La ingeniera Rosalva Gallardo trabaja en Google desde hace 4 años. Ella invita a todos a participar de Techsuyo, evento que se realizará en octubre. (Foto: Difusion).
La ingeniera Rosalva Gallardo trabaja en Google desde hace 4 años. Ella invita a todos a participar de Techsuyo, evento que se realizará en octubre. (Foto: Difusion).
Diego Alzamora

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Rosalva Gallardo pudo ser una gran pianista profesional; sin embargo, entrar a un curso sobre procesadores de texto -allá por los años noventa- cambió el rumbo de su vida. Tiempo después esta ingeniera peruana es gerente de Programas de Software en y cumplió su sueño: trabajar en . No obstante, el camino no ha sido fácil, pero nunca le faltó motivación.

Tras descubrir su vocación, Rosalva decidió estudiar ingeniería informática en la PUCP, lugar donde se percató temprano que sería una minoría, rodeada de una gran cantidad de compañeros varones. Esto no le impidió seguir hacia adelante con sus objetivos. “Recuerdo que una de las profesoras mencionó Silicon Valley y pregunté: ‘¿qué es Silicon Valley?’. Entonces me dijeron que es donde están las grandes empresas de tecnología. Comencé a investigar un poco más y dije: ‘yo quiero trabajar ahí’. Y recuerdo que mis amigos que estaban al costado me decían ‘¿sí, no?’”. Cuando todavía parecían pocas las probabilidades

MIRA: El programa creado por dos peruanos que lleva a emprendedores a Silicon Valley, “la meca de la tecnología”

A pesar de la incredulidad de la gente, Rosalva siguió firme. Trabajó primero en la dirección de informática de su propia universidad (haciendo un software para publicar los resultados de admisión) y luego estuvo en Novatronic, lugar donde pudo realizar algo que le gustaba: liderar equipos. Ahí creó softwares para empresas de telecomunicaciones. Hizo eso hasta que se motivó a investigar un tema en específico: cómo mejorar el proceso de software para elevar la calidad.

En ese momento, la futura ingeniera de Google decidió postular a un doctorado en el extranjero. “Cuando yo postulaba a las universidades las personas me decían, ¿tú sabes inglés? Yo decía ‘no, pero voy a aprender’. Y también (me decían) si conocía a alguien ahí para entrar, para que me entreguen una beca: ‘Tú tienes que conocer a gente ahí’. Yo respondía ‘no conozco a nadie pero, ¿si no intento cómo voy a saber?’”.

MIRA: Empresa peruana sorprende con innovadora prótesis biónica

Rosalva se esmeró para estudiar inglés y dar los exámenes de las universidades con los currículos que más le agradaban. Para su sorpresa, la Universidad de California le terminó ofreciendo una beca completa para seguir su doctorado en ciencias de la computación con ingeniería de software. El esfuerzo había sido recompensado. “Puse todo en dos maletas y me fui a Estados Unidos a hacer mi doctorado”, recuerda.

Silicon Valley: un sueño que se cumplió

Como parte de la beca (o “fellowship”), la ingeniera peruana trabajó el primer año como asistente de docencia, pasó el segundo año corrigiendo prácticas y exámenes, y el tercer año fue asistente de investigación. “Eso cubría la pensión de la universidad y, aparte, me daban un estipendio que yo podía usar para mi manutención. Entonces fue una oportunidad tan grande que decidí aprovecharla”.

Sin embargo, el choque cultural que sintió no era para subestimar: vivía sola, sus compañeros eran americanos o de varias partes del mundo, y el idioma fue una barrera. “Recuerdo que en la primera clase me pidieron leer dos libros y uno era sobre filosofía de la ciencia, o sea, una lectura compleja. Teníamos que leerlo un fin de semana. Creo que solo llegué a leer la mitad de uno porque tenía que buscar al menos 10 palabras en el diccionario. Fui a la clase, le comenté a la profesora y me dijo que siga intentando”. Y Rosalva Gallardo siguió intentando. Para el final de su doctorado ella logró escribir dos libros en inglés.

MIRA: La tecnología que busca hacer más expresivas las voces artificiales y que funcionen como un actor de doblaje

En ese momento la vida le ofreció opciones -ofertas- y ella eligió el camino que la llevó a Silicon Valley: trabajar en Intel. Ahí fueron cinco años manejando la calidad del software de una de las empresas de tecnología más importantes del mundo. En esa época ella también empezó con sus proyectos PeruSV y , los cuales buscan acercar más a los peruanos y latinos al ambiente tecnológico de esta región. Justamente, gracias a la referencia de un miembro de la comunidad de peruanos es que Rosalva llegó a Google. “Me dijo, ¿por qué no postulas? Y me postulé a Google y entré”.

Trabajar en Google fue uno de mis sueños por la cantidad de herramientas y el impacto que tienen los productos en toda la humanidad. Me gusta mucho su cultura”, dice la ingeniera peruana. Ella tuvo la oportunidad de liderar un equipo de personas de todas partes del mundo como parte de , la parte filantrópica del gigante de la internet. Además, usa el 20% del tiempo que le ofrece la compañía en sus distintos proyectos. Actualmente también es una de las directoras de HOLA, la comunidad de latinos en Google.

