimos de las gemelas.

AR: Ellas nos explicaron que así tengas cinco mil personas o solo una, mira al frente y realiza el acto con la misma calidad.

¿Qué género les gustaría explorar como cantantes?

AR: Me gusta mucho el estilo de DLG, de latin groove, tiene como reggaetón, hip hop y soul. Esa onda es muy buena. En el caso peruano, me gusta mucho Eva Ayllón, por eso me agrada el afro.

Comenzaron desde muy pequeñas, deben tener muchas anécdotas a lo largo de sus carreras…

AR: Antes de salir a un concierto, tuve una discusión con una persona que era importante para mi. Estaba súper triste y comencé una canción (Chiquitita) y se me salieron las lágrimas; la reacción de la gente fue que estaba sintiendo el tema y comenzaron a grabarlo.

IR: Una vez con nuestra orquesta nos contrataron para la embajada china y querían un tema en mandarín. Pensé que lo podía hacer. Me fui a un chifa para que una chinita me enseñara (risas). Luego de la presentación, la reacción del público fue de no entender nada y no aplaudieron.

¿Es muy difícil ser artista en el Perú?

AR: Bastante. Recuerdo que una vez tocaron un tema mío en una radio y me dijeron: “No hay escándalos alrededor tuyo”. Entonces les dije qué debo hacer.

IR: La música se consume poco en Perú y eso hizo que nos deprimiéramos. Teníamos que pagar para tener publicidad o llamar a las radios pidiendo por favor que pongan nuestro tema y la respuesta era que no lo pedían, pero eso no iba a ocurrir sino lo conocen. De verdad, lloramos cada vez que pedíamos alguna entrevista y nos decían que no. Y daba pena, porque no éramos nadie, incluso estando en ‘La Voz’ no podíamos hacer nada.

Llevan 3 años como residentes americanas, ¿tenían claro desde un principio con los documentos a la mano que iban a viajar a Estados Unidos?

IR: Nos queríamos quedar, pero nuestro trabajo se estancó en solo cantar en orquestas y no podíamos hacer nada más. Nuestro sueño parecía truncado. Queríamos volar más alto, pero nos pusieron el tope, y te lo digo en serio, de aquí no vas a pasar. Y creo que la mayoría de artistas peruanos sabe que hay un tope, después de eso tienes que hacer escándalo y nosotras dijimos no.

AR: Yo aposté mucho por Perú, pero sentimos que llegamos hasta ese cierto punto y ya no íbamos a poder más. No queríamos ser mediáticas por otros asuntos, deseábamos vender arte. En Perú, tienes que salir y explorar, hay que arriesgarse y eso es lo que nosotras hicimos.

Hablamos antes de lo que han inspirado en la gente, ¿les han escrito mucho sobre el valor que ha tenido su presencia en AGT?

IR: Muchísima gente y escriben que nos ven como inspiración. Saben que no se puede salir de ese tope y quieren arriesgarse como lo hemos hecho nosotras. El Perú tiene que exportar artistas. Yahaira Plasencia, Daniela Darcourt y Leslie Shaw, todas ellas se la han buscado, trabajaron para llegar a una productora internacional. Sabemos que en nuestro país hay buenos productores, pero que te lo vendan muy poco.

AR: El trabajo de los productores en el Perú es muy bueno, pero para que tu tema lo pasen en la radio, ese es otro asunto. Hay tremendo material a nivel de producción y artistas, pero se chocan con esa barrera. Hay pocas radios que apoyan lo nacional y las aplaudimos.

En su caso, ¿cómo se hace para superar tantas veces escuchar un no?

AR: Gente que nos conocía y que era nuestros “amigos” – entre comillas porque no lo eran – decía para qué íbamos a venir a Estados Unidos y que lo único que haríamos era trapear pisos, algo que fue verdad, pero si lo hago, a ti que te importa. Es un trabajo honrado. No nos sentimos mal de comenzar de cero, porque seguimos luchando por nuestro sueño. Si la gente me dice que no vamos a llegar, gracias por retarnos.

IR: Deseo resaltar algo, hay fans que siempre estuvieron a nuestro lado, que nunca dejaron de apostar por nosotras, a ellos los atesoro mucho.

-COMENZAR DE CERO-

En ese 2017, subirse al avión rumbo a Estados Unidos, les debió dar mucho miedo por lo que les tocaría afrontar…

IR: Empezar de cero, salir de tu comodidad, es decir, yo soy artista, pero tenía claro que iba a ser otra cosa al inicio. Al principio tuvimos dos o tres trabajos. En mi caso, arranqué vendiendo ropa en una tienda, pero luego pasé a un trabajo más sacrificado, pero mejor remunerado. Hacía las ensaladas y luego pasé a ser asistente de cocina. Me pasaba 16 horas al día metida en la cocina. Después fui recepcionista de un salón de belleza. Hoy en día estoy de supervisora de recepcionistas de un reconocido hotel.

AR: Yo empecé a trabajar como una anfitriona en un restaurant, era la que daba la bienvenida y ubicaba en la mesa a los clientes. En los últimos meses, laboré en una empresa cinco de estrellas de cupcakes, es una de las franquicias más importantes en repostería. Yo me encargaba de decorar los pasteles y también en recibir los pedidos, pero lamentablemente con la pandemia, no es un servicio esencial y todos fueron despedidos.

Siendo inmigrantes y precisamente en Estados Unidos, ¿les ha tocado vivir situaciones de discriminación y cómo toman todo lo sucedido en suelo americano por el tema del racismo?

AR: Sí, pero lo más irónico que no por parte de americanos. Una persona de un país latino también fue racista conmigo. Hemos sufrido situaciones de discriminación por gente a la cual tú te preguntas: “¿Por qué si somos iguales?”.

IR: Han sido dos o tres pequeños episodios, pero hemos salido bien aunque duele mucho en el momento. En cuanto a las marchas, yo sé que todo esto pasará y se verá un cambio positivo.

Con tanta exposición que tienen hoy por el concurso, ¿les ha pasado sentir acoso o afrontar situaciones desagradables?

AR: Hay gente muy buena, pero también mala. Nos ha pasado que hombres nos han pedido ciertas medidas y pienso que les hace creer que se las vamos a mandar. De verdad, nos han preguntado cosas muy privadas. Hay mucho loco suelto. Eso sí, de los peruanos y latinos no hemos recibido ningún maltrato

IR: Hay personas que consiguieron mi número de celular y me mandan cada cosa. También me han llamado y tuve que bloquearlos. Uno incluso quería hacerme una denuncia porque no le contestaba.

VIDEO RECOMENDADO

Manuel Turizo cantante y compositor: “Siempre quise que mi música fuera positiva”

Manuel Turizo, cantante y compositor: “Siempre quise que mi música fuera positiva”

TE PUEDE INTERESAR