Petit Miribel (izq. arriba), Francesca de Orbegoso (izq. abajo), Milagro Huamán (centro), Rosalyn y Katherine Picón (der. arriba) y Ana Belaunde (der. abajo). Fotos: Difusión.
Petit Miribel (izq. arriba), Francesca de Orbegoso (izq. abajo), Milagro Huamán (centro), Rosalyn y Katherine Picón (der. arriba) y Ana Belaunde (der. abajo). Fotos: Difusión.
Redacción EC

Favio Jurado, gestor comercial y especialista en marketing para el rubro de turismo, gastronomía y moda, nos comparte estos 5 casos de creativas que desarrollan propuestas que se adaptan a los nuevos tiempos:

TE PUEDE INTERESAR: Cinco retos que enfrentan las mujeres emprendedoras del Perú

Petit Miribel propietaria de Hotel Sol y Luna Relais & Chateaux en el Valle Sagrado de los Incas

Es reconocida mundialmente por su impecable trayectoria como hotelera y única propietaria que administra y reside en su hotel de lujo. Actualmente por pandemia promueve planes especiales de hospedaje en sus cabañas por estadías de semanas y meses a tarifas especiales. Nótese que cada cabaña es independiente y separada de cada una y cuenta con una exquisita decoración de lujo, un concepto que no sólo cumple con protocolos sino que te permitirá disfrutar plenamente del Valle. Además, Sol y Luna tiene una Fundación y escuela que permite brindar educación de la más alta calidad a niños de la zona.

Ana Belaunde, propietaria de Limaná Restaurante

Reconocida por su amplia experiencia en el sector turístico de lujo, decide emprender en el sector restaurantes meses antes del inicio de la pandemia. Inicialmente Limaná fue pensado para ser un restaurante fine dining. Hoy la experiencia no culmina y además de sus aclamados almuerzos y cenas que pueden disfrutarlos en su amplia terraza, replantea su experiencia orientándolos a desayunos, brunch y también a través de su propio delivery. Limaná cuenta con un variado menú a base de superfoods, entre otras opciones. Sin duda un ambiente donde el arte, el estilo, el cuidado por el medio ambiente y la salud se entremezclan.

TE PUEDE INTERESAR: La historia de Amelia: de hacer realidad el sueño de la bodega propia a ayudar a otras mujeres a emprender

Francesca de Orbegoso, propietaria y diseñadora de la marca Titi Lima

Apertura show room en Lima de la mano de nuevas colecciones con mucho éxito. La cuarentena fue un momento de cuestionamientos y de tiempo a favor para seguir creando modelos innovadores para la mujer, desarrollando productos con el estilo y elegancia que las caracteriza, apostando por materia prima local y colaboración de mujeres con una visión clara y distinta. Tenían incertidumbre, desafiaron el hecho de no poder salir de casa y apostaron por plataformas de e-commerce internacional con las que han llegado a vender en unos meses a Estados Unidos, Reino Unido, Italia y España. Debido a la aceptación del mercado americano planean un viaje de negocios a Miami para concretar unas visitas en boutiques de diseñadores independientes, y en mayo de este año ingresan a una Boutique en Soho en Nueva York. Enhorabuena Titi Lima por el mundo haciendo Patria.

Rosalyn Picón, propietaria y chef pastelera de Dulcefina

Se enfocó más que nunca en el e-commerce, su canal de ventas es pionero en ventas de tortas artísticas en nuestro país. Junto con Katherine, su hermana y socia, desarrollaron la plataforma hace par de años y la pusieron en marcha con mucho éxito con el inicio de la pandemia. Hoy sus tortas se venden por todo Lima y no descartan aperturar Dulcefina en provincias para llegar a más zonas de nuestro hermoso Perú. Felicitaciones Dulcefina, el futuro está en las nuevas generaciones de consumidores.

Milagro Huamán Lu, propietaria y chef pastelera de Fausta Pastelería Casera

Milagro con el inicio de la pandemia se inspiró más que nunca en su bisabuela, una mujer fuerte y empoderada, y rescató recetas de antaño de nuestro amado Perú, algunas de ellas encontradas en un antiguo recetario que Fausta escribía a mano. Pasó de vender sus ya reconocidas tortas de chocolate y tortas de red velvet a muchos turrones de doña Pepa y muchísimos alfajores y guargueros, ni qué decir de sus limones de convento. La emoción y el cariño por lo nuestro vende. De pronto Milagro se convirtió en una máquina imparable de dulces peruanos, a los que nadie se le puede resistir.

TE PUEDE INTERESAR: