En la adolescencia, sin importar cuánto te quieras y valores, siempre habrá ocasiones en las que no te gustes y te cuestiones. Es una reacción normal pues atraviesas una etapa en la que recién te estás conociendo y vas aprendiendo quién eres. Es realmente tan normal que todos hemos estado ahí. Incluidas las mujeres más poderosas y bellas de Hollywood.

Este domingo, ganó el Premio BAFTA 2016 como actriz de reparto por su papel en la película sobre Steve Jobs. Y escogió ese momento de éxito para recordar a la adolescente llena de dudas que alguna vez fue.

Parada frente a la prensa, Kate WInslet contó que cuando tenía catorce años una profesora de teatro le dijo que le iría bien si se conformaba con los papeles de niña gorda.También comentó, con gracia y sin fastidio, cómo manejó esas críticas: “A la mujer que haya sido menospreciada alguna vez por un profesor, por un amigo o incluso un familiar simplemente le digo que no los escuche. Eso es lo que yo hice. No los escuché y seguí avanzando”.

Antes de protagonizar Titanic, a Kate Winslet acostumbraban negarle papeles por ser

Aunque ir cuestionando y midiendo nuestras capacidades sea normal en la adolescencia, la crítica negativa de otros puede truncar ese proceso de exploración. Puede angustiarnos, asustarnos, paralizarnos. Ante eso, Kate Winslet decidió bien y se tapó los oídos. Ella eliminó la bulla innecesaria y continuó concentrada en sus proyectos personales comprobando por ella misma de qué era capaz.

A los 14 años, su profesora le dijo que sólo serviría para el rol de niña gorda y Kate Winslet decidió ignorarla. Así se convirtió en la jovencita rebelde y millonaria de Titanic, en una heroína de Jane Austen en Sensatez y Sentimientos, en la chica artística con cabellos de colores de Eterno Resplandor de una Mente Sin Recuerdos. Ella creyó en si misma y hoy millones de personas le creen los variados personajes que interpreta en el cine. ¿Cuándo fue la última vez que convertiste la crítica cruel en una oportunidad para crecer? 

 

TAGS RELACIONADOS