Si tu hijo se comporta bien con todos pero es demuestra mala conducta contigo, no eres una mala madre ni tienes malos vínculos con él. Primero debes aprender a no considerar como personales estos comportamientos ni perder el control, pues el pequeño se angustiará y asustará.

El eje principal de donde se desprenda esta mala conducta es que tus hijos te aman y quieren estar contigo por sobre todas las cosas. Y como a veces no es posible dedicarles el 100% de nuestro día, se vuelven ansiosos con nuestra presencia. Su comportamiento infantil es casi una manera torpe de llamar nuestra atención y, para estar con el objeto de amor, exteriorizan su ansiedad con impulsos descontrolados.

El problema es que frente a esas malas conductas de nuestros hijos, es difícil reaccionar con indiferencia y los amenazamos. Eso los angustia más y el círculo se repite.

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

Tres situaciones típicas de “mala conducta”

1. En el colegio es una angelito y contigo un demonio.

Hay que pensar que los niños pequeños hacen mucho esfuerzo por controlar sus emociones, ante lo cual terminan cansados. Y el cansancio es el primer facilitador de pataletas. En casa, su lugar seguro con mamá, puede dejarse llevar por el agotamiento, las ganas de llorar y descargar todo lo acumulado en las clases.

2. Si tu hijo no come, puede estar asociando la preparación de la comida con la persona que cocina. Si a esto le sumas la ansiedad por la novedad de que tú lo alimentes y el temor de que acabe y lo dejes, es probable que la comida sea un desastre.

3. Si al tratar de acostarlo, tu hijo no se duerme.

¿Quién querría dormirse si tiene al lado a la persona más deseada del mundo? Tu hijo solo quiere prolongar ese momento contigo, disfrutarlo y no desaprovechar el tiempo durmiendo.

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

¿Cómo solucionas la mala conducta?

- Para que se duerma, haz la misma rutina todos los días. Los niños necesitan saber que viene después y eso les da seguridad.

- Para que coma puedes distraerlo con algunos juguetes, pero nunca con televisión o un iPad. Tu hijo tiene que aprender lo que implica comer: tocar la comida, ensuciarse y disfrutarla.

- Para evitar las pataletas no busques las situaciones límite. Por ejemplo, ir de compras cunado tu hijo tiene hambre pues querrá comprar todo en la tienda o sacarlo a la calle cuando está cansado e irritable.

Con información de

 

TAGS RELACIONADOS