Por Sheela Sharma

Casarse con hijos ya no es el tabú que solía ser. «Que un hijo vea a sus padres el día de su , refuerza la imagen de amor entre ellos, lo cual es positivo para el niño, le da confianza y seguridad. Hay pequeños que sueñan con que sus padres se casen y hay otros a los que les da igual», explica Rebeca Podestá, psicóloga experta en sexualidad y terapeuta de parejas.

Esto varía según la edad, la crianza y el contexto en el que viven. Lo que se sugiere hacer, en cualquier caso, es explicarle al hijo por qué se toma la decisión. Los padres deben responder las preguntas y  cuestionamientos de los hijos de manera transparente, sin crear historias falsas.

En el caso de que la mamá se case con otra persona que no sea el papá (o viceversa), además de conversar, es importante que los roles estén bien definidos para que cuando la pareja nueva se mude con el niño no hayan problemas. «También puede ser de utilidad contar con la ayuda de un especialista, esto dependerá de cómo sea cada niño y cada situación. Esto sirve para evitar confusiones y enojos que puedan surgir», explica Rebeca.

 (Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

Las nuevas tendencias

Si bien es cierto que cada vez son más los niños que nacen antes del matrimonio, esto no significa que el rito haya perdido valor. Significa que las tendencias y estilos de vida han cambiado en los últimos años. «Los jóvenes de hoy prefieren convivir y evaluar cómo funciona esta unión, ya que la consideran más importante que firmar un papel. A muchos no les afecta que en medio de la convivencia puedan traer un hijo al mundo, porque le dan más valor al amor, a la interacción y a las relaciones que a la presión de un matrimonio», explica la psicoterapeuta Denise Solís.

Además de un aumento en la convivencia, las parejas de hecho, la mayor tasa de divorcio, y el incremento de participación laboral de las mujeres, son otros factores que influyen en que los niños precedan al matrimonio. Sea el motivo que fuere, es un hecho que cada vez son más los padres que se casan teniendo hijos y lo que se debe hacer, si le tocase vivir una experiencia como la mía, es  aprovechar esta oportunidad.

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

Ideas para que los hijos participen en la boda de los padres:

• Que la hija lleve un vestido similar al de la madre y si es hombre, puede llevar la misma corbata que el padre.

• Hacer un peinado parecido para mamá e hija o colocarse las mismas flores en el pelo si es que la novia las va a usar.

• Que los niños lleven los aros y tiren las flores al final de la ceremonia es otra gran idea. También pueden cargar la cola del velo de la novia.

• Si son más grandes, pueden leer una petición o Salmo o incluso algo escrito por ellos mismos. Sería más emotivo aun.

• Bailar la canción principal con los recién casados (luego de que ellos ya bailaron un momento solos). Para los menos vergonzosos, pueden hacer una coreografía familiar.

• En las invitaciones también pueden estar presentes los hijos, participando el enlace ellos mismos o colocando una foto familiar.

• Llegado el caso, los hijos pueden decir algo simpático en el video de bodas, además de incluirlos en la mayoría de fotos del día tan especial.

• Llevar a la madre al altar.

• Recibir a los invitados si ya son más grandes.

 

TAGS RELACIONADOS