MIRA: Por qué Silicon Valley necesita miles de astrofísicos (y cómo influyen en tu vida)
Gallardo ha coeditado un libro y escrito otro, ambos sobre programación. Están disponibles en Amazon. (Archivo personal)
Gallardo ha coeditado un libro y escrito otro, ambos sobre programación. Están disponibles en Amazon. (Archivo personal)

Ser una mujer en el rubro de la tecnología

Rosalva Gallardo indica que nunca se ha sentido excluida entre sus compañeros de profesión. Sin embargo, lo cierto es que su caso resulta singular: las mujeres que trabajan en el rubro de la tecnología todavía siguen siendo la minoría. “Yo estudié en un colegio de mujeres y todas eran mujeres. Y de pronto cuando entré a la universidad, la mayoría de las personas eran varones”, cuenta la ingeniera.

Ahora, en Estados Unidos, donde se le da bastante importancia a la diversidad y las cifras, ella es consciente del rol importante que juega. Es una de las mujeres que representa a Google como una ‘Tecnolochica’: motiva a las niñas para que se interesen en temas de tecnología a través de talleres.

Es importante comenzar a compartirles ese conocimiento a las niñas porque a veces existen estereotipos. Por ejemplo, a veces una niña quiere arreglar una radio y los padres prefieren que lo haga el hermanito. ¿Por qué no? Si también lo puede hacer la niña”, reflexiona. Sin duda este es uno de los temas a seguir promoviendo.

MIRA: Karina Canales, una de las primeras videoblogers peruanas, hoy triunfa en Silicon Valley | ENTREVISTA

PeruSV y Techsuyo: los esfuerzos por juntar a la comunidad latina en Estados Unidos

es una comunidad que nació en 2015 con el objetivo de reunir a todos los peruanos que trabajaban en en Estados Unidos. “Somos muy pocos los latinos que trabajamos en tecnología e innovación. Buscando a la comunidad fui al consulado de Perú en San Francisco y pregunté para saber dónde están los peruanos que trabajan en tecnología. La cónsul me dijo ‘justamente otras dos personas me han preguntado exactamente lo mismo, ¿por qué no se juntan y conversan?’”. Más tarde, se reunieron y fueron los fundadores de PeruSV.

“Nuestro principal objetivo es crear un puente de conocimiento entre Perú y Silicon Valley para acortar la brecha de conocimiento que existe en la comunidad peruana y latinoamericana”. Así la comunidad decidió reunirse cada cuatro meses y fue creciendo poco a poco. “Comenzamos a conocer a más gente que trabajaba en Intel, en Facebook, en LinkedIn, en AirBNB, gente que tenía sus propias ‘startups’. Fue algo súper increíble sentir la energía de todos los peruanos encontrándose, es simplemente indescriptible”.

MIRA: La peruana que cerró por última vez la puerta del restaurante más alto y más lujoso del World Trade Center
La comunidad de peruanos en Estados Unidos se reune una vez al año en Techsuyo. En 2019 una edición se hizo en Lima. (Foto: Difusión)
La comunidad de peruanos en Estados Unidos se reune una vez al año en Techsuyo. En 2019 una edición se hizo en Lima. (Foto: Difusión)

Cuando en el 2017, la comunidad decidió hacer una conferencia anual para reunir a los latinoamericanos en Estados Unidos surgió . “Al inicio pensamos que íbamos a tener unas doscientas personas. Y nos decían ‘pero, ¿quién ha organizado algo así?’. No lo habían organizado, pero si no lo intentábamos no íbamos a saber. Así que decidimos intentarlo”.

En 2017, Techsuyo se realizó en la Universidad de Stanford. En 2018, el lugar fue el MIT. La experiencia fue increíble y, además, la comunidad se dio cuenta de que el 50% de las casi 300 personas que asistían eran peruanos. “La conferencia es gratuita, pero las personas hacían la inversión de venir. Entonces decidimos hacerlo en Lima”. Así, en 2019, Techsuyo tuvo una edición en el Liceo Naval. En 2020, debido a la pandemia, la versión fue virtual.

MIRA: Tik Tok se consolida: ya es la tercera red social más usada por los peruanos

¿Qué se viene para el 2021? “Este año lo vamos a hacer de forma híbrida. Va a ser presencialmente el 15 y el 16 de octubre en San Mateo (California) y también va a ser transmitido en vivo por nuestros canales de Youtube y de Facebook”.

Antes de despedirse, Rosalva deja algunas reflexiones para cualquiera que quiera seguir su largo camino hacia Silicon Valley: “Yo recomendaría vencer los miedos. En todas estas etapas siempre existen las voces internas y externas. Entonces, lanzarse, intentarlo. Van a haber muchas personas que van a decir que no se puede pero inténtalo. Y la verdad que cuando uno intenta es como magia, ¿no? Muchas cosas increíbles suceden”.

DATO: Techsuyo de este año será presencial y virtual. Presentará temas diversos: inteligencia artificial, análisis de datos, startups, temas para las empresas de tecnología, cómo obtener financiamiento para los emprendedores, cómo hacer un posgrado en el extranjero, cómo hacer diferentes tipos de investigación, mujeres en academia, etc. Para participar se puede entrar a la .

VIDEO RECOMENDADO

TEC: el uso de la tecnología para combatir el coronavirus
Luego de quedar atónitos con la rapidez en la que se construyó un hospital en China por el coronavirus, han salido a la luz una serie de robots y gadgets null

TE PUEDE INTERESAR