Guerras de mamis: Claves para vivir en paz
Guerras de mamis: Claves para vivir en paz
Redacción EC

KARINA VILLALBA 

En varias oportunidades me he encontrado en medio de un fuego cruzado de palabras solo por decir que prefiero que sea mi hijo, de dos años y nueve meses, quien elija cuándo quiere dejar el pañal; por permitir que tome teta algunas madrugadas sobre todo, aquellas en las que se despierta porque no me vio al dormirse, porque decidimos con su padre darle leche de soya, porque no lo llevamos a clases de estimulación temprana, porque aún no hemos elegido el colegio, por no cortarle la melena, por confiar en un médico homeópata... La lista de temas que desatan polémica entre las . Y aunque muchas veces «ellas» (tu madre, tu suegra, tus hermanas, tus cuñadas y tus amigas) puedan sacarnos de nuestras casillas con sus puntos de vista, piensa que son sus ganas de querer ser ‘buenas madres’ lo que convierte nuestras discusiones en guerras sin cuartel.

COMPETENCIA E INSEGURIDAD 

Es nuestra naturaleza competir, desde pequeñas queremos destacar entre los demás, ser reconocidas, valoradas y necesitamos la aceptación colectiva. Y, como en cada etapa de nuestras vidas, en la maternidad también se activa ese instinto. Competimos con otras madres por ser mejores y en ese afán, pisoteamos opiniones y tratamos de imponer las nuestras. 

Por otro lado, es cierto que la despierta inseguridades que, de acuerdo a Laura Gutman, «es el caldo de cultivo de todos los consejos para madres».

Nadie nos enseña a ser mamás, tenemos temor hacerlo mal y entonces, para esconder nuestros propios miedos, nos lanzamos a la crítica, a la guerra.

TOLERANCIA Y ACEPTACIÓN: LAS MEJORES ARMAS

Joan Hartley, psicóloga clínica, especialista en desarrollo infantil y del , y madre de dos niños de 5 y 3 años, sostiene que es común que exista discrepancia en los diferentes estilos de crianza y que ser tolerante le ha servido para salir bien librada en estas lides. «En mi experiencia, escuchar a otras madres, reconocer y rescatar lo valioso de sus opiniones, me ha servido para crecer como mamá. Ser mejor mamá tiene que ver con tu intuición. Es una suerte de ensayo y error». 

Más que perdernos en enfrentamientos verbales con las mamás debemos aprovechar sus experiencias. Como dice Anabela del Busto, psicóloga y madre de un niño y una niña, «‘la pelea’ no tiene sentido. Más bien, deberíamos llamarla ‘momento nutritivo para la crianza’ y salir de cada conversación más grandes y agradecidos de que no hay una sola manera de ver las cosas sino miles, y que todas pueden aportar más a nuestras vidas.

Encuentra más notas interesantes todos tus domingos con