Aunque tu siempre aparentó ser una mujer fuerte, en el fondo tenía decenas de sentimientos encontrados y dudas sobre lo que estaba haciendo. Ella es tan humana como tú y estar a cargo de la crianza de un hijo puede ser una tarea tan compleja como atemorizante.

Buscando tu felicidad y bienestar, mamá hizo decenas de cosas a tus espaldas:

- Hizo a un lado sus problemas para escucharte

Ella podía tener mil preocupaciones en la cabeza o llegar cansada del trabajo, pero cada vez que te acercabas a ella para conversar dejaba todo de lado para escucharte. Aunque tu problema no era el más relevante, ella te hizo sentir que te apoyaba en todo.

- Se las arregló para darte lo que necesitabas

Ser mamá no es solo proteger a tus hijos, también implica mantenerlos sanos, vestirlos, alimentarlos y darles uno que otro gusto de vez en cuando. Para eso tuvo que salir a trabajar y, cuando el dinero no alcanzaba, se las arregló para conseguir lo que necesitaba: vendía cosas, pedía prestado o tenía un cachuelo. De una u otra forma, nunca te faltó nada.

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

- Volvió a estudiar para ayudarte con tus tareas

¿Por qué mamá tenía todas las respuestas cuando hacían las tareas juntas? No era una genio como pensabas, sino que también se daba el trabajo de repasar las lecciones o buscar la respuesta a un problema para ayudarte a entender.

- Se aguantó la pena cuando te castigaba

¿Crees que tu mamá era feliz mandándote al rincón cuando te portabas mal? Detrás de su enojo y sus gritos, su corazón se encogía al verte triste. Sin embargo, sabía que imponer disciplina era necesario para que aprendieras a distinguir lo bueno de lo malo y seas una buena persona al crecer.

- Hizo lo imposible para protegerte

¿Recuerdas esa pijamada con tus amigas? Tu mamá llamó a la mamá de la dueña de la casa para ver cómo estabas. ¿Te acuerdas del paseo escolar en primaria? Tu mamá quiso anotarse de chaperona para acompañarlos. Detrás de cada momento alegre de tu vida, mamá busco la forma de garantizar tu seguridad.

 (Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

- Aguantó los desplantes durante tu adolescencia

Quisiste imponerte con tu mala actitud y rebeldía durante la adolescencia, pensando que así harías escuchar tu voz. Posiblemente tu mamá aceptaba en silencio algunas cosas y te hacía sentir que ganaste la pelea, pero en el fondo ella sufría con tu actitud. Ambas sobrevivieron a esa etapa y ahora pueden conversar sobre las cicatrices que dejó en ustedes.

- Se escondió para llorar

Son pocas las veces que vista a tu mamá derramar lágrimas frente a ti. Pero eso no quiere decir que nunca lo hizo, solo que tú no la viste. Ya sea de alegría, pena o angustia, tu mamá ha llorado decenas de veces. Así que ahora que lo sabes, abrázala y reconfórtala más seguido.

- Tuvo que ver los dibujos animados que nunca le gustaron

No. A ella no le gustaba ver Dora la Exploradora o Las Pistas de Blue. No. Ella prefería ver el noticiero o leer un libro. Sin embargo, siempre se sentaba contigo frente al televisor para ver juntas tus programas favoritos.

 

TAGS RELACIONADOS